hombre-soltero-feliz

Todos conocemos al menos a una persona que ha pasado de los 30 y todavía no tiene pareja estable y no demuestra interés en formar una familia. Hoy, hablamos de cómo son esas personas que prefieren vivir en soledad y no les importa la soltería.

Los diferentes tipos de soltería

A continuación, te muestro los diferentes tipos de soltería que existen. Y es que, como seguro que habrás imaginado, no todos los solteros son exactamente iguales. Existen diferentes personalidades que conducen a la soltería y a vivir sin pareja. ¡Vamos a verlas!

Solteros independientes

En primer lugar, están los solteros independientes. Este tipo de soltería viene dado por una suerte de valoración y análisis de los costes y los beneficios que implica tener una pareja. En cierto sentido, es el tipo de soltería más “racional”.

En general, este tipo de solteros valoran mucho la libertad que tienen como solteros, y, aunque reconocen que una pareja tiene muchos beneficios, consideran que esos beneficios no compensan lo que se pierde cuando uno se empareja.

Soltería con autosuficiencia

Este tipo de soltería implica una forma de ser solitaria por naturaleza. Esto no implica que no puedan mantener relaciones durante algún tiempo, sino que, en general, tienden a preferir la soledad.

Suelen ser personas aisladas y autosuficientes, que no consideran que la soledad sea algo negativo. De nuevo, esto no significa que sean ermitaños. Suelen tener amistades y relaciones ocasionales. Lo que evitan son las relaciones constantes.

Solteros en aislamiento

Este tipo de soltería viene dado por una dificultad para relacionarse con la gente (o, cuando menos, para mantener relaciones a largo plazo y profundas). Se parecen un poco a los anteriores, en el sentido de que son autosuficientes. Sin embargo, no disfrutan de su soledad.

En general, este tipo de soltería se corrige con el tiempo, cuando hay algunos cambios en la vida que hacen que también cambien sus hábitos. Y es que, al final, la gente que opta por este tipo de soltería, suele ser gente que, simplemente, tiene hábitos de soledad que deben cambiar.

Solteros sin autoestima

Las personas con baja autoestima pueden llegar a una situación de soltería basada en la baja consideración que tienen de sí mismos. Es decir, les gustaría tener una pareja, pero creen que son incapaces de ser atrayentes para otras personas, y no se plantean ni el intento.

Solteros existencialistas

Los solteros existencialistas tienen en común una perspectiva de la vida bastante negativa. Son personas profundamente filosóficas y espirituales que han llegado al convencimiento de que la vida tiene poco significado, y que las relaciones de pareja tampoco significan nada por sí mismas.

Esto implica que no quieran relaciones. Y no solo porque consideren que no les van a aportar nada, sino porque consideran que a la otra persona tampoco les aportará nada. En ocasiones, existe esta especie de “protección” hacia la otra posible persona.

Un punto importante a destacar aquí es que, como se funden con esa idea, cuando notan que una relación les aporta algo, tienden a bloquear los sentimientos positivos, porque eso sería, en cierto sentido, como traicionarse a sí mismos.

mujer-feliz-taza

Solteros por ideología

Este tipo de soltería es menos frecuente en nuestros tiempos, pero se puede entender con facilidad: Las monjas de clausura o los curas, por ejemplo, son solteros por ideología (su ideología es una religión, pero no deja de ser una ideología).

Es menos frecuente que se dé con ideologías laicas, pero también puede darse.

Solteros transicionales

Los solteros transicionales son personas que asumen que, en algún momento, estarán en una relación seria. Sin embargo, todavía no están preparadas o no han encontrado a la persona adecuada. Por lo tanto, consideran que su estado de soltería es transicional.

También puede darse porque se esté dando una transición de otro tipo. Por ejemplo, cuando uno duda acerca de su sexualidad o cuando está trabajando para cambiar algún aspecto de su vida y considera que es mejor hacerlo de forma solitaria.

Solteros por experiencia

Por último, están los solteros por experiencia. Es decir, personas que han tenido relaciones pasadas en las que no han disfrutado o en las que han sufrido, y que, en consecuencia, consideran que es mejor estar solteros.

En general, son personas que han desarrollado un discurso más o menos elaborado con las razones por las que es mejor estar solo. Sin embargo, lo cierto es que ese discurso suele ocultar alguno de los anteriores tipos de soltería.

Como puedes ver, las personas que prefieren vivir en soledad y no les importa la soltería no son un grupo homogéneo. Sin embargo, sí comparten algunos rasgos comunes que conviene conocer. Y, por último, recuerda que es un estilo de vida tan legítimo como cualquier otro.

Te puede interesar: Cómo vivir sin pareja y ser plenamente feliz

Cómo son las personas que prefieren vivir en soledad y no les importa la soltería
Vota este artículo!