Significado Namasté

Seguramente hayas oído, en alguna ocasión, el término namasté. Típico de la filosofía budista, esta palabra que se utiliza en la meditación tiene un profundo significado. Hoy te explicamos todo lo que debes saber sobre este término.

¿Qué significa namasté?

Namasté es un término cuyo significado es relativamente desconocido, especialmente para las culturas occidentales. Esto es así porque su origen, del que hablaremos a continuación, se dio en territorios muy lejanos, y rastrear el origen del término es siempre complicado.

No obstante, el análisis etimológico revela que hay dos raíces que integran la palabra. La primera es “namas”, y la segunda es “te”, ambas palabras del sánscrito, lengua antigua de la India.

En el primer caso, estamos hablando de un sustantivo que se podría traducir como “saludo” o “reverencia”, y, a su vez, esta palabra se deriva de la raíz de “nam”, que significa “inclinarse” o “hacer una reverencia”.

En cuanto a “te”, se trata de un pronombre que se traduce por “a ti”. Es en este sentido que se puede traducir namaste por “me inclino ante ti”, a modo de saludo antes de empezar cualquier actividad espiritual.

De hecho, aunque en Occidente nos parece un término muy relacionado con el mundo espiritual, lo cierto es que no es nada infrecuente en la actual India. De hecho, es una forma habitual de saludar y despedirse en este gran país.

El origen del término

Como ya hemos mencionado, el término tiene su origen en el sánscrito, la lengua milenaria que se utilizaba en la actual India. El actual hindi es un derivado de aquella lengua, con algunos cambios, pero conservando mucho de aquella lengua que tan importante fue.

Además, el sánscrito es una lengua considerada sagrada para los que practican el hinduismo, tal y como lo es el árabe para los islámicos.

Desde aquella época se estableció la reverencia como saludo a otras personas de respeto, y, cuando surgió el budismo, que preconizaba el respeto ante todo el mundo, este término empezó a utilizarse la reverencia para saludar a cualquiera, y con ello, el término “namaste”.

Además, la tradición ha ido complejizándose, hasta el punto de que, actualmente, también hay que realizar un mudra al llevar a cabo este saludo. El mudra consiste en juntar las palmas de las manos delante del pecho al decir la palabra.

¿Y por qué se utiliza tanto en ámbitos espirituales?

Pero lo anteriormente mencionado no nos responde la pregunta de por qué se utiliza tanto en ámbitos espirituales. ¿Por qué recurrir a ella si es una palabra tan “habitual” en la India, siendo un simple saludo que evoca el respeto hacia otra persona?

La respuesta es que el sánscrito, al haber sido una lengua profundamente vinculada a diferentes líneas filosóficas y religiosas, no es simplemente un idioma en el que puedan distinguirse significados semánticos puros, como sucede en las lenguas occidentales.

La lengua sánscrita tiene significados más difícilmente accesibles que se relacionan directamente con las filosofías y religiones típicas del lugar. Así, por ejemplo, los expertos aseguran que “namas” también puede significar “nada de mí”.

Como puedes imaginar, esta forma de saludar es muy típica de las filosofías presentes en la India, pero, además, en el entorno del budismo, es un saludo que demuestra una total humildad hacia el interlocutor, anulando por completo el ego de quien saluda.

Según la tradición, cuando este saludo se realiza de una forma seria y desde la profundidad del alma, se crea un vínculo entre esas dos personas que va más allá de cualquier rol social, expectativas o intereses mutuos que pudiera haber.

Otra explicación que se da al uso de namaste consiste en entender que el budismo asume la existencia de una esencia divina en el interior de cada persona. Así, al pronunciar esta palabra y realizar el mudra en el pecho, se está “evidenciando” la existencia de esa esencia divina, así como reconociendo la de la otra persona.

Con ello, queda claro que namasté es un saludo sagrado que, en la India, se ha convertido en un saludo habitual. ¿Acaso no es bonito?

Como puedes ver, el término namasté tiene unas profundas raíces en todas las filosofías asiáticas, especialmente en el budismo, y es una palabra totalmente vinculada al mundo de la meditación y de la espiritualidad.

No dejes de visitar:
Ho’oponopono: la manera más bella de pedir perdón

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here