tradición sobrenatural en la psicopatología

Hubo un tiempo en el que la enfermedad mental se explicó como algo desvinculado de la naturaleza humana, como un hecho sobrenatural. Ha habido diferentes concepciones de la psicopatología desde los tiempos primitivos hasta la Edad Media.

En ocasiones, se asoció a factores como la posesión demoníaca, o a un desequilibrio de fluidos y fuerzas interiores. Solo las épocas más recientes, quedó establecido que debía ser causada por alteraciones en el sistema nervioso o por procesos “mentales” alterados.


La tradición sobrenatural en la psicopatología

Las primeras y más antiguas formas de explicación de la conducta anormal fueron las que atribuían su origen a causas mágicas y sobrenaturales. Aquellas sociedades trataban de comprender y explicar el comportamiento desde sus creencias y desde el desconocimiento científico.

La enfermedad mental se trataba con prácticas como las siguientes:

  • Encerramientos
  • Castigos
  • Exorcismos

Aunque estos métodos, ciertamente primitivos, están hoy en día desacreditados, dieron lugar a los primeros enfoques terapéuticos, por así decir.

Quedaba claro que se debía hacer algo para curar los síntomas más indicativos de posesión espiritual y/o demoníaca.

Aunque no existe mucha evidencia sobre cómo consideraban las civilizaciones prehistóricas a las conductas anormales, se tienen algunos restos arqueológicos que muestran formas particulares de perforación de los huesos craneales. Una práctica conocida como trepanación.

trepanación
Cráneo humano al que se le ha practicado una trepanación

La finalidad de la trepanación dentro de la tradición sobrenatural era hacer agujeros para en el cráneo para que los espíritus malignos pudieran escapar por ellos. En yacimientos de todos el mundo existen evidencias de estas prácticas ancestrales, por lo que parece que era algo extendido.

La idea de la posesión

Se puede decir que la tradición sobrenatural se basaba fuertemente en la idea de la posesión por parte de malos espíritus, los cuales, manejaban la mente de las personas, dando como resultado una alteración en el comportamiento, el juicio y otros síntomas físicos.

Esta doctrina se conoce como demonología, y es la teoría que explica la cantidad de cráneos trepanados encontrados en distintas zonas de Perú y del resto del mundo.

Esta hipótesis no es la única explicación, ya que existen otras tesis donde las perforaciones pudieron ser producto de prácticas para liberación de presión intracraneal o simplemente traumas de algún tipo de enfrentamiento entre grupos.

La historia del exorcismo y su relación con la salud mental

Representación medieval de un demonio

La historia del exorcismo es muy antigua y se remontan a varios miles de años antes de Cristo. Se tiene constancia de documentos procedentes de sociedades preclásicas como hebreos, chinos y egipcios.

El exorcismo era un ritual religioso por el que se trataba de obtener el favor de deidades benignas con el objeto de expulsar a las malignas del cuerpo del infestado y consagrar su espíritu al bien.

Prácticamente todas las culturas importantes han tenido sus propios rituales de exorcismo. Dentro de la tradición sobrenatural en la psicopatología, tal vez el exorcismo sea la más controvertida e interesante para los investigadores. De hecho, ahora se sabe mucho acerca del poder de la sugestión, y su influencia en el continuo salud-enfermedad.

El paciente poseído

En función de los síntomas que desarrollaba el paciente, los sacerdotes lo asociaban a algún tipo concreto de demonio particular. Por ejemplo, no era lo mismo hacer el mal que hablar en un idioma desconocido. La demonología era, y sigue siendo, una disciplina muy amplia y variada, sujeta a muchas interpretaciones y llena de simbología.

En los primeros años de las sociedades grecorromanas la demonología se encontraba aun presente en la explicación y tratamiento de los trastornos mentales, aunque poco a poco se iría abandonando esta concepción.

Incluso en la Edad Media, la idea de la posesión diabólica estaba aún muy presente. Además, se desarrolló la idea de posesión por parte de entes fantasmales como los íncubos y los súcubos. Asimismo, hubo un renacimiento de las creencias en seres mitológicos y sobrenaturales.

Progresivamente esta idea se fue desvaneciendo con la aparición de las teorías sobre las causas físicas y biológicas de la locura, así como con el auge de la investigación y la ciencia.

No obstante, hoy en día, y pese a la explicación de los fenómenos como la histeria y la psicosis, muchas personas siguen creyendo en que las posesiones diabólicas y fantasmales existen. Tal vez eso explique el éxito que tienen las películas como El Exorcista y otras similares. Algo muy dentro de nosotros quiere creer y a la vez no creer en lo sobrenatural.

Referencias

Peña-Herrera, B. (2018) Psicopatología General. Samborondón: Universidad Espíritu Santo – Ecuador.



Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego». Desde 2010 ha ejercido profesionalmente como psicólogo clínico y forense, escritor, formador, profesor universitario, conferenciante internacional y colaborador con diversos medios de comunicación. Sus principales líneas de investigación son la psicología, mitología, simbología y la hermenéutica antropológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here