Las Flores de Bach

Las Flores de Bach, una interesante terapia natural

Las Flores de Bach gozan hoy día de una excelente popularidad. Con el paso del tiempo han ido ganando terreno hasta llegar a convertirse en una materia de estudio compartida, no solo por los conocidos de dicho tema, sino despertando también el interés de cada vez más en personas.  La llamada Terapia Floral constituye un pilar de conocimiento aportando a las terapias naturales una gran sabiduría de la naturaleza reforzando así nuestro amor por el medio ambiente y sus componentes.

Breve historia del Dr. Bach y el surgimiento de la terapia

La obra del Dr. Bach fue el comienzo de esta gran aventura, ya que observó los problemas de la sociedad con otro prisma distinto. Estudió, investigó y escribió.  Nos dejó un legado digno de admiración el cual perdura en nuestra memoria y en la medicina naturista. Por tanto a él le debemos esta enseñanza pues fue el punto de origen de lo que se conoce como las llamadas Flores de Bach que, como vemos, llevan su apellido.

El Dr. Edward Bach ideó una técnica sencilla y de modo natural que acabaría influyendo en las personas a nivel físico y psíquico, nada más y nada menos que a través de la personalidad, y para ello lo haría utilizando la esencia de flores silvestres.

Edward Bach nació en Montseley, situado en Inglaterra el 24 de septiembre de 1886. Su infancia y su ímpetu por ayudar a mitigar el sufrimiento de los humanos fue uno de los impulsos que le llevarían a estudiar la carrera de medicina en la Universidad de Birmingham, obteniendo en el año 1912 su diploma.

La importancia de las Flores de Bach las determinó gracias a las bacterias intestinales, observando como estas se encontraban en mayor número en las personas sanas. Tras este descubrimiento empezó a desarrollar una vacuna la cual se inyectaba a nivel sanguíneo de sus pacientes, revolucionando así los tratamientos dados en aquella época y también sin olvidar la escuela homeopática.

En el año 1917 cuando Bach tuvo que ser operado de urgencia causada por una hemorragia y su mala suerte quiso que fuera por una grave enfermedad. Su diagnóstico fue inquietante, tan sólo le quedaban tres meses de vida. Así pues avanzó en sus trabajos, debido a este triste pronóstico, pero la determinación y la entrega a los demás junto con la voluntad de seguir le hicieron llevarle al propósito de su vida, obrando así el milagro de la recuperación. Y así es como el Sr. Bach, convencido de que cuando una persona manifiesta amor e interés no encuentra obstáculos llevó a cabo su cometido. Con esta actitud y usando su propio método de curación consiguió revertir su fatal desenlace. Ya en el año 1918 durante una epidemia de influenza, probó a inyectar a los soldados del Ejército de Gran Bretaña una vacuna que el mismo había conseguido inventar salvando así miles de vidas entre las tropas nacionales y también extranjeras.

Las terapias florales del Dr. Bach

Ya a la edad e 43 años decidió cambiar el destino de su vida y se fue a vivir a Gales donde la búsqueda de la naturaleza le impulsó a explorar su mundo interior, comenzando a profundizar en los llamados remedios florales. Aquí fue por determinación donde este descubrió las primeras flores para tratar cosas como: la impaciencia, miedo, prisas, etc… Y aquí es donde nos encontramos con la famosa Terapia Floral, basada en los estudios de Paracelso, allá por el siglo XVL. Pues hasta aquí la historia, eso sí, haremos una breve reseña sobre las flores de Bach.

  • El conjunto  consta de 38 flores dividida a su vez en siete grupos que tratan: miedos, falta de interés, incertidumbre, soledad, hipersensibilidad, ideas externas, desesperación, y preocupación excesiva por los otros.
  • Existen 12 remedios originales para abordar las estructuras de la personalidad, o lo que es lo mismo los mecanismos de búsqueda de seguridad, protección y modos de interactuar de cada persona.

