eleanor-roosevelt

Eleanor Roosevelt (1884-1962), fue esposa de Franklin D. Roosevelt, presidente de Estados Unidos desde 1933 hasta 1945, y por tanto ejerció de primera dama durante todo ese período. También fue una mujer de carácter fuerte, involucrada en numerosas causas humanitarias a lo largo de su vida.

Sobrina del presidente Theodore Roosevelt (1858-1919), Eleanor nació en el seno de una rica familia de Nueva York. Se casó con Franklin Roosevelt, su primo lejano, en 1905. Tuvo cinco hijos y participó en la política del Partido Demócrata y en numerosas organizaciones de reforma social. En la Casa Blanca, fue una de las primeras damas más activas de la historia y trabajó para la justicia política, racial y social. Después de la muerte del presidente Roosevelt, Eleanor fue delegada en las Naciones Unidas y continuó sirviendo como defensora de una amplia gama de cuestiones sobre los derechos humanos.

Hoy te traemos aquí algunas de sus frases más memorables.

Citas célebres de Eleanor Roosevelt

Ganamos fuerza, coraje y confianza por cada experiencia en la que realmente nos paramos a mirar al miedo a la cara. Debemos hacer lo que creemos que no podemos.

Es más inteligente tener esperanza que no tenerla, tratar de hacer las cosas que no intentarlo.

De algún modo, aprendemos quiénes somos realmente y después vivimos con esa decisión.

La justicia no debe ser para un lado solo, debe ser para ambos.

Aprende de los errores ajenos. No vivirás lo suficiente como para cometerlos todos.

Mucha gente caminará dentro y fuera de tu vida, pero sólo los verdaderos amigos dejarán huellas en tu corazón.

Un poco de simplificación sería el primer paso hacia la vida racional, creo.

Haz lo que sientes en tu corazón que es correcto, porque será criticado de cualquier forma. Te reprocharán si lo haces y te reprocharán si no lo haces.

No te preocuparías tanto por lo que otros piensan de ti, si te dieses cuenta de lo poco que lo hacen.

Tenemos que afrontar el hecho de que o vamos a morir juntos o vamos a aprender a vivir juntos. Y si vivimos juntos, tenemos que hablar.

La religión de todos los hombres debe ser la de creer en sí mismos.

El odio y la fuerza no pueden estar en una parte del mundo sin tener un efecto sobre el resto.

La filosofía de uno no se expresa mejor en palabras; se expresa en las decisiones que toma y las decisiones que tomamos son en última instancia nuestra responsabilidad.

Tenemos miedo a preocuparnos demasiado, por miedo a que la otra persona no se preocupe en absoluto.

Se necesita valor para el amor, pero el dolor a través del amor es el fuego purificador que conocen los que aman generosamente.

Se disfruta más haciendo disfrutar a otros. Debería pensar más en la felicidad que es capaz de causar.

A menudo puedes cambiar tus circunstancias cambiando tu actitud.

La felicidad no es una meta, es un subproducto.

A la larga, damos forma a nuestras vidas y damos forma a nosotros mismos. El proceso nunca termina hasta que morimos.

Debes hacer las cosas que crees que no puedes hacer.

No dejes de pensar en la vida como una aventura. No tienes ninguna seguridad al menos que puedas vivir con valentía, emoción, imaginación; al menos que puedas elegir un desafío.

Lo que no haces puede ser una fuerza destructiva.

Tal vez la naturaleza es nuestra mejor garantía de la inmortalidad.

La vida es lo que tú haces de ella. Siempre lo ha sido y siempre lo será.

eleanor-roosevelt

¿Qué se podría conseguir si supiéramos que no podemos fracasar?

Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad.

Las personas crecen a través de la experiencia, si cumplen con la vida honestamente y con coraje. Así es como se construye el carácter.

Lo más importante en cualquier relación no es lo que obtienes, sino lo que das.

Si la vida fuera predecible, dejaría de ser vida, y sería sin sabor.

Nunca permitas que una persona que no tiene el poder de decir si te diga no.

Para manejarte a ti mismo, usa tu cabeza; para manejar a otros, usa tu corazón.

El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños.

No puedo creer que la guerra sea la mejor solución. Nadie ganó la última guerra, y nadie va a ganar la próxima.

