Miedo a la soledad o autofobia

mujer-mascara


El miedo a la soledad acecha a muchas personas a lo largo de su vida. Se trata de algo que puede acarrear que acabemos estableciendo relaciones insanas y dañinas en las que no somos felices. Es lo que en psicología se denomina autofobia. Profundicemos sobre ello.

¿Qué es la autofobia?

En primer lugar, vamos a analizar el término autofobia. Esta palabra se refiere al miedo irracional que siente una persona a estar sola. De este modo, la idea de pasar tiempo solas les produce una enorme ansiedad. En resumen, el término autofobia se refiere literalmente al miedo que las personas tienen sobre sí mismas.



Este miedo a estar solos es natural en cierta manera, ya que las personas somos seres sociales por naturaleza. Los seres humanos necesitan sentir que pertenecen a un grupo, ya que esto le hace sentirse más felices.

La autofobia, sin embargo, es un trastorno que se puede diagnosticar incluso. De hecho, para la persona que siente esta fobia específica, su mayor miedo es el aislamiento y el sentirse ignorado por los demás.

Por lo tanto, la autofobia se produce cuando a una persona le aterra la idea de pasar tiempo a solas. De hecho, esto suele producir una ansiedad bastante fuerte, ya que se trata de una fobia que necesita ser tratada con ayuda profesional.

Consecuencias del miedo a la soledad

Experimentar la soledad es algo que se produce sobre todo cuando no se tiene interacción social, aunque también puede suceder que las personas se sientan solas incluso cuando están rodeadas de gente.

Esto suele suceder sobre todo si la persona no conecta con el resto o se siente fuera de lugar o incomprendida por ellos. En estos casos, es natural sentirse triste, pero no es exactamente lo mismo a lo que se refiere la autofobia.

En el caso de la autofobia, puede incluso acarrear problemas a la persona para realizar sus actividades y tareas cotidianas, ya que precisará de estar siempre en contacto con otras personas que le acompañen en ellas.

Este miedo también puede conducir al afectado a que establezca relaciones insanas fundamentándose exclusivamente en este miedo irracional. Por lo tanto, conviene vigilarlo e intentar afrontarlo para que no nos lleve a tomar decisiones poco adecuadas.

Más allá de esto, el miedo a la soledad es muy peligroso, ya que genera una dependencia emocional muy fuerte. Asimismo, provoca inseguridad en la persona afectada, por lo que es importante identificarlo para ponerle remedio y acudir a un profesional para que nos ayude en caso de que sea necesario.

Y es que el miedo a la soledad puede ocasionar que no seamos capaces de tomar decisiones tales como romper una relación insana de pareja, o adoptar una actitud excesivamente complaciente con otras personas, simplemente para evitar que se marchen de nuestro lado.

Por lo tanto, debemos entender que tomar decisiones basadas en el miedo y la dependencia es algo que no nos conducirá por buen camino, sino más bien al contrario. En este tipo de casos tenderemos a tomar decisiones inadecuadas.

En el ámbito de las relaciones sentimentales, por ejemplo, permanecer junto a otra persona por miedo a la soledad tiene unas consecuencias. Hay que tener en cuenta que esto nos dará un alivio a corto plazo, pero no es una decisión que a largo plazo nos vaya a traer más felicidad.

Una de las principales consecuencias que tiene tomar este tipo de decisiones es que renunciamos a la posibilidad de encontrar a otra persona que nos pueda hacer más felices, ya que cerramos la puerta a ello.

El miedo a la soledad también tiene unos componentes sociales. Así, la mayoría de las personas prefiere permanecer en pareja porque creen que es “lo normal”; es decir, eligen esta alternativa ante el miedo al qué dirán y por no sentirse diferente.

Por lo tanto, para combatir este problema es fundamental que trabajemos en nuestra propia autoestima y autoconocimiento. Es necesario aprender a estar con nosotros mismos y a disfrutar de esos momentos en soledad, aceptándonos tal y como somos, con nuestras virtudes y defectos.

Solo así conseguiremos relacionarnos con otras personas de una manera sana, sin establecer dependencias que son dañinas para ambas partes. Es, por lo tanto, una importante apuesta de vida muy importante y que debemos hacer por nosotros mismos y nuestro bienestar y felicidad.

En conclusión, el miedo a la soledad es algo que hay que combatir para evitar contraer relaciones que no nos hagan felices. Para ello, lo mejor es trabajar en aprender a estar con nosotros mismos, ya que si no generaremos una dependencia hacia los demás que puede resultar muy dañina.

Miedo a la soledad o autofobia
5 (100%) 5 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here