H .P. Lovecraft

Howard Phillips Lovecraft fue un escritor de terror y ciencia ficción estadounidense que vivió entre los años 1890-1937. Según Marín Rodrigo (2018), Lovecraft es considerado como uno de los autores de literatura fantástica más influyentes del siglo XX y un maestro del género de terror literario.

Las obras de H.P. Lovecraft tienen un trasfondo en los mitos, las leyendas y el terror más profundo que las personas albergan en lo más profundo de su inconsciente. Prueba de ello son sus obras: El Necronomicón, La llamada de Cthulhu, En la noche de los tiempos, La sombra sobre Innsmouth y un largo etcétera.

Las frases prohibidas de H .P. Lovecraft

«Que no está muerto lo que yace eternamente; y en el paso de los eones, aún la misma Muerte puede morir.»

“Mi tiempo es breve y debo completar todo lo que pueda antes de ser llevado por la voz que siempre me llama.”

«El hombre que conoce la verdad está más allá del bien y del mal. El hombre que conoce la verdad ha comprendido que la ilusión es la realidad única y que la sustancia es la gran impostora.»

“He evocado a los demonios y a los muertos. He invocado a los fantasmas de mis antepasados, dándoles una apariencia real y visible en las cimas de los templos construidos para alcanzar las estrellas y tocar las más bajas cavidades del Hades.”

“Mis libros han perdido su luz y reposan sobre los anaqueles como si fueran animales dormidos muertos. Estoy enfermo por las voces que oigo ahora: parecen las voces de mi familia, abandonada detrás de mí hace tantos años que ya es imposible concebir que me rodee. ¿Es que no comprendí su prematura y antinatural muerte? ¿Pueden los demonios que aguardan en el Exterior imitar con tanta maldad las voces de mis padres, de mi hermano… mi hermana? ¡MARCHAOS!”

“La edad adulta es el infierno.”


“La muerte es misericordiosa, ya que de ella no hay retorno; pero para aquel que regresa de las cámaras más profundas de la noche, extraviado y consciente, no vuelve a haber paz”.

«Guardad bajo llave y sujetas con cadenas todas las copias que se saquen de este texto   latino. Que ningún lector desvele su existencia a los ignorantes, incapaces de llevar una carga tan grave. Que sea maldita ante Dios y ante sus ángeles el alma del que aspire a practicar lo que está escrito en estas páginas, pues se condenará a sí mismo con solo albergar la tentación de cometer un acto tan terrible de profanación. Más le valdría que le quemaran los ojos con carbones ardientes y que le cosieran los labios con hilo de lino, antes de que leyera en voz alta las palabras que se contienen en este libro, escritas en la lengua olvidada que nunca deben pronunciar los hijos de Adán, sino solo esos otros que no tienen boca y que viven en las sombras entre las estrellas.»

“Ni la muerte, ni la fatalidad, ni la ansiedad, pueden producir la insoportable desesperación que resulta de perder la propia identidad”.

“Es una lástima que la mayor parte de la humanidad tenga una visión mental tan limitada a la hora de sopesar con calma y con inteligencia aquellos fenómenos aislados, vistos y sentidos sólo por unas pocas personas psíquicamente sensibles, que acontecen más allá de la experiencia común.”

“Ningún nuevo horror puede ser más terrible que la tortura diaria de lo cotidiano.”

“La emoción más antigua y más intensa de la humanidad es el miedo, y el más antiguo y más intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido”.

“Murió porque sabía o quería saber demasiado. Es posible que me espere un fin semejante, pues yo también he aprendido mucho…”

“No teníamos constancia del paso del tiempo, porque el tiempo se había convertido para nosotros en una mera ilusión.”

“El océano es más antiguo que las montañas y está cargado con los recuerdos y los sueños del tiempo.”

“Nunca le pregunto a un hombre cuál es su negocio, porque nunca me interesa. Lo que le pregunto son sus pensamientos y sueños.”

“Ya no podré dormir en paz mientras recuerde el horror que espera emboscado del otro lado de la vida, en el tiempo y el espacio, y aquellas malditas criaturas que vinieron de los astros más antiguos y que sueñan en las profundidades del mar.”

“El lugar lógico para encontrar una voz de otros tiempos es un cementerio de otros tiempos.”

“¿Acaso el destino preservaba mi razón sólo para arrastrarme irresistiblemente a un final más horrible e impensable de lo que haya podido soñar nadie?”

“Y hay quienes se han atrevido a asomarse al otro lado del Velo, y a aceptarle a Él como guía, más habrían dado muestras de mayor prudencia no aceptando trato alguno con Él; porque está en el Libro de Thoth cuán terrible es el precio de una simple mirada. Y aquellos que entraren no podrán volver jamás, porque en los espacios infinitos que transcienden nuestro mundo existen formas tenebrosas que atrapan y envuelven.”

“Un extraño impulso me llevó a encaramarme a la amplia losa, apagar la vela y yacer dentro de la caja desocupada.”

“Él buscaba las perdidas regiones de sus sueños y sentía nostalgia por los días de su niñez. Después encontró una llave, y me inclino a creer que logró utilizarla para sus extraños fines.”

“No podría vivir una semana sin mi biblioteca privada. De hecho, entregaría todos mis muebles y me sentaría en cuclillas y dormiría en el suelo antes que separarme de los 1.500 libros que poseo.”

“¿Pero no son los sueños de los poetas y los cuentos de los viajeros notoriamente falsos?”

“Un efecto súper importante de la lectura es la ampliación del vocabulario que siempre lo acompaña.”

“Eran sensaciones; pero dentro de ellas había elementos increíbles de tiempo y de espacio… Cosas que en el fondo poseen una existencia clara y definida.”


Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego». Desde 2010 ha ejercido profesionalmente como psicólogo clínico y forense, escritor, formador, profesor universitario, conferenciante internacional y colaborador con diversos medios de comunicación. Sus principales líneas de investigación son la psicología, mitología, simbología y la hermenéutica antropológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here