No querer ser madre, también es una elección: lo que dicen 4 estudios

Verificado Redactado por Isbelia Farias. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 16 diciembre 2020.

No querer ser madre, también es una elección porque cada día aumenta el poder que la mujer tiene para decidir sobre sí misma, es decir, disponer de su vida y de su cuerpo.

Las ambiciones de muchas mujeres también están superando las aspiraciones que tradicionalmente se tenían, así que, son incontables las que hoy están dejado a un lado, o postergando, los planes de la maternidad para vivir otros sueños.

Hoy día, muchas mujeres alrededor del mundo están tomando un rol protagónico, en el que asumen un papel de éxito como empresarias, viajeras, estrategas, entre otros. Y, así, los planes de convertirse en madre se van olvidando.

En todo caso, vale tener presente que el hecho de procrear no es una obligación o imposición social, sino que también forma parte de las decisiones vitales, lo cual aplica para mujeres, así como para hombres.

No querer ser madre está bien

No hay nada de malo en no querer ser madre. Al contrario, los avances médicos también han facilitado la reproducción, sin necesidad de concebir de manera tradicional. Solo basta visitar una clínica de fertilidad y comprobar las múltiples opciones que existen.

Ser madre ya no es un logro, sino que se concibe como una decisión, que se debe tomar con la plena consciencia de las responsabilidades que implica.

Las mujeres también están concibiendo la imagen sobre los hijos de forma diferente. Pues, anteriormente, muchas mujeres tuvieron hijos “para no quedarse solas”, pero, hoy es más clara la importancia de saber estar a solas y disfrutar de la soledad.

Además, la fuente de la felicidad nunca puede residir en algo externo, como los hijos o la pareja, ya que cada quien viene al mundo a decidir cómo vivir.

La autoestima y la felicidad solo habitan en el interior de cada persona, no afuera, lo cual quiere decir que es, en parte, una responsabilidad individual.

En lugar de creer que los hijos deben proteger a sus padres durante la vejez, se debe procurar que los sistemas sociales cuenten con la capacidad necesaria para dar soporte en la ancianidad, y con ello terminar la creencia de que el destino de los hijos es únicamente cuidar de los progenitores.

Esto quiere decir que, ser mujer significa mucho más que reproducirse, puesto que se puedan dar frutos de gran valor en muchos ámbitos de su vida y causar un impacto social destacable.

¿Qué dicen los estudios sobre no querer ser madre?

Los estudios sobre no querer ser madre también se están multiplicando, ya que se trata de un fenómeno cada vez más frecuente el encontrar personas que, por decisión propia, resolvieron no tener hijos en su vida, o hacerlo en una etapa tardía.

Una investigación de Jamison, quien analizó las características entre la población de mujeres y hombres sin hijos por voluntad propia, encontró que quienes no desean procrear son vistas como “mujeres egoístas y atípicas”.

No obstante, la decisión de ser madre no debe ser tomada como una imposición social, sino una elección, sin que ello tenga que significar que la mujer “es incompleta” o que “se encuentra insatisfecha”.

Al contrario, según un artículo elaborado por Dalphone, titulado “Elegir no tener hijos”, quienes han tomado esta decisión han optado por tener una ocupación de alto estatus social y con la posibilidad de estar altamente calificados.

Este mismo estudio también arrojó que hay hombres que no desean procrear, y esto se debía a que eran sumamente ambiciosos, educados y con grandes ocupaciones profesionales.

Otros datos igual de reveladores los arrojó un estudio del autor K. E. Kiernan, al investigar sobre quiénes son las personas que permanecen sin hijos.

Entre los resultados, Kiernan resaltó que las personas no solo están optando no querer ser madre o convertirse en padres, sino que también están postergando los matrimonios.

Las mujeres se están comportando de manera reacia hacia el hecho de abandonar sus carreras y, al percibir que el entorno no es favorable ni las uniones de pareja son estables, están comenzado a considerar tener hijos como una cuestión de elección.

De hecho, el autor enfatiza que, hay quienes a tempranas edades ya saben que no desean tener hijos, sobre todo cuando se trata de personas que han sido hijos únicos, o que son los primogénitos.

