frases de Voltaire
Frases de Voltaire

François-Marie Arouet  (1694-1778) más conocido como Voltaire, fue un escritor, filósofo, historiador y abogado francés. Considerado como uno de los principales representantes de la Ilustración, período histórico que apostó por el poder de la razón humana, la ciencia y el respeto hacia la humanidad. Encuentra en esta página la mejor recopilación de frases de Voltaire para inspirarte cada día.

Citas célebres de Voltaire

Piensa por ti mismo y deja que otros gocen del privilegio de hacerlo también.

La vida es un naufragio, pero no hay que olvidar cantar en los botes salvavidas.

El cerebro humano es un órgano complejo, con el maravilloso poder de lograr que el hombre pueda encontrar razones para seguir creyendo lo que él quiere creer.

Cuanto más tiempo nos detenemos en nuestros infortunios, mayor es su poder para hacernos daño.

Al ser incapaz de hacer que la gente sea más razonable, he preferido ser feliz lejos de ellos.

Lo que llamamos casualidad no es ni puede ser sino la causa ignorada de un efecto desconocido.

Está prohibido matar; por lo tanto, todos los asesinos son castigados a menos que maten en gran número y bajo el sonido de las trompetas.

Lo superfluo, algo muy necesario.

El mundo me da vergüenza, y no puedo soñar que existe este reloj y no tiene ningún relojero.

El sentido común no es tan común.

La perfección se alcanza poco a poco, lentamente; requiere la mano del tiempo.

No sé dónde voy, pero sí que estoy en mi camino.

El optimismo es la locura de insistir en que todo está bien cuando somos miserables.

No es suficiente con vencer; hay que aprender a seducir.

Si este es el mejor de los mundos posibles, ¿entonces cómo están los demás?

El hombre es libre en el instante en que él lo quiere ser.

Hay verdades que no son para todos los hombres, ni para todos los tiempos.

La historia nunca se repite. El hombre siempre se hace.

Para tener éxito en el mundo no es suficiente ser estúpido, también hay que ser educado.

La libertad de pensamiento es la vida del alma.

El más feliz de todas las vidas es una soledad ocupada.

Todo hombre es una criatura de la edad en la que vive, y pocos son capaces de elevarse por encima de las ideas de la época.

Con libros es como con los hombres: un número muy pequeño juega un gran papel.

La locura es pensar en demasiadas cosas demasiado rápido, o en una cosa demasiado exclusivamente.

Las mentes difieren aún más que las caras.

Nunca vivimos; estamos siempre en la expectativa de vida.

Dios nos dio el don de la vida; ahora depende de nosotros darnos el don de vivir bien.

Juzgar a un hombre por sus preguntas en lugar de por sus respuestas.

La comodidad de los ricos depende de un suministro abundante de los pobres.

El mayor consuelo en la vida es decir lo que se piensa.

Para los vivos nos debemos respeto, pero con los muertos debemos sólo la verdad.

Rara vez somos orgullosos cuando estamos solos.

Hay una gran diferencia entre hablar de engañar, y estar en silencio para ser impenetrable.

El amor es una tela decorada con la naturaleza y bordada por la imaginación.

No es la desigualdad la verdadera desgracia, es la dependencia.

El secreto de aburrir a la gente consiste en decirlo todo.

Es mejor arriesgarse a salvar a un hombre culpable que condenar a un inocente.

Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero.

Cada hombre es culpable de todo lo bueno que no hizo.

Los hombres son iguales; y no es el nacimiento sino la virtud la que hace la diferencia.

¿Es la política otra cosa que el arte de mentir deliberadamente?

El paraíso es donde estoy.

Es difícil liberar a tontos de las cadenas que veneran.

No siempre podemos obligar; pero siempre podemos hablar en forma agradable.

Sólo es inmensamente rico aquel que sabe limitar sus deseos.

Tiene que ser muy ignorante para responder a todas las preguntas que se le piden.

El secreto de no hacerse fastidioso consiste en saber cuándo detenerse.

Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo.

La debilidad en ambos lados es, como sabemos, el lema de todas las peleas.

Nuestro trabajo nos preserva de tres grandes males: el cansancio, el vicio y la necesidad.

La oportunidad de hacer el mal se encuentra cien veces al día, y de hacer el bien una vez en un año.

Cuatro mil volúmenes de la metafísica no nos enseñan qué es el alma.

Los ejemplos corrigen mucho mejor que las reprimendas.

Un gran uso de las palabras es ocultar nuestros pensamientos.

No siempre depende de nosotros ser pobres; pero siempre depende de nosotros hacer respetar nuestra pobreza.

Todos los razonamientos de los hombres no valen un sentimiento de las mujeres.

Yo conozco al pueblo: cambia en un día. Derrocha pródigamente lo mismo su odio que su amor.

La incertidumbre es una posición incómoda, pero la certeza es un absurdo.

Azar es una palabra vacía de sentido, nada puede existir sin causa.

Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo.

Cambia de placeres, pero no cambies de amigos.

