Las ondas cerebrales nos guían ante lo inesperado

Verificado Redactado por Isbelia Farias. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 9 enero 2021.

Las ondas cerebrales nos guían ante lo inesperado y esta es una de las tareas grandiosas que ocurren en nuestro cerebro.

Para quienes quieren tener todo controlado, esto es un gran alivio, pues, quizá requieran de menos planificaciones en su vida porque, sin saberlo, el cerebro de igual modo está en constante adaptación y reacción ante el medio, incluso en aquellas situaciones que son sorpresivas.

La vida está llena de estos momentos repentinos en los que no hemos preparado una respuesta con antelación, pero, por fortuna, el diseño de nuestro cerebro, a través de las ondas cerebrales, sostiene una dinámica que nos permite gestionar los eventos menos esperados.

Las ondas cerebrales

Las ondas cerebrales llevan a cabo una tarea asombrosa: la de guiarnos cuando nos encontramos en situaciones que nunca imaginamos.  

Esto ocurre gracias a que en nuestro cerebro se producen impulsos eléctricos que viajen por las neuronas y estos impulsos no son otra cosa que las conocidas ondas cerebrales.

Así, podría decirse que las ondas cerebrales son esos impulsos eléctricos que viajan con información de una neurona a la otra haciendo posible que ejecutemos ciertas tareas.

Gracias a los electroencefalogramas, las investigaciones en este campo han avanzado y ahora se conoce con más precisión la interacción que existe entre las ondas cerebrales y los estados de conciencia.

Así, se sabe que hay distintos patrones de ondas cerebrales relacionados con estados de conciencia diferentes, tales como el estado de alerta, de concentración intensa, los sueños vívidos, el sueño profundo, la relajación, somnolencia, estados alterados de conciencia y otros.

Entre los cuatro tipos principales de ondas cerebrales se conoce que existen: alfa, beta, theta y delta, con diferentes actividades.

Las ondas cerebrales nos guían

Ahora bien, si entramos en un espacio y notamos algo raro, por ejemplo, un objeto que anteriormente no estaba, esto llamará nuestra atención y trataremos de darle un grado de relevancia, y todo eso tiene lugar gracias a nuestras ondas cerebrales.

Las neuronas son las responsables de ayudarnos a identificar objetos raros y alertarnos.

Esto tiene lugar cuando nuestro cerebro se percata de “algo extraño” en el ambiente y altera la frecuencia de las ondas cerebrales, las cuales se encargan de regular la actividad neuronal. Es gracias a este mecanismo que podemos gestionar lo novedoso o inesperado en un determinado contexto.

Ondas Cerebrales

De acuerdo con un estudio de André Bastos, en el que analiza la especificidad de capa y ritmo para enrutamiento predictivo, el cerebro, de manera constante, está construyendo modelos, esto significa que construye o elabora predicciones cambiantes del entorno.

Es realmente maravilloso el hecho de que nuestro cerebro no solamente se adapte a un escenario, sino que también elabore modelos mentales sobre el mundo, lo cual, a su vez, le confiere una capacidad predictiva que se mantiene activa.

De modo que, el cerebro tiene un papel protagónico en la medida que se vale de sus propios recursos para ayudarnos a interpretar aquellas cosas u objetos que parecen una “anomalía”, y establecer con ello un comportamiento que sea acorde.

Si observamos algo tierno, lo más probable es que procedamos a enternecernos y acariciarlo, tal vez un peluche, pero, si nuestro cerebro identifica algo peligroso, como un explosivo, la respuesta que desencadenará en nosotros será la de huida.

Un detalle más interesante sobre este fenómeno asociado a las ondas cerebrales es que cuando estamos ante un escenario nuevo, imprevisto, la actividad neuronal se incrementa y es por ello que nos sentimos desconcertados, e incluso podemos llegar al extremo de marearnos, debido a lo excesiva que resulta la experiencia.

Las diferentes ondas cerebrales

Las ondas cerebrales son diferentes y cada una de ella posee una actividad mayor o menor. Estas ondas cerebrales son:

  1. Ondas Beta: están presentes cuando nuestro cerebro está despierto y sumido en actividades. Su velocidad es mayor que la del resto. La actividad mental es intensa, como cuando estudiamos, resolvemos un problema matemático, damos un discurso u otras actividades.
  2. Ondas Alfa: estas ondas se caracterizan por una actividad cerebral más escasa y relajada. Son lentas y se producen cuando hemos terminado con una labor y nos disponemos a descansar. Un ejemplo es cuando tomamos un paseo y disfrutamos del ambiente.
  3. Ondas Theta: estas ondas se producen cuando el estado de calma es profundo. Por ejemplo, cuando fantaseamos o soñamos despiertos. Estas ondas también están presentes cuando tenemos una solución creativa o nos encontramos inspirados. Cuando dicen que una persona “está en las nubes o en la luna” es porque predominan estas ondas.
  4. Ondas Delta: estas ondas nunca llegan a cero; de hacerlo, significaría la muerte cerebral. Tienen lugar cuando el estado es de sueño profundo. Así, cuando nos disponemos a dormir, las ondas cerebrales van cambiando de beta a alfa, y luego de theta a delta.

El descubrimiento de las ondas cerebrales y de cómo estas nos guían ante eventos inesperados, es un hecho fantástico que devela lo impresionante que es nuestro cerebro.

Descubre: la curiosidad y el hambre comparten regiones cerebrales

Bibliografía

  • Arriola, J. M. (2016). Representación matemática de ondas cerebrales.
  • Bastos, A. M., Lundqvist, M., Waite, A. S., Kopell, N., & Miller, E. K. (2020). Layer and rhythm specificity for predictive routing. NEURON-D-20-00146.
  • Changoluisa Romero, D. P., & Escalante Viteri, F. J. (2012). Diseño e implementación de un sistema de adquisición de ondas cerebrales (EEG) de seis canales y análisis en tiempo, frecuencia y coherencia(Bachelor’s thesis, QUITO/EPN/2012).
  • Sciotto, E. A., & Niripil, E. B. (2014). Ondas cerebrales, conciencia y cognición.

Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), diplomada en Logoterapia y Análisis Existencial, Orientación de la Conducta y Psicología Forense.

Deja un comentario