Sidarta Gautama, más conocido como Buda Gautama (563 a. C.-483 a. C.), fue un sabio en cuyas enseñanzas se fundó el budismo. Nació en la ya desaparecida república Sakia en las estribaciones del Himalaya. Enseñó principalmente en el noroeste de la India.

Es la figura central del budismo y sus relatos, discursos y reglas monásticas son creencias budistas que fueron resumidas y memorizadas por sus seguidores.

Frases célebres Buda

Conquista al enojado no enojándote; conquista a los malos con la bondad; conquista al tacaño con la generosidad, y al mentiroso al decir la verdad.

La lengua es como un cuchillo afilado… mata sin que brote la sangre.

Lo que eres es lo que has sido. Lo que serás es lo que haces a partir de ahora.

Al igual que una serpiente cambia de piel, debemos arrojar nuestro pasado una y otra vez.

La bondad debe convertirse en la forma natural de la vida, no la excepción.

No hay nada más terrible que el hábito de la duda. La duda separa a las personas. Es un veneno que se desintegra amistades y rompe las relaciones agradables. Es una espina que irrita y daña; es una espada que mata.

Cada mañana nacemos de nuevo. Lo que hacemos hoy es lo que más importa.

Nada es para siempre excepto el cambio.

Tu propósito en la vida es encontrar tu propósito, y dar todo su corazón y alma a él.

La oración más grande es la paciencia.

No hay un camino a la felicidad: la felicidad es el camino.

No creas nada, no importa donde leas, o quien lo dijo, no importa si lo he dicho yo, a no ser que esté de acuerdo con tu propia razón y sentido común.

Un momento puede cambiar un día, un día puede cambiar una vida y una vida puede cambiar el mundo.

No va a ser castigado por tu cólera; tu cólera te castigará a ti.

Cuando tú me lanzas espinas, cayendo en mi silencio se convierten en flores.

Si tu compasión no te incluye a ti mismo, es incompleta.

Es la propia mente de un hombre, no su enemigo, que lo atrae a los malos caminos.

El dolor es cierto, el sufrimiento es opcional.

El secreto de la salud para la mente y el cuerpo no es parar a llorar por el pasado, ni preocuparse por el futuro, sino vivir el momento presente con prudencia y serenidad.

Sólo hay dos errores que se comenten en el camino a la verdad: No empezar, y no llegar hasta el final.

El verdadero amor nace de la comprensión.

La amistad es la única cura para el odio, la única garantía de la paz.

El apego lleva al sufrimiento.

Aquellos que están libres de pensamientos resentidos seguro que encuentran la paz.

La mayoría de los problemas, si se les da suficiente tiempo y espacio, a la larga se desgastan.

Si tiene solución, ¿por qué lloras? Si no tiene solución, ¿por qué lloras?

La salud es el regalo más grande, la satisfacción de la mayor riqueza, la fidelidad de la mejor relación.

Una jarra se llena gota a gota.

Nada te puede dañar tanto como tus propios pensamientos sin vigilancia.

Es capaz el que piensa que es capaz.

Si no cambiamos de dirección, podemos terminar donde empezamos.

Mejor que mil palabras vacías, una palabra que traiga paz.

Recordar un mal es como llevar una carga en la mente.

Pon tu corazón en hacer el bien. Si lo haces una y otra vez, y se te llena de alegría.

Si no somos capaces de cuidar de los demás cuando necesitan ayuda, ¿quién cuidará de nosotros?

Sólo se pierdes aquello a lo que te aferras.

Cualquier palabra debe ser elegida con cuidado por las personas que la escucharán y serán influidas para bien o para mal.

No sobreestimes lo que has recibido, ni envidies a otros, el que envidia no tiene paz. La muerte no se teme, si se ha vivido sabiamente.

El odio no se termina con odio, se termina con amor, es la regla eterna.

Guardar rencor es como sujetar un carbón caliente con la intención de lanzárselo a alguien más; es uno el que se quema.

La paz viene de dentro, no la busques fuera.

Así como una roca sólida es inamovible por el viento, los sabios son inquebrantables por la alabanza o la culpa.

Para enseñar a los demás, primero has de hacer tú algo muy duro: has de enderezarte a ti mismo.

La mente lo es todo. Lo que pienses, en eso te conviertes.

El camino no está en el cielo; el Camino se encuentra en el corazón.

Nunca he conocido a nadie tan ignorante del que no pudiera aprender algo.

Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado. Si un hombre habla o actúa con dolo, le sigue el dolor. Si lo hace con un pensamiento puro, la felicidad lo sigue como una sombra que nunca lo abandona.

No vivas en el pasado, no imagines el futuro, concentra la mente en el momento presente.

No hay suficiente oscuridad en todo el mundo para apagar la luz de una pequeña vela.

Yo no creo en un destino para los hombres independiente a cómo actúen; creo que les alcanzará el destino a menos que actúen.

En cualquier batalla pierden vencedores y vencidos.

Toma consciencia dónde te encuentras; de lo contrario se perderás tu vida.

Es la mente de un hombre, no sus amigos o enemigos, la que lo lleva por los caminos del mal.

Hay tres cosas que no se pueden ocultar por mucho tiempo: El sol, la luna y la verdad.

Todo ser humano es el autor de su propia salud o enfermedad.

Para tener buena salud, encontrar la felicidad verdadera en la familia y traer paz a todos, el hombre debe primero controlar su propia mente. Si lo logra, habrá llegado a la iluminación, y toda la sabiduría y virtud vendrán naturalmente a él.

No lastimes a los demás con lo que te causa dolor a ti mismo.

Nos moldean nuestros pensamientos. Aquellos con mentes libres de pensamientos egoístas producen alegría cuando hablan o actúan. La felicidad los sigue como una sombra.

A un loco se le conoce por sus actos, a un sabio también.

Somos lo que pensamos, todo lo que somos se levanta con nuestros pensamientos. Con ellos, creamos el mundo.

Miles de velas pueden ser encendidas a partir de una sola, y la vida de esa vela no se acortará. La felicidad nunca disminuirá por ser compartida.

En lo que pensamos nos convertimos.

Cuando uno se libera del gusto por lo malo, cuando está tranquilo y encuentra placer en las buenas enseñanzas, cuando se tienen estos sentimientos y se aprecian, entonces se libera del miedo.

Nadie te castigará por tu enojo, tu enojo se encargará de castigarte.

Tú te mereces tu cariño y afecto.

Todos los actos incorrectos vienen de la mente. Si la mente cambia, ¿cómo podrían permanecer esos actos?

Para vivir una vida desapegada, uno no se debe sentir dueño de nada en medio de la abundancia.

El pasado ya se ha ido, el futuro todavía no está aquí. Sólo hay un momento en que vives, y es el momento presente.

Así como una vela no brilla sin fuego, el hombre no puede existir sin una vida espiritual.

La reflexión es el camino hacia la inmortalidad; la falta de reflexión, el camino hacia la muerte.

Frases célebres

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here