frases de Abraham Maslow
Frases de Abraham Maslow

Abraham Maslow (1908-1970), fue un psicólogo estadounidense conocido como uno de los fundadores y principales exponentes de la Psicología Humanista, una corriente psicológica que postula la existencia de una tendencia humana básica hacia la salud mental, la que se manifestaría como una serie de procesos de búsqueda de autoactualización y autorrealización. Lee aquí las más interesantes y enriquecedoras frases de Abraham Maslow.

Frases célebres de Abraham Maslow

La habilidad de estar en el momento presente es un componente principal de la salud mental.

Si planeas ser algo menos de lo que eres capaz, probablemente serás infeliz todos los días de tu vida.

Uno puede elegir por ir hacia la seguridad o por avanzar hacia el crecimiento. El crecimiento debe ser elegido una y otra vez; el miedo debe superarse una y otra vez.

Si examinamos los deseos que, por término medio, tenemos en la vida cotidiana, comprobamos que tienen una característica importante: son generalmente medios para alcanzar un fin más que fines en sí mismo

La necesidad de conocer y de entender se ven en la primera y segunda infancia, quizás incluso más fuertemente que en la edad adulta

Pero una necesidad que está satisfecha, deja de ser una necesidad.

En apariencia, los medios en sí mismos son más universales que las vías por las que se consiguen esos fines, porque dichas vías están determinadas localmente por su cultura específica.

Las personas que calificamos de enfermas son las que no son ellas mismas, las que se han creado toda clase de defensas neuróticas.

El hecho es que la gente es buena. Dale a la gente afectividad y seguridad y ellos darán afectividad y estarán seguros en sus sentimientos y comportamientos.

Hemos llegado al punto de la historia biológica donde somos ya responsables de nuestra propia evolución. Nos hemos convertido en autoevolucionadores. La evolución significa seleccionar y, por tanto, escoger y decidir, y eso significa valorar.

Si tu única herramienta es un martillo, tiendes a tratar cada problema como si fuera un clavo

En resumidas cuentas, el músico debe tocar, el pintor debe pintar y el poeta debe escribir, si quieren vivir en paz consigo mismos.

La personalidad del llamado psicópata es otro ejemplo de la pérdida permanente de las necesidades de amor. Una forma de comprender esta disfunción de la personalidad es que las personas que carecieron de amor en los primeros meses de su vida, sencillamente han perdido ese deseo para siempre, así como la capacidad de dar y recibir afecto.

Se independiente de la buena opinión de otras personas.

No se puede elegir sabiamente una vida a menos que se atreva uno a escuchar a sí mismo, a su propio yo, en cada momento de la vida.

Cuando la gente parece ser otra cosa que buena y decente, es solo porque están reaccionando al estrés o a la deprivación de necesidades como la seguridad, amor y autoestima.

Podríamos definir la terapia como una búsqueda de valor.

Yo quería probar que los seres humanos son capaces de algo más grande que la guerra, el prejuicio y el odio. Quería lograr que la ciencia considerara todos los problemas que los no científicos han manejado: la religión, la poesía, los valores, la filosofía, el arte. Seguí con ellos intentando comprender a la gente grande, a los mejores especímenes de la humanidad que pudiera encontrar.

La verdad de la vida más extraña y difícil de creer, irónicamente surge del temor a nuestro propio éxito.

Lo que un hombre puede ser, lo debe ser. Esta necesidad la llamamos autorealización.

No obstante, la característica común de las necesidades de autorrealización consiste en que su aparición se debe a alguna satisfacción anterior de las necesidades fisiológicas y las de estima, amor y seguridad.

Caminarás delante hacia el crecimiento o caminarás hacia atrás hacia la seguridad.

En última instancia, los músicos deben hacer música, los artistas deben pintar, los poetas deben escribir, si quieren estar en paz consigo mismo. Lo que los humanos pueden ser, es lo que deben ser. Deben ser auténticos con su propia naturaleza.

La buena sociedad es aquella en la que la virtud es recompensada.

A los niños no hace falta enseñarles a ser curiosos.

Hay aquí dos hechos importantes: primero, que el ser humano nunca está satisfecho, excepto de una forma relativa o como si fuese sólo el peldaño de una escalera, y segundo, esas necesidades parecen ordenarse en una especia de jerarquía de predominio.

El falso optimismo tarde o temprano significa desilusión, odio y desesperanza.

Probablemente son ciertos los efectos psicopatológicos cuando se frustran las necesidades básicas.

Ciertamente se debe señalar que un niño que está intentando conseguir un determinado objeto de valor para él, pero que se ve limitado por una barrera de algún tipo, determina no sólo que el objeto sea de valor, sino también que una barrera es una barrera.

Lo que hay que cambiar en una persona es la consciencia de sí mismo.

Los problemas más difíciles se presentan al examinar la naturaleza de la autorrealización. Se puede decir de las personas en este nivel de desarrollo motivacional, que sus acciones y creaciones son en alto grado espontaneas, francas, abiertas, autor reveladores, inéditas y, por tanto, expresivas.

Las desgracias, las inquietudes y las zozobras del mundo actual se deben a que la gente vive muy por debajo de su capacidad.

Debemos enseñar a la gente a prestar atención a sus propios gustos. Muchos no lo hacen.

La autorrealización es crecimiento intrínseco de lo que ya está dentro del organismo o, para ser más precisos, de lo que el organismo es él mismo.

El secretismo, la censura, la falta de honestidad y el bloqueo de la comunicación amenazan todas las necesidades básicas.

La satisfacción de una necesidad crea otra.

La independencia del entorno logra una relativa estabilidad ante un golpe duro, las privaciones, los palos, las frustraciones y cosas parecidas. Estas personas pueden mantener una serenidad relativa en medio de circunstancias que a otras personas las podría llevar al suicidio. También se les describe como autosuficientes.

No es normal saber lo que queremos. Es un extraño y difícil logro psicológico.

Cualquier teoría de la motivación que merezca la pena debe tratar las capacidades superiores de la persona fuerte y sana, así como también las maniobras defensivas de los espíritus paralizados.

El estudio de la motivación debe ser, en parte, el estudio de los fines, de los deseos o de las necesidades últimas del ser humano

Las personas no son malvadas, son desgraciadas.

En realidad, las personas auto realizadas, las que han llegado a un alto nivel de madurez, salud y autosatisfacción, tienen tanto que enseñarnos que, a veces, casi parecen pertenecer a una especia diferente de seres humanos.

La satisfacción de la necesidad de autoestima conduce a sentimientos de autoconfianza, valía, fuerza, capacidad y suficiencia, de ser útil y necesario en el mundo.

La mayoría de nosotros podríamos ser mejores de lo que en realidad somos.

Tememos a nuestras máximas posibilidades. Por lo general nos asusta llegar a ser aquello que vislumbramos en nuestros mejores momentos, en las condiciones más perfectas y de mayor coraje.

No se puede elegir sabiamente una vida a menos que se atreva uno a escuchar a sí mismo, a su propio yo, en cada momento de la vida.

Un músico debe hacer música, un artista debe pintar, un poeta debe escribir. Lo que un hombre puede ser, debe serlo.

Muchos de nosotros, la mayor parte del tiempo no nos escuchamos, sino que escuchamos las voces introyectadas de mamá, papá, el sistema, los mayores, la autoridad o la tradición.

He aprendido que el novato a menudo puede ver cosas que el experto no ve. Lo necesario es no tener miedo a cometer errores o a parecer ingenuo.

Según aumentan los ingresos la gente desea y se esfuerza activamente por cosas que nunca hubiera soñado unos años antes.

Frases célebres de psicología

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here