40 frases de Milan Kundera

Verificado Redactado por Isbelia Farias. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 30 abril 2021.

Milan Kundera fue un escritor checo, nacido en 1929. Entre los años 1968 y 1987 su obra estuvo prohibida, incluso en su natal Checoslovaquia.

Sin embargo, a partir de 1975 se radicó en Francia, un país del cual pudo adoptar la nacionalidad. Por fortuna, en la actualidad podemos encontrar muchas de sus obras traducidas a diferentes idiomas y circulando libremente.

Entre las más destacadas se encuentran La broma, La vida está en otra parte, El libro de la risa y el olvido, La despedida, El libro de los amores ridículos, La inmortalidad, entre otros.

A continuación, compartiremos algunas frases de Milan Kundera que dan cuenta de toda la capacidad de este autor para indagar en el alma humana y conocer la verdadera esencia del hombre.

Algunas de las frases de Milan Kundera que más resultan enigmáticas son las siguientes:

Frases de Milan Kundera

Las preguntas que no tienen respuesta son las que determinan las posibilidades del ser humano, son las que trazan las fronteras de la existencia del hombre.

Un libro prohibido en tu país significa infinitamente más que los millones de palabras que vomitan nuestras universidades.

La primera traición es irreparable.

Aquello que no ha sido elegido por nosotros no podemos considerarlo ni como un mérito ni como un fracaso.

Un drama vital siempre puede expresarse mediante una metáfora referida al peso. Decimos que sobre la persona cae el peso de los acontecimientos.

Así es el momento en que nace el amor: la mujer no puede resistirse a la voz que llama a su alma asustada; el hombre no puede resistirse a la mujer cuya alma es sensible a su voz.

Aquel que quiere permanentemente ‘llegar más alto’ tiene que contar con que algún día le invadirá el vértigo.

La lucha del hombre contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido.

La gente, en su mayoría, huye de sus penas hacia el futuro. Se imaginan, en el correr del tiempo, una línea más allá de la cual sus penas actuales dejarán de existir.

El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien, sino en el deseo de dormir junto a alguien.

Allí donde habla el corazón, es de mala educación que la razón lo contradiga.

La visión del fluir del agua tranquiliza y cura.

El amor empieza en el momento en que una mujer inscribe su primera palabra en nuestra memoria poética.

Nunca sabremos por qué irritamos a la gente, que es lo que nos hace simpáticos, qué es lo que nos hace ridículos; nuestra propia imagen es nuestro mayor misterio.

Las preguntas verdaderamente serias son aquellas que pueden ser formuladas hasta por un niño.

Los amores son como los imperios: cuando desaparece la idea sobre la cual han sido construidos, perecen ellos también.

Quien busque el infinito, que cierre los ojos.

Los personajes no nacen como los seres humanos del cuerpo de su madre, sino de una situación, una frase, una metáfora en la que está depositada, como dentro de una nuez, una posibilidad humana fundamental que el autor cree que nadie ha descubierto aún o sobre la que nadie ha dicho aún nada esencial.

Los personajes de mi novela son mis propias posibilidades que no se realizaron. Por eso les quiero por igual a todos y todos me producen el mismo pánico: cada uno de ellos ha atravesado una frontera por cuyas proximidades no hice más que pasar.

Una novela no es una confesión del autor, sino una investigación sobre lo que es la vida humana dentro de la trampa en que se ha convertido el mundo.

Estoy bajo el agua y los latidos de mi corazón producen círculos en la superficie.

Pienso luego existo, lo dijo un intelectual que subestimaba el dolor de muelas.

La nostalgia del paraíso es el deseo del hombre de no ser hombre.

El hombre desdichado busca un consuelo en la amalgama de su pena con la pena de otro.

Lo que había entre ellos no era amor, era inmortalidad.

La borró de la fotografía de su vida no porque no la hubiese amado, sino, precisamente, porque la quiso.

Los ancianos se caracterizan por envanecerse de sus padecimientos pasados y convertirlos en un museo al que invitan a entrar a los visitantes.

La coquetería es una propuesta de sexo sin garantía.

El deseo de venganza no es más que el ansia de justicia insatisfecha.

El amor es el remedio contra todos los malos augurios.

El que empieza dudando de pequeñeces termina dudando de la vida como tal.

Contempló su propia cara en la superficie del agua. Luego, de repente, vio en la cara un susto tremendo. Y eso fue lo último que vio.

El hombre nunca puede saber qué debe querer, porque vive solo una vida y no tiene modo de compararla con sus vidas precedentes ni de enmendarla en sus vidas posteriores.

Un valor vulnerado y una ilusión desenmascarada suelen tener el cuerpo igual de mortificado, se parecen, y no hay nada más fácil que confundirlos.

La fuente del miedo está en el porvenir, y el que se libera del porvenir no tiene nada que temer.

Cuando estás enamorado de alguien, estás enamorado de su rostro y se convierte en un rostro que no se parece a ningún otro.

¿Cómo vivir en un mundo en el que uno no está de acuerdo? ¿Cómo vivir con la gente si uno no considera suyas ni sus penas ni sus alegrías? Si sabe que no es parte de ellos.

A ella misma le resultaba extraño llevar ya tantos años persiguiendo un instante perdido.

El amor es el deseo de encontrar la mitad perdida de nosotros mismos.

Cuando el polo norte se aproxima al polo sur hasta llegar a tocarlo, la tierra desaparece y el hombre se encuentra en un vacío que hace que la cabeza le dé vueltas y se sienta atraído por la caída.

Estas han sido solo algunas de las mejores frases de Milan Kundera, aquellas que siempre serán citadas sin importar el tiempo que pasen, pues, atañen a la condición humana.

50 frases cortas con mensaje

Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), diplomada en Logoterapia y Análisis Existencial, Orientación de la Conducta y Psicología Forense.

Deja un comentario