Clasificación básica de las Flores de Bach

La clasificación básica creada por el Dr. Bach, incluye 12 esencias primarias llamadas curadoras, 7 ayudantes otras 19 últimas flores. Esta primera clasificación está realizada según sus propiedades terapéuticas, pero existe una clasificación emocional así como la individual de cada flor.

Las 12 esencias primarias

Agrimony, Centaury, Cerato, Chikory, Clematis, Gentian, Impatiens, Mimulus, Rock Rose, Scleranthus, Water Violet y Verbain.

Las 7 Ayudantes

Gorse, Heather, Oak, Olive, Rock Water, Vine y Wild Oat.

Las 19 últimas flores

Aspen, Beech, Cherry Plum, Chesnut bud, Crab Apple, Elm, Holly, Honeysuckle, Hornbean, Larch, Mustard, Pine, Red Chestnut, Star of Bethlehem, Sweet Chestnut, Walnut, White , Chestnut, Wild Rose y Willow.

Clasificación emocional de las Flores de Bach

El Dr. Bach procedió a realizar dicha división en relación a las emociones de las personas, y se divide en un total de7 grupos.

Grupo 1:

Destinadas para combatir el temor: Mimulus, Rock Rose, Cherry Plum, Red Chestnut.

Grupo 2:

Destinadas para la incertidumbre: Scleranthus, Cerato, Gentian, Gorse, Horbean y Wild Oat.

Grupo 3:

Destinadas para la falta de interés en el presente: Honeysuckle, Clematis, Wild Rose, White Chestnut, Olive, Mustard y Chestnut Bud.

Grupo 4:

Destinadas para la soledad: Impatiens, Water Violet y Heather.

Grupo 5:

Destinadas para las influencias e hipersensibilidad: Centaury, Agrimony, Walnut y Crab apple.

Grupo 6:

Destinadas para el abatimiento / desesperación: Pine, Larch, Elm, Sweet Chestnut, Star of Bethlehem, Wilow, Oak y Crab apple.

Grupo 7:

Destinadas para el exceso de preocupación nos rodea por la gente que: Verbain, Chicory, Vine, Beech y Rock Water.

¿Cómo sé que flores puedo yo tomar?

En la elección de la flor correcta debemos estar en unas condiciones de actuación sobre uno mismo, así como sobre los demás para poder ayudarles a crecer a nivel espiritual. Esto significa que asumiremos que empezamos a tomar conciencia de nuestra propia vida para poder actuar así y lograr el aprendizaje del reconocimiento de cuáles son nuestros desequilibrios. Por norma y terminando permitiremos que las flores acaben relacionándose con nosotros, consiguiendo un equilibrio y por tanto enseñándonos una manera nueva de poder afrontar nuestra vida diaria así como las relaciones con las personas que nos rodean.

¿Me puedo volver adicto/a a las Flores de Bach?

Hasta el día de hoy no se ha demostrado que dicha terapia sea adictiva, al contrario, ya que las flores de Bach, en todo caso, lo que producen en nosotros es un estado anímico positivo para llevar a cabo aspectos cotidianos de la vida.

Sus efectos una vez superada por el paciente de la terapia llegan a desaparecer, es por esto mismo que no se convierte en adicción.  Por lo tanto podemos estar tranquilos / as en referencia a esta interesante pregunta.

Las Flores de Bach para niños y bebés

Si la pregunta es si las flores de Bach son seguras para este sector de la población la respuesta es sí, efectivamente. Hablamos siempre de una terapia alternativa, eso también hay que tenerlo en cuenta. Aquí se muestran algunos ejemplos de las Flores de Bach en niños así como en bebés.

  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Pesadillas Nocturnas.
  • Mojar la cama.
  • Problemas de aprendizaje
  • Para épocas de exámenes.
  • Problemas de Hiperactividad.
  • Problemas de timidez.

David Álvarez, terapeuta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here