niños-relaciones

“Todo hombre tiene su propio mundo mental, su propio modo de pensar, sus propias formas de entender las cosas y sus propias maneras de actuar” Swami Sivananda.


Las interacciones poliádicas se generan en los niños desde los ambientes sociales y escolares. Sin embargo, la mayoría de estas relaciones son de cortes diádicos que influyen en el accionar de los infantes en los sectores socioculturales.

Qué son las relaciones poliádicas

En ese sentido, las relaciones poliádicas son el resultado de procesos generacionales que son modificados de acuerdo a los aspectos cognitivos y emocionales, que adquieren los niños. Cabe señalar que, los niños establecen interrelaciones poliádicas que permiten un proceso de socialización con los otros. Además, el enfoque diádico ha sido de gran utilidad para las relaciones que establecen los niños. Este enfoque varía de acuerdo a la edad, y los contextos, que lo sumergen en los campos políticos, sociales, económicos, y culturales.


Diferencias con las relaciones diádicas

Es decir, que las relaciones diádicas que se generan de madre e hijo, dan lugar a una triada entre madre-padre e hijo, y posteriormente genera interacciones sociales de tipo poliádico.  Lo que permite comprender los diferentes acontecimientos que a traviesa el niño como sujeto derecho en una sociedad armónica. En esa construcción del pensamiento los maestros y padres deben crear espacios u actividades, que les permitan generar transformaciones de la realidad que habitan los infantes.

Teniendo en cuenta que la escuela y la familia son instituciones esenciales en la toma de conciencia, que permite pensar en un nosotros. Un nosotros que necesita dejar de lado el desgaste de la opinión que sólo se llena de información, que no cohesiona, ni desacelera.   En ese sentido se hace necesario cuidar el pensamiento, con el propósito de evitar la dispersión. Haciéndose responsable de lo que se dice y hace. Recordando que la subjetividad del pensamiento requiere un tiempo de retención de información, y los enunciados o las ideas para gestar la interioridad, que se hacen necesarias para pensar.  Lo que permite pensar a la infancia desde un hoy, que tiene una nueva concepción de juegos, de la familia, de la escuela, y esa fragilidad, que ayuda a pensar un cambio de los sectores socioculturales. Unos sujetos de la comunicación que sienten y piensan.

Finalmente, El desarrollo de la infancia determina las posturas sociales y culturales que asumen los sujetos. Para que este desarrollo sea fructífero, es necesario que el infante presente  unas interacciones socioculturales que le permitan un desarrollo armónico. Cabe señalar que el amor se convierte en un eje indispensable en esas interacciones, pues el que determina el niño o niña que se configura en adulto.

Las interacciones poliádicas en la infancia
5.7 (113.33%) 3 votos.

Yessika María Rengifo Castillo
Magister en Infancia y Cultura, y Especialista en Infancia, Cultura, y Desarrollo, Universidad Distrital Francisco José de Caldas; Docente, licenciada en Humanidades y Lengua Castellana, Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Escritora, articulista, y poeta. En la actualidad, investigadora académica del Centro Comunitario Pensémonos. Correo electrónico: [email protected]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here