mujer-borracha-neuropatia


Las complicaciones causadas por el consumo prolongado y excesivo de alcohol son diversas y muy problemáticas. Una de las consecuencias de este consumo es la neuropatía alcohólica, un efecto tóxico del alcohol que consigue dañar los nervios de los seres humanos impidiéndoles moverse y sentir con normalidad. Hoy explicamos en qué consiste esta afección y cuáles son sus síntomas.

¿Qué es la neuropatía alcohólica?

Cuando una persona bebe grandes cantidades de alcohol durante un periodo prolongado de tiempo, los nervios del cuerpo pueden ser dañados, presentando una disminución de su funcionamiento. Esta afectación se conoce como neuropatía alcohólica.



Los nervios que recorren el cuerpo se conectan entre sí desde el sistema nervioso central pasando por la espina dorsal hasta el sistema nervioso periférico y enviando señales de todo el cuerpo hasta el cerebro y viceversa. A través de estos, somos capaces de enviar señales motoras desde el sistema nervioso central gracias a los nervios motores, así como percibir sensaciones gracias a los nervios sensoriales. Algunas de las funciones de los nervios son autónomas, como la regulación de la temperatura, la respiración o el mantenimiento del ritmo cardíaco.

El daño nervioso periférico causado por el consumo de alcohol prolongado puede llevar a la persona a experimentar deficiencias graves en el movimiento y la sensibilidad muscular.

Causas de la neuropatía alcohólica

Las causas exactas de la neuropatía alcohólica no se conocen completamente. Algunas propuestas afirman que el etanol, una sustancia química que se encuentra en las bebidas alcohólicas puede tener efectos tóxicos directos en las células nerviosas.

Además, en muchas ocasiones las personas alcohólicas no llevan una alimentación adecuada, ya que suelen sustituir las comidas por alcohol. Esto conlleva una correspondiente falta nutricional, especialmente de vitamina B1 y B12, tiamina, niacina o vitamina E entre otras, que son esenciales para una adecuada función nerviosa y que contribuyen a este daño en estas estructuras.

Síntomas de la neuropatía alcohólica

La neuropatía alcohólica afecta tanto al movimiento como a la capacidad sensorial. Los síntomas pueden implicar desde algunas molestias hasta una discapacidad mayor para llevar a cabo cualquier función diaria. Comúnmente, las personas alcohólicas comienzan a sentir dolor o parestesia en las extremidades. Conforme más progresa la enfermedad, comienzan a surgir otro tipo de síntomas que van aumentando progresivamente, conllevando una pérdida de fuerza muscular, especialmente en las piernas. Algunos de estos síntomas son:

  • Parestesias en las extremidades (sensación de hormigueo y adormecimiento)
  • Sensación de pinchazos en las extremidades
  • Dolores punzantes, ardores o sensación de congelación
  • Espasmos musculares
  • Dificultad para la coordinación motora
  • Problemas al andar e inestabilidad
  • Caídas frecuentes
  • Dificultades para mover las extremidades inferiores y superiores
  • Problemas urinarios como dificultad para orinar o incontinencia
  • Problemas de erección
  • Dificultad en la deglución
  • Dificultad para hablar
  • Intolerancia al calor
  • Falta de sensación de dolor
  • Mareos y aturdimiento
  • Náuseas y vómitos
  • Sudoración excesiva
  • Problemas respiratorios
  • Presión arterial y frecuencia cardíaca irregular
  • Infecciones en uñas y piel

Tratamiento y pronóstico de la neuropatía alcohólica

Parece que el daño nervioso causado por la neuropatía alcohólica es permanente y puede agravarse con la continuación del consumo de alcohol y el déficit nutricional prolongado. Aunque no es una enfermedad de por sí mortal, esto constituye un gran hándicap en el funcionamiento diario de los afectados, así como en su calidad de vida.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina Estadounidense, alrededor del 50% de las personas alcohólicas sufrirán de esta afectación a lo largo de su enfermedad.

La neuropatía alcohólica suele detectarse a través de exámenes médicos en los que usualmente se advierte una pérdida de reflejos y algunos signos de problemas nerviosos, incluso disminución de las respuestas de las pupilas.

Otros análisis también pueden ayudar a detectar la existencia de una neuropatía alcohólica, tales como el análisis de sangre, la electromiografía e incluso la biopsia del nervio.

Aunque los daños nerviosos son permanentes, dejar de consumir alcohol y conseguir llevar a cabo una buena nutrición puede frenar la progresión de la enfermedad.

Los programas de rehabilitación son los tratamientos más recomendados para conseguir desempeñar habilidades que ayuden al paciente a vivir de la manera más independiente posible, así como para controlar los síntomas. Para ello pueden combinarse la terapia ocupacional, la psicoterapia e incluso tratamientos fisioterapéuticos. También pueden recomendarse tratamientos farmacológicos para controlar el dolor.

Enlaces de interés

Alcohol: efectos del consumo, riesgo y dependencia. Marta Guerri. https://www.psicoactiva.com/blog/alcohol-efectos-riesgo-dependencia/

The Aftereffects of Alcoholism: Alcoholic Neuropathy. https://www.healthline.com/health/alcoholism/alcoholic-neuropathy

Alcoholic Polyneuropathy Issues & Treatment. https://www.alcohol.org/comorbid/polyneuropathy/

Neuropatía alcohólica: síntomas, causas y tratamiento
5.8 (116%) 5 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here