Quien no tiene toda la inteligencia de su edad, tiene toda su desgracia.

Lo perfecto es enemigo de lo bueno.

Detrás de cada hombre exitoso hay una mujer sorprendida.

El hombre actual ha nacido o bien para vivir entre las convulsiones de la inquietud, o bien en el letargo del aburrimiento.

Decimos una necedad y a fuerza de repetirla acabamos creyéndola.

Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, igual que los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una.

Los que pueden hacer que creas absurdidades, pueden hacerte cometer atrocidades.

Una colección de pensamientos debe ser una farmacia donde se encuentra remedio a todos los males.

La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás.

Aquel que es demasiado pequeño tiene un orgullo grande.

El amor propio, al igual que el mecanismo de reproducción del género humano, es necesario, nos causa placer y debemos ocultarlo.

Todos los hombres nacen con una nariz y cinco dedos, pero nadie nace con un conocimiento de Dios.

Ningún problema puede resistir el asalto del pensamiento sostenido.

¿Hay alguien tan sabio como para aprender por la experiencia de los demás?

Si alguna vez, ve saltar por la ventana a un banquero suizo, salte detrás. Seguro que hay algo que ganar.

Cuando se trata de una cuestión de dinero, todo el mundo es de la misma religión.

¡Dios mío, líbrame de mis amigos! De los enemigos ya me encargo yo.

Siempre la felicidad nos espera en algún sitio, pero a condición de que no vayamos a buscarla.

La civilización no suprimió la barbarie; la perfeccionó e hizo más cruel y bárbara.

El que revela el secreto de otros pasa por traidor; el que revela el propio secreto pasa por imbécil.

Debe ser muy grande el placer que proporciona el gobernar, puesto que son tantos los que aspiran a hacerlo.

En el desprecio de la ambición se encuentra uno de los principios esenciales de la felicidad sobre la tierra.

La ignorancia afirma o niega rotundamente; la ciencia duda.

Una de las supersticiones del ser humano es creer que la virginidad es una virtud.

Muero adorando a Dios, amando a mis amigos, no odiando a mis enemigos, y detestando la superstición.

Usar, no abusar… ni la abstinencia ni el exceso nunca hace al hombre feliz.

Para el malvado, todo sirve como pretexto.

Las lágrimas son el lenguaje silencioso de dolor.

La naturaleza siempre ha tenido más fuerza de la educación.

Si no encontramos nada muy agradable, al menos vamos a encontrar algo nuevo.

Frases célebres de psicología

93 frases de Voltaire, maravillosas
Vota este artículo!

  • Interesante el caso de Sue.. Creo que no es el único caso indefensión aprendida..Me interesa saber más con el castigo lo que ocurre; Está científicamente probado??

    • Buenas tardes Alessandro.
      Efectivamente, no es el único caso. Todos los seres humanos estamos expuestos a adquirir aprendizajes acerca del fracaso. Respecto al castigo, sucede lo mismo. Pensemos en un ejemplo; imagínate siendo un niño, y teniendo un padre autoritario, que te castiga física y/o psicológicamente cuando no obtienes buenas notas en el colegio; es posible que el estrés haga que no te concentres y no rindas lo suficiente. Él te castiga y te repite que no sirves para nada, ¿no crees que sería posible que acabaras pensando que no sirves para nada, que no merece la pena intentarlo? Es un pensamiento muy común, aunque cuando lo tipificamos como “Indefensión Aprendida”, es porque el pensamiento va más allá, llegando incluso a ser invalidante en determinadas áreas.
      A tu pregunta sobre si está científicamente probado, existen ensayos al respecto de doctores como Skinner o Pavlov (entre otros), donde los sujetos actuaban de determinadas maneras, para evitar un castigo o producir un beneficio. Si quieres profundizar más sobre el tema, escríbeme de nuevo y lo comentamos.
      Saludos.

      Sheila

  • Este tipo de situacion podria pasar con alguien a quien no le han dado la libertad de decidir con quien quiera vivir????
    Algun tipo de chantaje por que hay de por medio un hijo.
    Y hasta donde podria llegar el tipo de depresion? y sobre todo….como podemos hacer ver este tipo de situacion???
    Muchas gracias por todo un saludo y un abrazo

    • Hola hellgirl. Disculpa el retraso en mi respuesta; este tipo de situación puede pasar en diferentes contextos. El único “requisito” es que la persona adquiera un aprendizaje anticipado sobre el fracaso. Piensa, por ejemplo que has intentado algo en infinidad de ocasiones y que en todas ellas has fracasado. Es posible que te preguntaras si merece la pena volver a intentarlo; en eso consiste la Indefensión Aprendida. Por otro lado, soy ferviente defensora de detectarla y así hacernos conscientes de que, muchas veces, nosotros no ponemos de nuestra parte todo lo que sería necesario para mejorar la situación, y así alimentamos (inconscientemente) seguir indefensos.
      Espero haberte ayudado y te agradezco tu aportación.
      Saludos

      Sheila