Mindfulness es un término anglosajón muy de moda actualmente, en realidad se refiere a un estado de “conciencia plena”, o lo que es lo mismo, de atención abierta activa en el presente, en el momento preciso en que estamos, tomando conciencia total de nuestros pensamientos, emociones, sensaciones y al ambiente que nos rodea, de forma activa y a la vez caracterizada por su total “aceptación”.

Vivir con conciencia plena

Cuando eres consciente, observas tus pensamientos y sentimientos desde la distancia, sin juzgarlos como buenos o malos. Pero en lugar de dejar que la vida pase de largo, la atención plena significa vivir en el momento y el despertar a la experiencia.

En realidad, esta “atención plena” es una forma muy simple de meditación, que hasta la fecha era poco conocida en Occidente. Una meditación típica consiste en enfocar toda nuestra atención en la respiración a medida que fluye dentro y fuera del cuerpo. Pero en este caso, centrándonos en cada respiración observaremos nuestros pensamientos a medida que surgen en nuestra mente y, poco a poco, a dejaremos ir de luchar con ellos.

En numerosas ocasiones te habrás dado cuenta de que los pensamientos van y vienen por su propia voluntad; que no eres amo de tus pensamientos. Puedes ver como aparecen en tu mente, aparentemente de la nada, y luego desaparecen, como un estallido de la burbuja de jabón. En mindfulness es preciso llegar a la comprensión profunda de que los pensamientos y sentimientos (incluidos los negativos) son transitorios. Ellos vienen y van, y en última instancia, tienes la posibilidad de elegir si se debes actuar sobre ellos o no.

La atención se realiza sobre la observación sin crítica; logrando llegar a ser compasivos con nosotros mismos. En esencia, la atención nos permite capturar los patrones de pensamiento negativos antes de que éstos nos hundan en una espiral negativa de preocupación. De este modo se inicia el proceso de poner un nuevo en control en nuestras vidas.

Beneficios del Mindfulness

Con el tiempo, la atención plena provoca cambios a largo plazo en el estado de ánimo de la persona que lo practica, y los niveles de felicidad y bienestar se incrementan notablemente.

Los estudios científicos han demostrado que la atención plena no sólo previene la depresión, sino que también afecta positivamente los patrones cerebrales que subyacen a la ansiedad del día a día, el estrés y la irritabilidad de manera que cuando se presentan, se disuelven más fácilmente. Otros estudios han demostrado que los meditadores regulares ven a sus médicos con menos frecuencia y hacen menos uso de los servicios sanitarios. Ayuda a mejorar la memoria, aumenta la creatividad y los tiempos de reacción se vuelven más rápidos.

¿Qué es la meditación?

A pesar de estos beneficios comprobados, sin embargo, muchas personas siguen teniendo un poco de dudas cuando escuchan la palabra “meditación”. Así que antes de continuar, podría ser útil que leas los siguientes puntos, para disipar algunos mitos:

  • La meditación no es una religión. La atención plena es simplemente un método de entrenamiento mental. Muchas personas que practican la meditación tienen creencias religiosas, pero en realidad, muchos ateos y agnósticos son grandes meditadores, una cosa no tiene que ver con la otra.
  • No es necesario sentarte con las piernas cruzadas en el suelo (como las imágenes que hayas visto en numerosas ocasiones), aunque puedes hacerlo si así lo deseas. Se puede meditar sentado o tumbado, pero también se puede practicar tener una conciencia plena a lo que estés haciendo en cualquier momento, en cualquier lugar.
  • La práctica de atención plena no requiere mucho tiempo, aunque se requieren un poco de paciencia y persistencia. Mucha gente pronto descubrirá que la meditación les libera de las presiones de la falta de tiempo, por lo que tienen más para poder gastar en otras cosas.
  • La meditación no es complicada. Incluso cuando la meditación nos parezca algo difícil, habrás aprendido algo valioso sobre el funcionamiento de la mente, y por lo tanto te habrá beneficiado psicológicamente.
  • No va a “adormecer” tu mente ni te impide realizar esfuerzos para lograr tus metas vitales o profesionales. La meditación no se trata de aceptar lo inaceptable. Se trata de ver el mundo con mayor claridad, para que puedas tomar medidas más sabias y más consideradas, y de este modo poder cambiar las cosas que necesitan ser cambiadas. La meditación ayuda a cultivar una conciencia profunda que te permite evaluar tus objetivos y encontrar la ruta óptima hacia la realización de tus valores más profundos.

Así que ya lo sabes, nunca es tarde para empezar a tener una conciencia plena meditando y relajándote al mismo tiempo.

Te puede interesar: Ejercicios de meditación con Mindfulness

Suscríbete aquí a nuestro canal de YouTube

Mindfulness: Encontrar la paz en un mundo frenético
Vota este artículo!

  • Yo ya recibia vuestros mails ,sucede que tuve que cambiar mi mail,y volvi a suscribirme pues estoy muy contenta con vuetro material ,que me parece Excelente !!!! Muchas gracias por compartir !!!!