via-mesolimbica

Experimentar cosas tan simples como sentir alegría al volver a ver a alguien que queremos o sentir placer al tomar una buena taza de café, no sería posible si las diferentes zonas de nuestro cerebro no se conectaran unas a otras mediante el neurotransmisor dopamina, que viaja enviando señales a través de diferentes rutas. Una de esas rutas es la vía mesolímbica, cuya función es fundamental para nuestra supervivencia. ¿Quieres saber más sobre ella? En este artículo hablamos sobre esta importante vía del cerebro.

¿Qué es la vía mesolímbica?

La vía mesolímbica es una ruta cerebral constituida por un conjunto de neuronas dopaminérgicas que conectan diferentes zonas del cerebro formando un circuito esencial para nuestro correcto funcionamiento. Esto quiere decir que las neuronas dopaminérgicas envían información unas a otras siguiendo una ruta gracias a la dopamina, un neurotransmisor muy importante en nuestro sistema nervioso que permite enviar señales entre neuronas relacionadas con las respuestas emocionales, motoras y cognitivas del organismo ante ciertos estímulos.

La vía mesolímbica es una de las cuatro principales vías dopaminérgicas que existen en nuestro cerebro, además de la vía mesocortical, la vía nigroestriatal y la vía tuberoinfundibular. Estas rutas tienen en común la conexión entre distintas partes del encéfalo a través de la transmisión de dopamina.

Localización de la vía mesolímbica

La vía o ruta mesolímbica conecta el mesencéfalo con el sistema límbico. Esto se sucede a través de la proyección de neuronas dopaminérgicas desde el área tegmental ventral, en el mesencéfalo, con el cuerpo estriado ventral, entre los que se encuentra el núcleo accumbens. Además, se relaciona con otras estructuras como la amígdala, el hipocampo o la corteza prefrontal.

cortex-prefrontal-amigdala

Estructuras principales

Estos son algunos de los principales componentes de la vía mesolímbica:

  • Área tegmental ventral: Situada en el mesencéfalo, esta estructura contiene neuronas dopaminérgicas, GABAérgicas y glutamatérgicas. Es una de las principales áreas dopaminérgicas y constituye la sede del cuerpo de las neuronas dopaminérgicas del sistema mesolímbico.
  • Núcleo Accumbens: Situado en el estriado ventral, forma parte del sistema límbico y se compone sobre todo por neuronas espinosas medianas. Sus proyecciones llegan desde, además del área tegmental ventral, la corteza prefrontal y la amígdala. Al igual que el área tegmental ventral, tiene un papel muy importante en los procesos de recompensa cerebrales aumentando los niveles de dopamina al recibir señales de estas áreas y creando respuestas placenteras y emocionales entre muchas otras funciones.
  • Amígdala: La amígdala es una importante estructura formada por núcleos neuronales y localizada en el lóbulo temporal, que forma parte del sistema límbico y cuyo principal cometido es el procesamiento y almacenamiento de emociones.
  • Hipocampo: El hipocampo es una región cerebral situada en el lóbulo temporal que posee una función principal en los procesos de consolidación de memoria y aprendizaje. Una lesión en el hipocampo imposibilitaría crear recuerdos específicos.
  • Corteza prefrontal: Situada en el lóbulo frontal, la corteza prefrontal es la importante área de nuestro cerebro que se encarga del control cognitivo, algo así como una directora de nuestros procesos cognitivos, en los que se incluyen la resolución de problemas, la toma de decisiones o la atención. Esta se proyecta a muchas zonas incluyendo el núcleo accumbens.

via-mesolimbica

Funciones de la vía mesolímbica

Las principales funciones de la vía mesolímbica se relacionan con la experimentación de la recompensa o del placer, así como la sensación de motivación y el aprendizaje por refuerzo o emocional. Por ejemplo, cuando sentimos placer sexual o experimentamos motivación al ir a una cena con amigos, la vía mesolímbica tendría mucho que ver con estas sensaciones.

Es muy importante el papel que posee en la motivación hacia el placer y la recompensa ya que cuando se produce una lesión en esta vía, la motivación para conseguir un refuerzo baja. Esta vía está muy implicada en la sensación de placer ante las drogas y ante la experimentación de alucinaciones y delirios.

Trastornos en los que está implicada

La vía mesolímbica posee un importante papel en diferentes trastornos como la adicción a las drogas. Cuando las drogas que han producido altos niveles de dopamina en estas vías dejan de consumirse, se produce un descenso de estos niveles que causa un gran malestar a las personas que experimentan los síntomas que conforman el síndrome de abstinencia.

Además de en otros trastornos como la depresión o los trastornos alimentarios, la vía mesolímbica tiene un gran papel en la esquizofrenia. Concretamente parece que esta ruta se asocia con los síntomas psicóticos positivos, especialmente las alucinaciones auditivas y los delirios, con una gran hiperactividad en la vía mesolímbica, así pues, cuando los pacientes toman fármacos que disminuyen la cantidad de dopamina bloqueando los receptores dopaminérgicos, los síntomas positivos se reducen o desaparecen. Esto no solo sucede en pacientes esquizofrénicos sino en otras personas que experimentan psicosis como la inducida por drogas, manía o demencia.

Enlaces de interés

https://psychopharmacologyinstitute.com/antipsychotics-videos/dopamine-pathways-antipsychotics-pharmacology/

https://www.sciencedirect.com/topics/neuroscience/mesolimbic-pathway

La vía mesolímbica, estructura y función
5 (100%) 5 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.