tricotilomania

La tricotilomanía es un tipo de trastorno del control de los impulsos. Las personas con este desorden son conscientes de que se están haciendo daño al actuar de esta forma, dejándose llevar por los impulsos, pero aun así no logran detenerse. Suelen arrancarse el pelo cuando están estresados ​​como una forma de tratar de calmarse.

¿Qué es la tricotilomanía?

El trastorno de tricotilomanía consiste en la necesidad irrefrenable de tener que tirarse del pelo, siendo lo más habitual el de la cabeza, aunque también puede darse en el caso de las cejas y las pestañas.

Y no es que suceda porque la persona en cuestión no sepa, no sienta o no sea consciente del daño que puede hacerse. Lo es. Pero, pese a ello, no puede refrenar la necesidad de llevar a cabo esta práctica.

Sin embargo, no es algo que hagan continuamente, sino que es un mecanismo para soportar la presión y el estrés, tratando de calmarse.

Se trata de una condición que aparece hacia los 13 años de edad y que, en psiquiatría, está catalogada como un trastorno de control de impulsos, al igual que sucede con la cleptomanía o la piromanía.

En cuanto a las personas afectadas, encontramos que el 1% de la población sufre de este problema, y que se da por igual en hombres en mujeres. En realidad, según los casos registrados, se da un poco más en las mujeres, pero, según parece, eso se debe a que ellas buscan tratamiento con más frecuencia, por lo que aparecen más veces en los registros.

¿Cuáles son los síntomas de la tricotilomanía?

Los síntomas más frecuentes de la tricotilomanía son los siguientes:

  • Arrancarse el pelo de forma recurrente hasta que se hace visible la pérdida del mismo.
  • Sentimiento de tensión en el momento justo anterior de tirarse del pelo.
  • Percepción de tensión y estrés al intentar refrenar el impulso.
  • Sentimiento de liberación, placer y calma al tirar del pelo.
  • Esta alteración comporta un importante deterioro social, laboral y en algunas otras áreas del día a día (por ejemplo, una baja autoestima por la alopecia parcial que se deriva de este trastorno).

¿Cómo se inicia la tricotilomanía? ¿Por qué sucede? ¿Cuáles son sus causas?

Normalmente, la tricotilomanía aparece por primera vez hacia los 13 años. Puede darse antes, pero no es lo habitual. Lo más generalizado es que aparezca en la adolescencia temprana.

El desencadenante suele ser un evento estresante, como el abuso, un conflicto familiar, la muerte de alguien cercano, un cambio en el colegio o en el entorno, etc. En definitiva, una situación que el joven no puede terminar de entender y que le estresa.

Hay algunos expertos que afirman que puede haber, también, algún tipo de influencia hormonal. Es decir, que no aparece por la pubertad ni por el evento estresante, sino por la confluencia de ambos.

Pero, en realidad, no se conoce ninguna causa específica para que aparezca este trastorno. Algunos investigadores consideran que es posible que haya un desajuste neuroquímico a nivel cerebral (algún tipo de déficit de serotonina), pero no está confirmado.

La opinión más generalizada es que es una combinación de factores hormonales ligados a cierta predisposición genética, y que el elemento desencadenante es una circunstancia traumática.

Es decir, que una persona puede tener esa predisposición genética y los factores hormonales que podrían hacer que apareciese el trastorno, pero, si no aparece el evento traumático, no llegar a desarrollarlo.

Del mismo modo, una persona puede sufrir eventos traumáticos, pero, si no tiene dicha predisposición y esos problemas hormonales, no llegar a aparecer la tricotilomanía.

No obstante, como decimos, las causas no están claras.

Trastornos asociados y comorbilidad

La tricotilomanía suele ir acompañada de Trastorno Obsesivo Compulsivo, como la necesidad irrefrenable de contar o de lavarse las manos. De hecho, muchos expertos consideran que la tricotilomanía es un tipo de TOC, dado el grado de semejanza entre ambos trastornos.

También es frecuente que aparezca algún tipo de trastorno depresivo, por lo que muchos expertos han apuntado a que puede haber una relación entre los neurotransmisores implicados en la depresión y la tricotilomanía. Ambos trastornos (y también el TOC) se vinculan a un bajo nivel de serotonina.

Sin embargo, no todos los expertos coinciden en este último razonamiento. Muchos de ellos no consideran que haya una misma causa para ambos problemas, sino que la causa de la depresión y los bajos niveles de autoestima es, precisamente, la tricotilomanía y las complicaciones para el día a día que ésta genera.

Como puedes ver, la tricotilomanía está muy relacionada con el estrés postraumático y es un tipo de ansiedad y depresión clínica que lleva a arrancarse el cabello y que normalmente presente en pacientes con un trastorno obsesivo-compulsivo. ¡Esperamos que esta información te haya resultado útil y, si tienes cualquier duda, puedes dejárnosla en los comentarios!

La tricotilomanía, calmar la ansiedad arrancándose el pelo
4.8 (95%) 4 votos