¿Qué es la pregunta del milagro? 6 pautas para elaborarla

Verificado Redactado por Isbelia Farias. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 29 abril 2021.

La pregunta del milagro es una técnica muy puntual en psicoterapia para evocar brevemente una solución.

Lo que se pretende lograr con la pregunta del milagro es ayudar a que el paciente pueda ver más allá del problema que se le presenta en la actualidad.

Además, con la pregunta del milagro, el terapeuta le puede hacer acompañamiento encaminado hacia la búsqueda de soluciones.

La pregunta del milagro

Las personas, cuando atraviesan un problema, generalmente tienen muchos pensamientos que les hacen sentir saturación mental.

Además, se pueden presentar ideas rumiantes, pensamientos de tipo obsesivos, entre otros.

Todo esto le impide ver más allá de la situación en la que se encuentra emocionalmente sumergida.

Con la pregunta del milagro, se le presenta al paciente una opción para que se proyecte más allá del presente y observe su vida imaginando si ese problema estuviese resuelto.

La pregunta del milagro nació gracias a la psicoterapeuta I.K Berg, quien la denominó en inglés, the miracle question.

Berg se dio cuenta, en una intervención, que un paciente le comentó: “tal vez solamente un milagro podría salvarme”.

Desde ese instante, tanto Berg como sus colaboradores, concibieron la utilidad que el concepto podría aportar y continuaron desarrollando la propuesta.

Así, comenzaron a preguntar a sus pacientes cómo serían sus vidas si por un milagro el problema fuese suprimido.

Shazer, el esposo de Berg, la reformuló luego de la siguiente manera: “Suponga que esta noche mientras duerme, un milagro le sucede y el problema desaparece: ¿cómo te darías cuenta?, ¿cómo sabrías que el milagro ha sucedido?, ¿qué cosas serían diferentes?, ¿cómo otras personas alrededor suyo se darían cuenta de que ha ocurrido ese milagro?”

De manera que, el efecto que produce la pregunta del milagro no está fundamentado en lo que el terapeuta opina, sino en lo que el paciente debería vivenciar por sí mismo, con base en sus conocimientos y habilidades personales.

La participación del especialista es importante

Aunque por su nombre, la pregunta del milagro, y la rapidez con la que se suponga que ayude a una persona a trascender el problema haga suponer que es algo fácil, en realidad se requiere la ayuda o el apoyo del especialista.

Cabe resaltar que no todas las personas están en capacidad de responder de forma inmediata a la pregunta, sino que para unas la respuesta requerirá más tiempo, y así poder mejorar o sentirse menos inmersos en el problema.

Sin embargo, el terapeuta debería aplicar ciertas pautas para formular la pregunta del milagro, tales como las siguientes:

  1. Ser amable: y hablar en todo pausado, para que pueda transmitir calma al paciente, además de la confianza, que también es muy importante para cuando el cliente se sienta preparado para emitir la respuesta.
  2. Elaborar un inicio para las soluciones: pues, estas no son mágicas, pero, con la pregunta del milagro, pueden aparecer las primeras proyecciones que permitirán visualizar cómo se puede resolver el problema.
  3. Dar espacio para las pausas: así el paciente puede comprender y preparar con calma su respuesta, sin sentirse presionado.
  4. Hacer un enfoque hacia el futuro: es clave para ir más allá de la sensación de inmersión que pueda estar vivenciando la persona. Preguntas orientadas hacia el futuro podrían ser: ¿qué cambiarías?, ¿cuáles serían las primeras señales de que un milagro ha ocurrido?, ¿qué sería mejor?, entre otras similares.
  5. Enfocarse en el hecho de que un milagro ha acontecido: haciendo énfasis en la frase: “Un milagro ha tenido lugar y ya todo el problema se resolvió”, pues esto permitiría conversar con base en el futuro.
  6. De nuevo, preguntar por las diferencias: porque, generalmente, al hablar del problema, las personas vuelven a retroceder hacia esa inmersión, entonces, con la pregunta: ¿qué sería diferente?, se puede atraer la atención de nuevo hacia la posible solución.

Tomando en consideración estas sugerencias, se puede formular la pregunta del milagro que ayudaría al paciente a trasladarse hacia el futuro y salir de la ansiedad que le invade en el presente.

La metáfora en psicoterapia: 4 metáforas de ejemplo

Bibliografía

  • Nichols, V. P., Griffiths, F. E., McCarthy, C. J., & Lamb, S. E. (2011). Exploring the use of the ‘Adapted Miracle Question’ in the assessment of low back pain. Physiotherapy97(3), 203–208. https://doi.org/10.1016/j.physio.2010.11.003
  • Stith, S. M., Miller, M. S., Boyle, J., Swinton, J., Ratcliffe, G., & McCollum, E. (2012). Making a difference in making miracles: common roadblocks to miracle question effectiveness. Journal of marital and family therapy38(2), 380–393. https://doi.org/10.1111/j.1752-0606.2010.00207.x
  • Wells, K., & McCaig, M. (2016). The Magic Wand Question and Recovery-Focused Practice in Child and Adolescent Mental Health Services. Journal of child and adolescent psychiatric nursing : official publication of the Association of Child and Adolescent Psychiatric Nurses, Inc29(4), 164–170. https://doi.org/10.1111/jcap.12159

 

Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), diplomada en Logoterapia y Análisis Existencial, Orientación de la Conducta y Psicología Forense.

Deja un comentario