Al parecer los niños con altas capacidades son más propensos a padecer un tipo de depresión llamada “depresión existencial”

Toda persona, frente a una crisis vital importante, puede sufrir la llamada “depresión existencial”. Cuando nos enfrentamos a grandes pérdidas vitales (salud, seres queridos, trabajo, etc.) estamos más inclinados a recapacitar sobre el sentido de la vida, qué es y qué no es importante, por ejemplo. Sin embargo, los niños con altas capacidades o superdotados, suelen padecer estas crisis existenciales de una manera espontánea, sin motivo alguno que las inicie.

Según Irvin David Yalom, catedrático de Psiquiatría en la Universidad de Stanford y psicoterapeuta, la depresión existencial se presenta cuando la persona se plantea ciertas cuestiones básicas sobre la propia existencia: preocupaciones sobre la muerte, la libertad, el aislamiento y la falta de sentido:

  • La muerte: un hecho inevitable.
  • La libertad: ¿realmente somos libres en nuestra sociedad? ¿dónde empieza y termina la libertad de la persona?
  • El aislamiento: aquí se pone en entredicho que por muy cerca que estemos de alguien, siempre hay un abismo entre ambos, y en realidad estamos solos.
  • La falta de sentido: esta preocupación en realidad deriva de las otras tres. Si tenemos que morir, si construimos nuestro propio mundo y cada uno de nosotros estamos solos, entonces ¿qué sentido tiene la vida?

Según Yalom, una de las grandes paradojas de la vida radica en el hecho de que tomar conciencia de uno mismo causa ansiedad. Y es que imaginemos por un momento la existencia humana sin ningún pensamiento sobre la muerte. La vida perdería parte de su intensidad y se empobrecería. Sólo de este modo nos ponemos en contacto con la creación de nosotros mismos y llegamos a captar el poder inherente a la propia capacidad de cambio.

Pero este papel positivo de la muerte es difícil de aceptar. Aunque por lo general, la consideramos como un mal tan terrible, que cualquier opinión contraria parece incluso de mal gusto.

¿Por qué aparecen antes las preguntas existenciales en niños con gran talento?

Al parecer los niños con altas capacidades poseen un nivel más profundo de reflexión y pensamiento abstracto, y a menudo en vez de centrarse en los aspectos superficiales del día a día se hacen planteamientos más profundos que otros compañeros de su edad. Son capaces de tener en cuenta las posibilidades de cómo podrían ser las cosas y son muy idealistas. Es por este motivo que no es de extrañar que padezcan unos niveles más altos de frustración y decepción cuando se dan cuenta que el mundo no es lo que a ellos les gustaría que fuera o cuando sus ideales se ven truncados. También detectan más rápidamente las inconsistencias  o los absurdos de la sociedad y los comportamientos arbitrarios de los que les rodean.

Además, cuando estos niños intentan compartir sus preocupaciones, por lo general se encuentran con reacciones de perplejidad o incluso de hostilidad entre sus iguales. Descubren que otros niños de su edad no tienen sus mismas inquietudes, lo que les hace sentirse diferentes, motivo por el cual tienden a aislarse.

Los niños con gran talento también suelen sentir frustración tras descubrir estas limitaciones existenciales de muerte, libertad y falta de sentido de la vida. La reacción normal puede ser la ira. Pero pronto descubren que su ira es inútil, por lo que evoluciona rápidamente hacia la llamada depresión existencial.

Aceptar y asumir nuestra propia muerte siempre es algo más que difícil y no podemos mentirles a estos chavales, es una parte inevitable de la propia vida. Sin embargo, sí podemos ayudar a estos chicos a sentirse entendidos y encontrar formas para controlar este tipo de pensamientos y su sensación de aislamiento.

Parece que el hecho de tocar es una gran terapia. Tocar a la otra persona rompe con la sensación de aislamiento: un abrazo, un empujón juguetón o incluso un “choca esos cinco” puede ser muy importante para un joven, ya que establece una conexión física con el otro.

A nivel general, el tener contacto y disfrutar de un abrazo no solo es bonito, es una necesidad. Y es que muestra nuestro amor y afecto hacia alguien, y el amor logra eliminar la toma de autoconciencia y erradica las ansiedades. Además, estudios científicos apoyan la teoría que la estimulación por contacto es absolutamente necesaria para nuestro bienestar tanto físico como emocional.

Ana Echevarría
Psicóloga

No te olvides suscribirte a nuestro canal YouTube de Psicología y Educación

Las preocupaciones existenciales de los niños con gran talento
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.