Recientes investigaciones encuentran que la forma en cómo se produjo la primera experiencia sexual durante la adolescencia y los lazos románticos en la edad adulta están relacionados

En su estudio, la psicóloga científica Paige Harden investigó cómo el momento de la iniciación sexual en la adolescencia influye en los resultados románticos posteriores, como por ejemplo, si las personas se casan o viven con sus parejas, cuántas parejas románticas llegan a tener, y si que están satisfechos con su relación o no en la edad adulta.

Para responder a estas preguntas, Harden y sus colegas de la Universidad de Texas en Austin utilizaron datos del Estudio Nacional Longitudinal de Salud Adolescente realizado entre hermanos del mismo sexo, que fueron seguidos desde la adolescencia (alrededor de 16) y hasta la edad adulta joven (alrededor de 29).

Los hallazgos de Harden se presentaron en un artículo de investigación publicado en la revista Psychological Science, de la Asociación para la Ciencia Psicológica.

Al parecer y para empezar, los que tenían la primera experiencia sexual en edades más tardías, por lo general, lograban un mayor nivel educativo y mayores ingresos familiares en la edad adulta, en comparación con los que las tenían en edades más tempranas.

Las personas que tuvieron una primera experiencia sexual más tarde también eran menos propensos a estar casados y tenían menos parejas románticas en la edad adulta.

Entre los sujetos que estaban casados o vivían en pareja, la iniciación sexual más tardía también se asoció a menores niveles de insatisfacción con su pareja durante la edad adulta.

Los investigadores encontraron que estas asociaciones sobre la experiencia sexual tardía no se modificaban cuando se tomaron en cuanta los factores genéticos y ambientales. Tampoco podían explicarse por las diferencias en el nivel educativo de los sujetos, los ingresos o la religiosidad, ni por las diferencias en la participación de los adolescentes en citas, o su atractivo corporal.

Los expertos creen que los resultados afirman que el momento de la primera experiencia con las relaciones sexuales predice la calidad y la estabilidad de las relaciones románticas en la edad adulta joven.

Los investigadores también dicen que los datos sugieren que la iniciación temprana no es un factor “riesgo” tanto como la iniciación tardía es un factor “protector” en la conformación de los resultados de las relaciones de pareja en el futuro.

Según Harden, hay varios mecanismos posibles que podrían explicar esta relación.

Uno de ellos sería que las personas que tienen el primer encuentro sexual más tarde también tienen ciertas características específicas de personalidad (por ejemplo, un estilo de apego seguro) que tienen efectos en el retraso sexual y la calidad de la relación.

Otro aspecto podría ser que fueran más selectivos en su elección de parejas sentimentales y sexuales, de ahí que aparezca este retraso en entrar en relaciones íntimas, a menos que piensen que vayan a ser realmente satisfactorias.

Por último, Harden dijo que es posible que “los individuos que tienen relaciones íntimas en edades más tardías, después de que hayan acumulado mayor madurez cognitiva y emocional, pueden aprender habilidades de relación más eficaces que los individuos que aprenden patrones de relaciones íntimas cuando todavía son adolescentes.”

Los expertos aseguran que se necesita investigación adicional para corroborar cuál de estos mecanismos puede ser en realidad el mayor indicador de asociación entre el momento del primer encuentro sexual y los resultados en las relaciones de pareja del futuro.

Según ella: “Estamos empezando a entender cómo las experiencias sexuales de los adolescentes influyen en su desarrollo y relaciones en el futuro“.

La primera relación sexual y sus efectos en futuras relaciones
4.8 (96%) 5 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.