chica-baila-discoteca

La mefedrona, 4-metilmethcathinone (4-MMC) o Miau miau, entre otros muchos nombres, es una droga psicoactiva y un potente estimulante que mejora temporalmente la función mental, la función física o ambas. Es un estimulante sintético.

Es conocida por producir una mezcla de efectos parecidos a los de otras drogas como la cocaína y el éxtasis o MDMA, además  de tener efectos entactogénicos (con un incremento de la empatía y de sentimientos de afiliación y cercanía hacia los demás).

¿Qué es la mefedrona?

La mefedrona forma parte de un grupo de medicamentos estrechamente relacionados con las anfetaminas, como la metanfetamina (speed) y el éxtasis. No hay muchos estudios sobre la mefedrona y sus efectos a largo plazo, ya que es una droga bastante nueva, pero dado que es similar a la metanfetamina y al éxtasis, los efectos a largo plazo pueden ser muy similares.

La mefedrona se considera una droga recreativa. Esto significa que las personas lo usan de vez en cuando para divertirse, y no hay justificación médica para sus efectos psicoactivos.

Es químicamente similar a los compuestos que pueden sintetizarse a partir de la catinona, una sustancia que se encuentra en la planta khat (cathulla edullis) del este de África.

Se presenta en forma de tabletas o polvo, que los usuarios pueden tragar, inhalar, inyectar o insertar por vía rectal, produciendo efectos que son similares a los del MDMA, las anfetaminas y la cocaína.

La mefedrona se sintetizó por primera vez en 1929 y se le dio el nombre de toluil-alfa-monometilaminoetilcetona, pero no se dio a conocer de forma generalizada hasta 2003, cuando fue “redescubierta”. En 2007 se detectó por primera vez su venta a través de Internet, en 2008 las agencias de seguridad ya conocían el compuesto, y en 2010 ya se había popularizado en la mayor parte de Europa, llegando a ser particularmente conocida en el Reino Unido.

Otros nombres populares de la mefedrona son MCAT, burbujas, drone, miau-miau, magia blanca y M-smack.

Principales efectos de la mefedrona

Efectos físicos de la mefedrona

  • Euforia y efecto estimulante: la mefedrona es un compuesto extremadamente estimulante y energético. Esto significa que promueve la realización de actividades que impliquen mucho movimiento como correr o bailar, por este motivo es una droga muy popular en eventos musicales como fiestas, conciertos, discotecas, etc. Pero hay el peligro de que, a dosis altas, resulta difícil o imposible mantenerse quieto, puede aparecer bruxismo (apretar y rechinar fuertemente los dientes), sacudidas corporales y movimientos involuntarios, lo que provoca en una inestabilidad extrema de las manos y una falta general de control motor.
  • Sensaciones físicas: en el momento de mayor efecto de la mefedrona puede aparecer una sensación de hormigueo entre moderada y alta que abarca todo el cuerpo. Esto suele sentirse como algo placentero por el consumidor. Esta sensación empieza con el inicio de los efectos de la droga y aumenta progresivamente hasta alcanzar su límite máximo en el momento de mayor efecto de la mefedrona.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Vasoconstricción: algunos usuarios de mefedrona presentan frío en los dedos y los labios o incluso se les vuelven azulados, lo que indica vasoconstricción.
  • Aumento de la presión sanguínea
  • Deshidratación: la boca seca y la deshidratación es un efecto secundario de la mefedrona. Todo esto es producto del incremento de la frecuencia cardíaca, además de que su consumo genera un aumento de la transpiración y un impulso descontrolado a participar en actividades físicas extenuantes. Es importante por tanto evitar la deshidratación, especialmente cuando se baila en un ambiente caluroso, pero además existe la posibilidad de sufrir intoxicación por beber demasiado alcohol, por lo que se recomienda que los consumidores simplemente beban agua y nada más.
  • Dificultad para orinar: a dosis altas, la mefedrona produce dificultad para orinar, un efecto que es temporal.
  • Alteración del olor corporal: la mefedrona puede dejar un olor muy distintivo y desagradable en de la orina, el sudor y las secreciones corporales generales, que a menudo se describe como un olor similar a la orina del gato.
  • Sensación de mejora táctil
  • Visión borrosa: los globos oculares de una persona que ha consumido mefedrona pueden comenzar a moverse espontáneamente de un lado a otro con un movimiento rápido, causando que la visión se vuelva borrosa y temporalmente fuera de foco, una condición conocida como nistagmo.

Efectos cognitivos de la mefedrona

Los efectos psicológicos de esta sustancia se intensifican progresivamente proporcionalmente a la dosis. Pero el efecto principal es descrito por muchos como uno de estimulación mental extrema y poderosa euforia. Presenta una gran cantidad de efectos cognitivos, los más destacados son:

  • Euforia cognitiva: la mefedrona genera una intensa euforia emocional y sentimientos de felicidad, y es probable que sea un resultado directo de la liberación de serotonina y dopamina.
  • Aceleración del pensamiento
  • Sensación de seguridad
  • Desinhibición
  • Empatía, sentimientos de amor y mejora de la sociabilidad: este efecto en particular, aunque se percibe algo distinto, es además mucho menos potente que el mismo efecto que provocan drogas entactogénicas tradicionales como el MDMA o el 2C-B.
  • Aumento de la libido
  • Distorsión del tiempo: se genera una intensa sensación de compresión del tiempo, lo cual provoca que se acelere notablemente la experiencia del paso del tiempo.
  • Mejora de la motivación
  • Aumento de la apreciación musical
  • Ansiedad
  • Insomnio

Efectos secundarios y riesgos de la mefedrona

La mefedrona es una droga recreativa que conlleva una serie de riesgos para la salud.

Algunos estudios muestran que el uso prolongado de mefedrona puede provocar paranoia, depresión, alucinaciones y ataques de pánico graves, así como efectos adversos sobre el corazón, las arterias y los riñones.

La estimulación excesiva del sistema nervioso central puede generar también dolores de cabeza, insomnio y latidos cardíacos rápidos.

Las personas que inhalan la droga pueden tener hemorragias nasales y daño en los tejidos y estructuras dentro de la nariz. El medicamento puede causar rechinamiento de los dientes, náuseas, vómitos y un apetito reprimido.

También se ha relacionado con la impotencia.

Se han relacionado varias muertes con el uso de la droga.

Cada vez más personas consumen la mefedrona inyectándosela. Esto implica un riesgo de infección, por ejemplo, con hepatitis C o VIH, además de daño en las venas, como abscesos, coágulos de sangre e incluso gangrena.

A diferencia de muchas otras drogas recreativas, como las anfetaminas y el éxtasis, la mefedrona no se desarrolló como medicamento en primer lugar, sino en laboratorios clandestinos. Por este motivo no ha sido probada anteriormente en humanos y no se sabe cuáles podrían ser los efectos a medio o largo plazo, además de muchos de los efectos a corto plazo. La mayoría de los países ya han prohibido o restringido su uso desde 2014.

Referencias

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/bph.12628/full
https://www.sciencedirect.com/topics/medicine-and-dentistry/mephedrone
http://www.talkingdrugs.org/author-of-new-mephedrone-study-discusses-his-findings

Mefedrona, una droga sintética altamente estimulante
4.8 (95%) 4 votos