Este autor, también indicó que, a quienes no desean tener hijos se les considera socialmente como “vacíos” o con “vidas insatisfactorias”, pero la realidad muestra que es todo lo contrario.

Los hechos que el autor señaló, dejaron en evidencia que el estilo de vida, que viene con no querer ser madre, está libre de la frustración, la fatiga, la preocupación y los malestares emocionales que viven quienes sí conciben.

Igualmente, Kiernan encontró que las parejas sin hijos tienden a tener matrimonios donde hay felicidad y un índice más alto de satisfacción conyugal, lo cual disminuye con el nacimiento de los bebés.

Por último, este investigador también destacó que, quienes no son padres, disponen de más tiempo libre, así como de dinero para invertir en ellos mismos.

Más allá de esto, Cristina Richie, también elaboró un estudio en el que analizó los casos en los que las mujeres están decidiendo por la esterilización de forma voluntaria.

Richie destacó que, tan solo en Estados Unidos, un 47% de las mujeres, entre 15 y 47 años, no tienen hijos en este momento, y un 20% de estas mujeres, jamás tendrán hijos, lo cual catalogó como “el porcentaje más alto en la historia moderna”.

Esto la llevó a considerar que muchas mujeres fértiles que no tienen hijos, lo han decidido voluntariamente, por lo que, los médicos no deberían negarse a la esterilización de estas mujeres cuando ellas lo soliciten, dado que existen muchas razones por las cuales esta población desea llevar un estilo de vida sin hijos.

Por supuesto, esto son solo resultados de algunos estudios porque la verdad es que, cuando una mujer siente el deseo de no querer ser madre, no debería estar explicando sus razones, ya que esto forma parte de su vida privada.

Mujeres únicas y completas

El no querer ser madre, también es una realidad que viven las mujeres que quieren tener la libertad de hacer con su cuerpo y con su vida futura todo aquello que anhelan para sentirse verdaderamente satisfechas.

Por lo tanto, la maternidad no es una misión que todas las mujeres del planeta tengan la obligación de cumplir, sino una decisión tomada responsablemente.

Aunado a ello, los movimientos feministas también apoyan a todas aquellas mujeres que no desean ser cosificadas, ya que parten de la premisa de que todos los seres humanos, desde el nacimiento, ya son completos y cada quien puede optar por el propósito que elija.

Por último, se debe considerar que el transcurrir del tiempo ha impuesto un cambio generacional, lo cual quiere decir que las mujeres de hoy son diferentes a las de otras generaciones.

Las mujeres de las generaciones anteriores asumieron la maternidad como una obligación, o norma social a seguir, pero, hoy, las mujeres están quebrantando esta norma al decidir no querer ser madre, o al dejarlo para “después”, cuando sientan que hay estabilidad en su vida y han cumplido otras metas.

En todos los casos, si se desea tener hijos, o si no se quiere ser madre, o si simplemente se posterga, todos estos escenarios deben ser respetados, ya que son decisiones individuales que no deberían obedecer a presiones sociales.

Conoce cómo vivir sin pareja y ser plenamente feliz

 

Bibliografía

  • Dalphonse S. Choosing to be childfree. ZPG Report. 1997 May-Jun;29(3):1, 6. PMID: 12321034.
  • Jamison PH, Franzini LR, Kaplan RM. Some assumed characteristics of voluntarily childfree women and men. Psychol Women Q. 1979 Winter;4(2):266-73. doi: 10.1111/j.1471-6402.1979.tb00714.x. PMID: 12262530.
  • Kiernan KE. Who remains childless? J Biosoc Sci. 1989 Oct;21(4):387-98. doi: 10.1017/s0021932000018125. PMID: 2808466.
  • Richie C. Voluntary sterilization for childfree women: understanding patient profiles, evaluating accessibility, examining legislation. Hastings Cent Rep. 2013 Nov-Dec;43(6):36-44. doi: 10.1002/hast.216. Epub 2013 Oct 16. PMID: 24132925.

Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), diplomada en Logoterapia y Análisis Existencial, Orientación de la Conducta y Psicología Forense.

Deja un comentario