Prosopagnosia o Agnosia Facial

¿Qué es la Prosopagnosia?

La Prosopagnosia es un trastorno neurológico caracterizado por la incapacidad de reconocer las caras. La prosopagnosia también se conoce como la ceguera de las caras o agnosia facial.

Dependiendo del grado de deterioro, algunas personas con prosopagnosia solamente pueden tener dificultades para reconocer una cara familiar, otros serán incapaces de discriminar entre las caras de desconocidos, o llegar al caso más extremo de no poder distinguir una cara de un objeto. Algunas personas con este trastorno son incapaces de reconocer su propio rostro.

Causas de la Prosopagnosia

La prosopagnosia no está relacionada con la disfunción de la memoria, problemas de visión o problemas de aprendizaje.

La prosopagnosia se piensa que es el resultado de anomalías, daños o deterioro en la circunvolución fusiforme derecha, un pliegue en el cerebro que aparece para coordinar los sistemas neurales que controlan la percepción facial y la memoria. Puede ser consecuencia de un accidente vascular cerebral (AVC), un traumatismo cerebral o ciertas enfermedades neurodegenerativas. En algunos casos se trata de un trastorno congénito, presente en el nacimiento, en ausencia de cualquier otro daño cerebral. La prosopagnosia congénita parece ser hereditaria, lo que hace que sea probable que sea el resultado de una mutación genética. Un cierto grado de prosopagnosia a menudo se encuentra presente en los niños con autismo y síndrome de Asperger, y puede ser la causa de su daño en el desarrollo social.

Prevalencia de la Prosopagnosia

Hasta hace unos años se pensaba que la prosopagnosia era un trastorno extremadamente raro, pero  actualmente conciencia pública ha aumentado, y cada vez se conocen más personas que lo padecen. Las últimas estimaciones sugieren que al menos 1 de cada 50 personas pueden experimentar dificultades de reconocimiento facial lo suficientemente graves como para afectar su vida cotidiana. Lamentablemente, algunas personas desarrollan la ansiedad y la depresión como resultado de las dificultades sociales que experimentan.

Personajes famosos con Prosopagnosia

Existen prosopagnósicos declarados bien conocidos que incluyen el actor Brad Pitt, el co-fundador de Apple, Steve Wozniak y el autor y el neurólogo recientemente fallecido, Oliver Sacks.

Brad Pitt, Steve Wozniak y Oliver Sacks

Dificultades y mecanismos de compensación de los prosopagnósicos

Los prosopagnósicos a menudo encuentran formas alternativas para reconocer los rostros. Por ejemplo, muchos buscan la forma reconocer a una persona por un rasgo facial inusual (tales como una nariz característica, bigote, etc.), la voz, el peinado, la ropa o la forma en que se mueven.

Las personas con este trastorno a menudo esperan que sean los otros los que inicien una conversación, para poder identificarlos por su voz. En los entornos en los que la gente usa ropa similar, como la escuela o un trabajo donde se llevan uniformes, el reconocimiento de los demás les resulta todavía más difícil. Además, pueden dejar de reconocer a alguien si han cambiado su peinado o se ha puesto en un sombrero.

En la escuela, los niños con esta afección pueden tener problemas para reconocer amigos y maestros. Como adultos, algunos eligen deliberadamente carreras que no requieran un contacto frecuente cara a cara, y muchos evitan situaciones sociales potencialmente difíciles.

Loes prosopagnósicos pueden tener dificultades para seguir el argumento de series, películas o programas de televisión, debido a problemas de reconocimiento de las caras en diferentes escenas. En los casos graves, los pacientes pueden incluso luchar para reconocer a los miembros de la propia familia.

A menudo los prosopagnósicos se culpan a sí mismos, atribuyendo sus dificultades de reconocimiento facial a la falta de atención o la mala memoria. Por desgracia, este tipo de interpretaciones pueden ser reforzadas por los padres y profesores, sin darse cuenta de la condición. Sin embargo, la ceguera de las caras no está relacionada con  la inteligencia general, la atención, la memoria y la capacidad cognitiva. A menudo, aprender más sobre su trastorno y descubrir que no están solos resulta un gran alivio para estos enfermos.

¿Existe algún tratamiento para la Prosopagnosia?

No hay cura para la prosopagnosia, por lo que los que la padecen deberán aprender a tener en cuenta otras señales (color de pelo, rasgos faciales distintivos, estatura, voz…) que les ayuden a identificar a sus amigos, miembros de la familia y conocidos.

Por desgracia, la prosopagnosia puede ser socialmente muy paralizante. Aunque los adultos a menudo utilizan otras estrategias para identificar a las personas, estas no son tan eficaces como el reconocimiento de una cara. Los niños con prosopagnosia congénita nacen con esta incapacidad y nunca llegan a poder reconocer bien las caras. Una mayor conciencia de lo que son los trastornos del espectro autista, que implican deficiencias de comunicación como la prosopagnosia, es probable que ayude a mejorar su comprensión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here