Los celos entre hermanos

Los celos entre hermanos son algo inevitable, y una reacción natural de adaptación a los cambios que sufre el niño en su entorno inmediato. Lo que queremos decir es que tener celos no es patológico, a no ser que lo transformemos en algo así. Y es que los celos se convierten en negativos cuando reprimimos, corregimos y despreciamos al niño por tener esta reacción natural. Así pues, el calificativo de negativo se adquiere como consecuencia de una incorrecta postura sostenida de los padres que prolonga el malestar y desemboca en verdaderos celos patológicos por parte del menor.

Uno de los mayores problemas de muchos padres es la falta de recursos para enfrentarse a los celos de sus hijos. Esta falta de estrategias lleva, en muchos casos, a perpetuar el problema más allá de lo necesario. Abordar los celos de una forma inadecuada conduce hacia la consolidación de estas conductas y la aparición de una rivalidad permanente y desmesurada entre hermanos u otras personas del entorno.

Cuando los padres se encuentran sin respuestas y sin soluciones frente a la avalancha de los celos, pueden llegar a convertirse en una verdadera pesadilla.

A continuación os vamos a ofrecer una serie de sencillas pautas para llevar a cabo en casa con el fin de minimizar o incluso suprimir por completo las conductas celotípicas entre hermanos.

Técnicas para el manejo de los celos

1. Reforzar los comportamientos que impliquen cooperación, afecto o cuidado

Es bueno implicar al hermano mayor en ciertos apartados del cuidado del pequeño, podemos pedirle por ejemplo que nos ayude en el baño, y luego alabarle por su colaboración. Si le elogiamos, abrazamos y le prestamos más atención cuando nos ayude con tareas con su hermano, estaremos reforzando y potenciando este tipo de conductas. Igualmente cuando realice conductas de juego compartido o muestras de afecto con el hermano.

2. Ignorar las conductas celotípicas

Si no hacemos caso a comportamientos disruptivos de llamada de atención como las pataletas, la ira o la agresividad, las estaremos extinguiendo. Bien por agotamiento o porque el niño entienda que por este camino no consigue su propósito, la conducta disruptiva irá disminuyendo paulatinamente. Será el momento aquí de reforzar el comportamiento alternativo de cooperación y afecto que hemos comentado en el punto anterior.

3. Evitar comparaciones entre hermanos

Rara vez esta técnica lleva a buen puerto, y menos a que el hermano comparado sienta deseos de superación, sino todo lo contrario, se siente inferior y poco valorado. Además lo que produce es un incremento de la rivalidad entre ellos, desembocando en más celos.

4. Enfatizar la cualidades de cada uno

Mostrar y elogiar las cosas buenas y diferentes que tiene cada niño, les hace sentir bien con ellos mismos y no desear ser mejor ni peor que su hermano.

5. Prevenir las situaciones que producen celos para minimizarlas

No siempre podremos evitar los celos, la vida diaria es compleja y llena de situaciones que se escapan a nuestro control y que pueden provocar celos en los niños, pero muchas veces sabemos que va a producirse un cambio vital que podría provocar un ataque de celos. Aquí podríamos incluir la llegada de un nuevo hermanito. En cualquier caso, avisar al niño de los cambios que van a venir, hablarlo con calma diciéndole que le queremos igual y que si en algún momento no podemos jugar con él lo haremos más tarde, por ejemplo, ayudará a prevenir los celos, pues sabrá qué está ocurriendo. Algunas técnicas que os aconsejamos llevar a cabo para los primeros días tras el nacimiento de un hermanito son las siguientes:

  • Dejar que el niño visite a la madre y a su hermano en el hospital mientras permanezcan ingresados. Así no se le aparte de la nueva situación familiar, sino que se le incluye en ella.
  • Traer al hermano un regalo especial cuando regresen del hospital. Le podemos decir que viene de parte del hermano pequeño.
  • Es aconsejable que la primera vez que el niño ve al bebé, no esté en brazos de la madre, permitirle que lo acaricie y que los dos hermanos estén junto a la madre.

Te puede interesar: Frases de hermanos

Cómo manejar los celos infantiles
Vota este artículo!