ninos-superheroes
Mindfulness para niños y adolescentes

Las emociones influencian de forma significativa en nuestra memoria, atención y aprendizaje, y esto es algo que se ha podido demostrar en numerosas ocasiones. Cuando nos sentimos bloqueados emocionalmente, por el motivo que sea, nos resulta tremendamente difícil aprender. En cambio, cuando algo nos apasiona, lo captamos todo sin a penas esfuerzo.

Viviendo con prisas

Hoy en día vivimos en un mundo muy exigente que va a un ritmo vertiginoso. Sobre todo en las grandes ciudades, parece que nos falten horas para realizar todas las tareas que tenemos marcadas, y lo mismo sucede con los más pequeños, que viven inmersos en un mundo de horarios estrictos y multitud de tareas escolares y extraescolares, de tal forma que no tienen tiempo para centrarse en ellos mimos, encontrándose en un mundo de continuos estímulos que les impiden conectar con sus emociones.

Vivimos en una cultura que estimula la desconexión  del cuerpo, bloqueando una saludable integración mente-cuerpo. Los estamos enseñando a crecer en un mundo en el que, para mitigar las emociones difíciles, la ansiedad  y los traumas, les animamos a alejarse de sus sentimientos utilizando distractores constantes como la televisión, los videojuegos, YouTube, etc. En occidente funcionamos presuponiendo que hay una escisión entre la mente y el cuerpo desde el siglo XVII, cuando René Descartes estableció una dualidad entre mente-cuerpo que no refleja la realidad de que ambos son uno.

Un estudio reciente halló que los jóvenes prefieren recibir diez minutos de descargas eléctricas de bajo voltaje, antes que estar a solas con sus pensamientos sin aparatos electrónicos. Tomar drogas, autolesionarse y mostrar un mal comportamiento, son otras maneras de abandonar su experiencia inmediata.

Mindfulness para los más pequeños

Por suerte no sólo los adultos pueden beneficiarse de cultivar una conciencia centrada en el momento presente. La investigación está comenzando a arrojar luz sobre el poder del mindfulness como una intervención para mejorar la comprensión y tolerancia de las emociones a las que se enfrentan los niños diariamente. También estamos empezando a reconocer que la práctica de la atención plena puede ser beneficiosa para los niños por las mismas razones que ayuda a los adultos, porque contribuyen a reducir el estrés, mejorar la calidad del sueño y aumentar la atención.

En edades cada vez más jóvenes, los niños se enfrentan a niveles más altos de estrés, y esto conlleva un peaje significativo para su salud. Los eventos estresantes en la infancia pueden aumentar el riesgo de desarrollar problemas de salud como adultos, pero el impacto puede afectar mucho antes. Un estudio reciente de la Universidad de Florida mostró que los eventos estresantes pueden afectar la salud y el bienestar de un niño casi inmediatamente, y pueden contribuir al desarrollo de problemas de salud física y mental y problemas de aprendizaje.

nina-asiatica-mindfulness

Debemos tener en cuenta que el mindfulness con niños no tiene por qué significar veinte minutos sentados silenciosamente en un cojín de meditación. Puede tratarse de jugar con un muñeco de peluche en el suelo de forma tranquila hasta que hagamos sonar una campanilla y realizar varias respiraciones conscientes antes y después del juego. El secreto radica en enseñarles a establecer contacto con su experiencia emocional, más que a alejarse de ella, desarrollando así la inteligencia emocional.

Algunos de los beneficios de la atención plena para los niños

Hay muchos beneficios para los niños y adolescentes de los que pueden beneficiarse con el entrenamiento de atención plena, como por ejemplo:

  • Tener una mayor conciencia y confianza en uno mismo
  • Mayor capacidad para auto-regular sus emociones, especialmente las emociones difíciles como el miedo y la ira, a través de la respiración y otras técnicas de auto-consciencia.
  • Construir una resiliencia fuerte dando a los niños habilidades para ayudarles a lidiar mejor con el estrés, así como participar más plenamente con ellos mismos y con el mundo.

El entrenamiento de la atención plena también se ha demostrado puede ayudar a reducir la severidad de la depresión, la ansiedad y el TDAH en niños.

Las investigaciones demuestran que los padres y cuidadores que practican el mindfulness con los niños contribuyen a mejorar sustancialmente su sentido de la autoestima. Por eso lo mejor que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos a ser más conscientes aprender algunas técnicas sencillas como las que se pueden encontrar en el libro “Mindfulness para padres e hijos”. Aquí se explican más de 75 ejercicios prácticos, sencillos y divertidos para los más pequeños de la casa que cualquiera puede poner en práctica de forma fácil y divertida.

mindfulness-padres-hijos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here