Debido a que tienes más felicidad al dar felicidad a otros, deberías poner una buena cantidad de pensamientos en la felicidad que eres capaz de dar.

No es justo pedir a otros lo que no estás dispuesto a hacer tú mismo.

Si la finalidad del tiempo libre es dedicarlo a ver unas horas extras diarias de televisión, nos deterioraremos como personas.

Se requiere tanta energía para desear como para planear.

¿Cuándo crecerán nuestras conciencias tan tiernas que actuaremos para evitar la miseria humana en lugar de vengarla?

Con el nuevo día vienen nuevas fuerzas y nuevos pensamientos.

El propósito de la vida es vivirla, saborear la experiencia al máximo, entusiasmarse sin temor por experiencias más nuevas y ricas.

La entrega de amor es una educación en sí misma.

En cuanto a logros, sólo hice lo que tenía que hacer a medida que las cosas fueron viniendo.

La comprensión es una calle de dos direcciones.

Recuerda siempre que no solo tienes el derecho de ser un individuo, tienes la obligación de serlo.

No basta con hablar de paz. Uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla.

Si alguien te traiciona una vez, es culpa suya. Si te traiciona dos veces, entonces la culpa será tuya.

Creo que cualquiera puede conquistar el miedo haciendo cosas que teme hacer, siempre que se sigan haciendo hasta que se tenga un registro de experiencias exitosas.

Lo que uno tiene que hacer normalmente se puede hacer.

La vida se hizo para vivirla, la curiosidad debe mantenerse viva. Uno nunca debe, por cualquier motivo, dar la espalda a la vida.

Me has hecho crecer como persona, por el solo hecho de ser merecedora de ti.

Las grandes mentes discuten las ideas; las mentes promedio discuten los eventos; las mentes pequeñas discuten con la gente.

eleanor-roosevelt

Nadie te puede hacer sentir inferior sin tu consentimiento.

Cuando la vida nos es demasiado fácil, debemos tener cuidado o quizá no estemos preparados para afrontar los golpes que tarde o temprano nos han de llegar.

Uno no puede vivir la vida de otro, incluso la de tus hijos. La influencia que se ejerce es a través de tu propia vida, y en lo que te has convertido.

La amistad con uno mismo es muy importante, ya que sin ella no se puede ser amigo de nadie en el mundo.

Las únicas cosas que se pueden admirar en detalle son las que uno admira sin saber por qué.

Tienes que aceptar lo que venga y lo único importante es que lo encuentres con coraje y con lo mejor que tienes para dar.

La ambición es implacable. Cualquier mérito que no puede utilizar lo considera despreciable.

No dejes de pensar en la vida como una aventura. No tienes ninguna seguridad al menos que puedas vivir con valentía, emoción, imaginación; al menos que puedas elegir un desafío.

No necesitamos más vacaciones, necesitamos más vocación.

Mi experiencia ha sido que el trabajo es casi la mejor manera de empujarse a sí mismo fuera de las profundidades.

No importa cuán simple sea una mujer, si la verdad y la honestidad están escritas en su rostro, ella será hermosa.

La libertad hace una gran exigencia de cada ser humano. Con la libertad viene la responsabilidad. Para la persona que no está dispuesta a crecer, la persona que no quiere llevar su propio peso, esta es una perspectiva aterradora.

Sólo el carácter de un hombre es el verdadero criterio del valor.

Una mujer es como una bolsita de té. Nunca sabes lo fuerte que es hasta que se encuentra en agua caliente.

Creo que, en el nacimiento de un niño, si una madre puede pedir a un hada madrina dotarlo con el regalo más útil, el regalo debe ser la curiosidad.

Solía decir a mi marido que, si podía hacerme entender algo, sería claro para todas las demás personas del país.

Estoy tan contenta de nunca sentirme importante. ¡Eso complica todo!

La gente joven y hermosa son accidentes de la naturaleza, pero la gente hermosa y vieja son obras de arte.

Ten convicciones. Se amigable. Se fiel a tus creencias, ya que se adhieren a las de ellos. Trabaja tan duro como lo hacen ellos.

70 frases de Eleanor Roosevelt
5 (100%) 1 voto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here