Propiedades Melisa

Las plantas medicinales son tan antiguas que realmente es imposible saber con exactitud  desde cuando las estamos usamos.  No obstante, en la actualidad y gracias a un mundo más comunicado y globalizado, tanto las propiedades como los beneficios de las plantas medicinales han conseguido llegar a multitud de personas, que buscan en ellas métodos o herramientas de carácter natural confiando en sus cualidades curativas, o al menos paliativas para algunas enfermedades.

Como remedio natural, cabe decir que no todas las plantas son beneficiosas y que debemos siempre prestar mucha atención también a sus contraindicaciones, porque el hecho de ser natural, no significa que se pueda tomar de cualquier forma ni en cualquier medida, ni por supuesto, no tiene por qué ser buena para cualquier persona.

Propiedades de la Melisa

Las propiedades de la Melisa se utilizan tanto en el sector farmacéutico como en el cosmético. Sus hojas y sus flores son recolectadas entre los meses de Junio y Agosto.  Esta planta deriva de la familia de las labiadas y podemos encontrarla fácilmente por su nombre científico Melissa Officinalis.

Entre otras muchas propiedades, la Melisa se utiliza para ayudar a combatir la depresión, la angustia e incluso problemas para dormir, y esto tiene su explicación, la cual vamos a explicar a continuación. Al parecer la Melisa favorece la relajación de nuestra musculatura, ayudando a eliminar pequeños espasmos musculares, los cuales suelen aparecer durante un estado de nerviosismo o alteración emocional. Por tanto, encontramos que para un estado de ansiedad sus propiedades son es sumamente interesantes, pues si el cuerpo se relaja, la mente es más fácil que lo acompañe.

Pero la Melisa nos aporta muchas cosas, no sólo relajación, pues también trabaja a otros niveles, por ejemplo se ha visto que ayuda a  disminuir el dolor menstrual, el dolor de oídos, de muelas e incluso se comenta que es muy efectiva para combatir las pesadas migrañas.

También se utiliza de forma tópica (en aceite) para curar heridas, llagas o incluso el acné.

Formas de administración de la Melisa

La Melisa la podemos encontrar en diferentes formatos de aplicación.  Alguna vez si hemos leído algo sobre plantas medicinales, habremos visto ya que su preparación y/o consumición difiere, y la Melisa no es diferente, la podemos encontrar para hacer infusiones y como aceite esencial.

Las infusiones de Melisa nos pueden servir, como ya hemos comentado, para paliar la depresión y el nerviosismo, pero también ayuda cuando sufrimos indigestión y náuseas.

Debemos usar la Melisa como método complementario, como en todos los remedios naturales, no esperar de ella milagros.

En cuanto a la Melisa en aceite esencial, se trata de otro método de aplicación que es usado en el mundo de la cosmética y los perfumes principalmente. También se utiliza el aceite de melisa para dar masajes, debido a las propiedades relajantes anteriormente citadas. En este caso su aplicación combinada es muy recomendable, pues se suele mezclar con una cantidad aproximada de 15 ml de aceite de coco, junto con 5 o máximo 6 gotas de aceite esencial.

Como vemos, las propiedades de la Melisa son múltiples y nos brindan un gran número de beneficios naturales, incluso existen más de los comentados hasta ahora, pues según la época del año también se utiliza, por ejemplo, para aliviar las picaduras de insectos o para cosas tan frecuentes como su uso en perfumes y ambientadores.

Así que ya sabes, la Melisa es una planta que, además de relajante, es aromática y muy valorada en diferentes ámbitos profesionales, no sólo el de la salud.

David Álvarez

Psicólogo social & ecop

Melisa para combatir la ansiedad y la depresión
Vota este artículo!

1 Comentario

  1. Excelente información, muy buena para introducir al lector lego en terapias “complementarias” mal llamadas de “alternativa”. Felicitaciones!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.