Lateralización cerebral de las emociones

Como ocurre en otras funciones cerebrales, hay una asimetría lateral en el procesamiento neural de las emociones, dado que el hemisferio derecho tiene un papel más importante, tanto en el reconocimiento como en la expresión emocional. No obstante, el hemisferio izquierdo también participa en el control de la información emocional.

Reconocimiento de las emociones

Parece que el hemisferio derecho dispone de una mayor capacidad para detectar las diferencias visuales en las expresiones emocionales faciales y posturales, y también para poder detectar con un índice de error más pequeño la modulación emocional de la voz o prosodia:

En 1991, Bowers y sus colaboradores vieron que pacientes con lesiones en el hemisferio derecho presentaban dificultades para reconocer las emociones expresadas facialmente y manualmente. Asimismo, mostraban un grave deterioro a la hora de describir imágenes mentales de expresiones emocionales.

Estudios de neuroimagen han mostrado un incremento en la actividad de la corteza prefrontal derecha ante el reconocimiento emocional a partir del tono de la voz.

George y colaboradores (1996), mediante una tomografía de emisión de positrones, observaron una activación frontal en ambos hemisferios ante el reconocimiento emocional a partir del significado del lenguaje, pero únicamente vieron una activación de la corteza prefrontal derecha cuando el reconocimiento se daba a partir del tono de la voz.

El hemisferio derecho tiene más importancia que el izquierdo en el reconocimiento y comprensión de las emociones.

Expresión emocional

Pacientes con lesiones en las porciones suprasilvianes los lóbulos frontal posterior y parietal anterior del hemisferio derecho tienen dificultades para manifestar las emociones a través de la modulación del tono del lenguaje.

El aprosodia es un trastorno caracterizado por la tendencia a hablar de manera monótona, con el mismo patrón de lenguaje, pero con una correcta percepción cognitiva de los sentimientos. Así, una persona con aprosodia que, además, ha sufrido la pérdida de un ser querido, puede expresar su dolor emocional con el contenido del lenguaje, pero con un tono que parecería de auténtica indiferencia.

Diferentes estudios, tanto en seres humanos como en primates no humanos, han encontrado asimetrías laterales en la intensidad de la expresión emocional. Así, las expresiones faciales se manifiestan de manera más rápida, con más intensidad y de manera más completa, en la musculatura facial izquierda (que está controlada por el hemisferio derecho).

Las lesiones del hemisferio derecho incapacitan los sujetos para manifestar emociones por medio de expresiones faciales y / o de la modulación del tono del lenguaje.

Lateralización funcional de la corteza: emociones positivas y negativas

Diferentes estudios de neuroimagen apoyan la hipótesis de que la corteza prefrontal del hemisferio izquierdo está relacionada con las emociones positivas, mientras que la del derecho lo estaría con las emociones negativas.

Estudios electrofisiológicos han puesto de manifiesto que la activación de la corteza prefrontal izquierda parece que inhibe las emociones negativas, y también la disposición del sujeto a sufrir estados emocionales negativos.

Análisis epidemiológicos han descrito que la incidencia y gravedad de síntomas depresivos es mayor en pacientes con lesiones del hemisferio anterior izquierdo. Asimismo, algunos estudios clínicos han mostrado que lesiones del hemisferio anterior derecho pueden generar signos desmesurados de emociones positivas.

Diferentes estudios clínicos y experimentales han mostrado un papel mucho más importante del hemisferio derecho en el procesamiento de las emociones negativas y del hemisferio izquierdo en las positivas.

Muchos pacientes que no son capaces de reconocer las emociones a partir de expresiones faciales y manuales, lo pueden hacer a partir del tono de la voz, mostrando cierta independencia funcional entre los dos sistemas de comprensión emocional.

No te olvides suscribirte a nuestro canal YouTube de Psicología y Educación

Lateralización cerebral de las emociones
Vota este artículo!