Para qué se utiliza la Terapia Interpersonal

Relacionarnos con otras personas, ya sea con la familia, la pareja, los amigos, los compañeros de trabajo, etc., es parte esencial de lo que nos hace humanos. La gran mayoría de estas relaciones enriquecen nuestras vidas y nos ofrecen una interacción social vital. Las relaciones son, sin embargo, muy complejas por naturaleza y la forma en que tratamos con ellas pueden tener un impacto significativo en nuestro bienestar mental.

La Terapia Interpersonal se centra principalmente en la forma en que nuestras relaciones nos afectan y también cómo otros problemas de salud mental pueden afectar a nuestras relaciones. Ayudándonos en una variedad de problemas, esta terapia se recomienda para ayudar a tratar la depresión, la ansiedad y los trastornos de la alimentación.

¿Qué es la Terapia Interpersonal?

La Terapia Interpersonal es una terapia estructurada, limitada en el tiempo que normalmente trabaja en cuestiones de relación interpersonal. La creencia subyacente de la Terapia Interpersonal es que los síntomas psicológicos (como la depresión) son a menudo una respuesta a las dificultades que tenemos debido a una interacción defectuosa con los demás. Los síntomas resultantes pueden entonces afectar a la calidad de estas interacciones, causando un círculo vicioso. La hipótesis detrás de esta terapia es que una vez que una persona es capaz de interactuar más eficazmente con los que le rodean, los síntomas psicológicos mejorarán.

Es un tipo de terapia que se considera breve, lo significa que tendrá una fecha de finalización (alrededor de 12-16 sesiones se considera la norma) y se centrará en sólo un par de cuestiones clave. Por esta razón, esta terapia es el más adecuada para las personas con problemas rápidamente identificables.

¿Qué puedo esperar de la Terapia Interpersonal?

Las primeras sesiones de Terapia Interpersonal se utilizan normalmente como medio de evaluación, lo cual permite al terapeuta obtener una mejor comprensión de lo que lo preocupa y lo que espera obtener de la terapia. Junto con su terapeuta tendrá la oportunidad de identificar los problemas interpersonales que desea tratar y clasificarlos en orden de importancia. A continuación, se pasa a trabajar sobre las principales cuestiones planteadas.

En las próximas sesiones se abordarán estas preocupaciones con el fin de comprenderlas mejor, aprender a hacer ajustes y aplicar estos ajustes fuera de sus sesiones de terapia. Para ayudar a este proceso su terapeuta le ofrecerá apoyo de diferentes maneras, incluyendo las siguientes:

  • Aclaración de sus problemas
  • Análisis de la comunicación
  • Escucha de apoyo

A diferencia de otras terapias más introspectivas y abiertas, la Terapia Interpersonal se centra por completo en los asuntos identificados. Esto garantiza un resultado óptimo en un tiempo mínimo.

Hacia el final de las sesiones, usted y su terapeuta discutirán sobre los problemas más importantes como finalización de su terapia. Este es también un momento ideal para poner a punto y asegurarse de saber aplicar las habilidades aprendidas para hacer frente de manera eficiente a las diferentes situaciones de la vida cotidiana una vez que la terapia ha terminado.

Las técnicas de Terapia Interpersonal

Todas las sesiones de terapia varían de acuerdo a las circunstancias individuales, sin embargo, hay ciertas técnicas que pueden ser de especial utilidad con la Terapia Interpersonal. Éstas incluyen:

  • Identificación de sus emociones – Para algunos de nosotros, identificar con precisión la emoción que sentimos en un momento dado puede ser difícil. Un terapeuta interpersonal puede ayudarle a identificar las emociones desde una perspectiva imparcial.
  • Expresión de la emoción – Esto implica ayudar a expresar sus emociones de una manera más saludable.
  • Hacer frente a los problemas del pasado – A veces las relaciones que tenía en el pasado pueden afectar a la forma de interactuar en el presente. Parte de la terapia implica buscar en su pasado para ver si se han formado algunos patrones.

Áreas donde puede ayudar la Terapia Interpersonal

Como ya hemos comentado, lo que ofrece la Terapia Interpersonal principalmente es mejorar la forma en que interactuamos con los que nos rodean. Los tipos de problemas abordados normalmente dentro de esta terapia son los siguientes:

  • Conflictos interpersonales: Los conflictos pueden aparecer en una gran variedad de entornos, incluyendo familiares, sociales, conyugales, escuela o lugar de trabajo, etc. Normalmente surgen de las diferentes expectativas de una determinada situación. Si estos tipos de conflictos provocan un malestar significativo, merece la pena analizar dentro de este tipo de terapia.
  • Transiciones de roles: Esto se refiere a un cambio de circunstancias personales, por ejemplo a maternidad o paternidad, un cambio de trabajo o en el propio trabajo, un cambio en el estado civil o un evento de la vida que requiere de adaptación. Estos cambios se pueden experimentar como las pérdidas, lo que lleva a la depresión o la ansiedad.
  • Control del duelo: Cuando alguien cercano fallece, los sentimientos de dolor y pérdida son totalmente naturales. Si el dolor permanece, o se considera que dure más allá del tiempo “normal” para el duelo, puede ser algo que se puede tratar durante la terapia.
  • Déficits interpersonales: Esta categoría incluye las relaciones que alguien siente que le debilitan de alguna manera, o relaciones que no se tiene. Esto podría ser una mala relación con un hermano o una falta de amigos con los que siente que puede confiar, por ejemplo. La Terapia Interpersonal puede ayudar a identificar estos déficits y ofrecer vías de solución.
  • La depresión: Se considera especialmente útil para las personas con depresión. Los estudios sugieren que un curso de Terapia Interpersonal puede ser al menos tan eficaz como el tratamiento a corto plazo con antidepresivos. Originalmente Terapia Interpersonal se desarrolló para ayudar a los adultos con depresión, pero también se ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de la depresión en adolescentes y niños. A medida que la depresión suele ser una condición recurrente, los afectados se les aconseja complementar su Terapia Interpersonal con otra forma de terapia de mantenimiento. Esto significa que, además de sus sesiones de Terapia Interpersonal, puede complementar el tratamiento con psicofármacos u otras psicoterapias.

Todas las Terapias Psicológicas

La Terapia Interpersonal
5 (100%) 1 voto.

2 Comentarios

  1. No veo por ningún sitio que cites a la fuente y me parece importante. Así que aporto este dato:

    La IPT fue desarrollada por Gerald I. Klerman et al. en la década de 1970 como una alternativa breve, concisa y complementaria para el tratamiento de la Depresión Mayor. Tanto su eficacia, comprobada en numerosos estudios empíricos, como su adaptabilidad al modelo médico, han contribuido al notable desarrollo que la IPT ha experimentado en las dos últimas décadas. En este período su aplicación clínica no sólo se ha expandido a numerosas patologías psiquiátricas, sino que ha podido ser adaptada a tratamientos ultra breves, de largo plazo, a formatos de pareja y a intervenciones grupales. El contexto científico-empírico del origen y desarrollo de la IPT explica por qué este tratamiento parece estar asumiendo un liderazgo en el campo de las psicoterapias específicas, superando a las terapias de orientación dinámica y, en algunos casos, a la terapia cognitivo-conductual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.