Núcleo Estriado

El núcleo estriado es una región subcortical que pertenece al cerebro anterior.

Es la ruta principal de información ganglios basales y está directamente conectada con la corteza cerebral. En los humanos, esta estructura encefálica está dividida por una sección de materia blanca que se conoce como la cápsula interna.

Estructura y conexiones

El núcleo estriado, o más bien, los núcleos estriados porque hay más de uno, son una región de materia gris que se encuentra dentro de los hemisferios cerebrales. En este sentido, son estructuras subcorticales que se ubican en la base de cada hemisferio.

Los dos núcleos principales que componen el núcleo estriado son el núcleo caudado y el núcleo lenticular. Este último, a su vez, está formado por dos estructuras conocidas como putamen y globo pálido.

Forma y localización del estriado

El caudado tiene forma de C (visto lateralmente), sigue el curso del ventrículo lateral, y tiene tres partes: cabeza, cuerpo y cola. Entre el caudado y el putamen, hay una continuidad morfológica, ya que la parte anterior del caudado, la cabeza, está unida al putamen. El globo pálido o pálido se localiza en posición medial al putamen y contiene dos partes: segmento lateral y segmento medial.

El caudado y el putamen comparten un origen embriológico común, el aspecto histológico y conexiones similares, y se denominan en conjunto neoestriado o simplemente estriado, mientras que el pálido también se denomina paleoestriado.

nucleo-estriado2b

El putamen y el globo pálido forman el núcleo lentiforme o lenticular (significa ‘lenteja’ en latín).

Los núcleos estriados forman parte de un sistema funcional más amplio llamado sistema de los ganglios basales. Este sistema está formado, aparte del cuerpo estriado, el núcleo subtalámico y la sustancia negra, y la lesión de cualquiera de estas estructuras puede provocar alteraciones en el control de los movimientos (temblores, tics, etc.).

Conexiones de los núcleos estriados

El neoestriado (caudado-putamen)

Las aferencias principales provienen de estos puntos:

  • La corteza cerebral, principalmente de la parte frontal y parietal. Son las más abundantes.
  • La sustancia negra, que forma la vía negroestriada. Es una aferencia dopaminérgica especialmente importante porque en la enfermedad de Parkinson hay una alteración en esta vía, y el neoestriado queda sin la entrada de dopamina.
  • Los núcleos intralaminares del tálamo.

Las eferencias van principalmente al núcleo pálido, si bien algunas de estas fibras continúan hasta la sustancia negra.

Núcleo pálido

Las aferencias provienen de los siguientes elementos:

  • El neoestriado
  • El núcleo subtalámico

Del pálido salen las principales eferencias del cuerpo estriado, es la vía de salida. Van los siguientes lugares:

  • El núcleo subtalámico
  • El tálamo (núcleos ventral lateral, ventral anterior y centromedial). Estos núcleos talámicos se proyectan sobre la corteza.

Aspectos funcionales de los núcleos estriados

El cuerpo estriado tiene un papel importante en los circuitos motores. Concretamente en los circuitos llamados extrapiramidales, que son los que regulan los movimientos no voluntarios.

En cuanto al neoestriado, parece que los dos núcleos que lo forman no tienen las mismas implicaciones funcionales. Estas implicaciones son las siguientes:

Probablemente, el putamen tiene un papel central en la mayor parte de funciones motoras del cuerpo estriado para que sus conexiones son principalmente con zonas motoras de la corteza.

Por su parte, el caudado parece que está involucrado en funciones cognitivas, ya que recibe proyecciones de áreas de asociación de la corteza y las envía a la corteza prefrontal.

nucleo-estriado

Trastornos de los núcleos estriados

Muchos trastornos del cuerpo estriado y de los ganglios basales en general producen alteraciones motoras, como por ejemplo, movimientos involuntarios y alteraciones del tono muscular.

Trataremos dos trastornos de los núcleos estriados: la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Huntington.

Enfermedad de Huntington

El origen consiste en una degeneración de células de acetilcolina y GABA los núcleos estriados y de la corteza.

La causa de la enfermedad es genética. Se hereda de forma dominante, un gen defectuoso que está en el cromosoma 4. La probabilidad de afectar a la descendencia, si un progenitor es afectado por el gen, es de un 50%.

Los síntomas típicos aparecen entre los treinta y los cincuenta años y los principales síntomas son movimientos involuntarios, rápidos y aleatorios del tronco, las extremidades, la cara y la lengua. Tienen, pues, dificultades para hablar, tragar, etc. Cada vez son más pronunciados y finalmente se acompañan de demencia progresiva. Actualmente no hay tratamiento, pero en un futuro podríamos esperar efectos positivos con las terapias génicas.

Enfermedad de Parkinson

Los síntomas son de gravedad variable y suelen ser los siguientes:

  • Temblor. Suele ser de reposo, que afecta sobre todo las manos; disminuye con los movimientos voluntarios y aumenta con la tensión emocional.
  • Rigidez muscular. Se debe a la hipertonía de todos los músculos, si bien la fuerza es prácticamente normal.
  • Dificultad y lentitud para iniciar y efectuar movimientos. Disminuye el parpadeo, hay inexpresividad facial y los brazos no se mueven acompañando la marcha.

En muchos casos también aparecen problemas como la depresión y la demencia.

El origen está en la degeneración de la vía dopaminérgica negroestriada, ya que se observa una muerte neuronal en la sustancia negra. La causa no es clara y se apuntan muchas posibilidades: genes, toxinas, etc.

Te puede interesar: Emma Watch, el reloj que permite volver a escribir a las personas con Parkinson

Visita aquí nuestro Atlas visual e interactivo del cerebro

Referencias

Carpenter, M.B. (1994). Neuroanatomía. Fundamentos. Buenos Aires: Editorial Panamericana.

Del Abril, A.; Ambrosio, E.; De Blas, M.R.; Caminero, A.; De Pablo, J.M. i Sandoval, E. (eds) (1999). Fundamentos Biológicos de la Conducta. Madrid: Sanz y Torres.

Delgado, J.M.; Ferrús, A.; Mora, F.; Rubia, F.J. (eds) (1998). Manual de Neurociencia. Madrid: Síntesis.

Diamond, M.C.; Scheibel, A.B. i Elson, L.M. (1996). El cerebro humano. Libro de trabajo. Barcelona: Ariel.

Guyton, A.C. (1994) Anatomía y fisiología del sistema nervioso. Neurociencia básica. Madrid: Editorial Médica Panamericana.

Kandel, E.R.; Shwartz, J.H. i Jessell, T.M. (eds) (1997) Neurociencia y Conducta. Madrid: Prentice Hall.

Martin, J.H. (1998) Neuroanatomía. Madrid: Prentice Hall.

Nelson, R.J. (1996) Psicoendocrinología. Las bases hormonales de la conducta. Barcelona: Ariel.

Netter, F.M. (1987) Sistema Nervioso, Anatomía y Fisiología. A Colección Ciba de Ilustraciones Médicas (volum 1) Barcelona: Salvat.

Nolte, J. (1994) El cerebro humano: introducción a la anatomía funcional. Madrid: Mosby-Doyma.

El Núcleo Estriado: estructura y funciones
4.8 (95%) 4 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.