Personalidad inmadura

Contenido

De la niñez a la madurez

Cuando un individuo pasa a ser adulto, sus comportamientos infantiles desaparecen y la persona se vuelve más madura en todos los sentidos. Esto es en realidad una de las características fundamentales del desarrollo humano.

A medida que crecemos nuestra forma de interpretar y por tanto manejar la vida cambia por completo. Durante el curso de este desarrollo, habrá momentos en los que nos sentiremos emocionalmente angustiados. Estas perturbaciones emocionales se encuentran en su nivel más alto en los años de adolescencia. La mayoría de las personas evolucionan con la capacidad de hacer frente a todos estos factores emocionales. Como resultado, se vuelven capaces de asumir responsabilidades de adultos. Ellos aprenden cómo manejar los problemas en su vida. Algunas personas, sin embargo, no serán capaces de hacer frente a las dificultades de la vida, no adquieren la capacidad de afrontar y superar los obstáculos y seguir exhibir comportamientos claramente infantiles.

¿En qué consiste la personalidad emocionalmente inmadura?

Las personas con personalidad inmadura son incapaces de hacer frente a situaciones estresantes y, a menudo mantienen una visión del mundo que se origina dentro de su propia imaginación. Pueden ser excesivamente emocionales y perder fácilmente los nervios. También suelen ser tremendamente intolerantes a la frustración.

10 señales para detectar una personalidad inmadura

Principalmente son personas que presentan rasgos emocionales y de carácter propios de la infancia, como si el tiempo no hubiera pasado para ellos.

A continuación te presentamos 10 señales para detectar a una personalidad inmadura:

1. Inestabilidad y labilidad emocional

Los niños pequeños a menudo pasan de enfadarse a  llorar desconsoladamente y en pocos minutos o incluso segundos, a reír de nuevo. Por suerte los adultos rara vez lo hacen, pero una personalidad inmadura, puede cambiar de humor con la misma facilidad. Son especialmente lábiles emocionalmente hablando, no saben controlar sus emociones.

2. Dificultad para adaptarse a los cambios

Los cambios forman parte de la vida. A los niños este hecho también les afecta, por supuesto, pero generalmente son los adultos quienes les guían y toman la mayoría de decisiones por ellos. Una persona inmadura no ha logrado adquirir las habilidades necesarias para manejar situaciones y responder a los problemas, todavía esperan que alguien lo haga por ella y les falta perspectiva de futuro.

3. Desconocimiento de uno mismo y personalidad poco definida

Como los niños pequeños, una persona poco madura tiene gran dificultad para auto-observarse, valorar su conducta, reflexionar en profundidad sobre su forma de ser o pensar, así como entender cuándo se equivoca para corregir sus errores y madurar en consecuencia. Entre otras cosas, esto también provoca que sea tremendamente influenciable, dejándose llevar opiniones ajenas, modas pasajeras o la influencia de cualquiera que en ese momento tome como líder. Es lo que comúnmente se entiende por “falta de personalidad”. Le cuesta tomar posiciones de forma clara sobre algo o alguien.

4. Comportamientos caprichosos e irresponsables

De todos es sabido que los niños pequeños se mueven por antojos y gratificaciones inmediatas, les gusta conseguir lo que desean sin pensar en las consecuencias. Una persona inmadura emocionalmente actúa de la misma forma. Cuando quiere algo va a por ello, pensando solamente en la recompensa y sin tener en cuenta si sus acciones puedan ocasionar o no algún perjuicio a los que le rodean.

5. Culpar, mentir, insultar

Cuando las cosas les van mal, los niños pequeños culpan casi siempre a cualquier cosa o persona externa como el origen de su desgracia. Para ellos asumir la propia culpabilidad es algo tremendamente difícil, pues están formando su autoconcepto y necesitan creer que este es lo suficientemente bueno. Cuando maduramos, sabemos reconocer nuestros errores y buscamos la forma de solucionar los problemas.

Cuando se presenta una situación que es incómoda, los niños pequeños pueden mentir fácilmente para mantenerse fuera de problemas. Los adultos en cambio se ocupan de la realidad, diciendo la verdad, cosa que tampoco hace una persona emocionalmente inmadura.

Todos nos hemos metido en alguna pelea dialéctica de vez en cuando. Pero por lo general una persona adulta trata de comprender la situación y reaccionar con respeto y dignidad hacia la otra persona. Si por algún motivo pierde los papeles, se suele dar cuenta de que su estallido fue inapropiado. Los niños por su parte pierden este control con mucha más rapidez, y se pelea e insultan con facilidad. Los niños que aún no han interiorizado correctamente directrices maduras de un comportamiento respetuoso hacia los demás, no han desarrollado la capacidad de observar sus comportamientos para juzgar lo que es correcto y lo que está fuera de lugar, ven su ira como algo normal, se autojustifican y culpan sin reparos a la otra persona. Esto mismo es lo que hace una persona emocionalmente inmadura.

6. Impaciencia e impulsividad, pobre control de los impulsos

Cuando se enfadan o sienten dolor, los niños se muestran impulsivos e irreflexivos, actúan desde el corazón. Hablan sin medir sus palabras y son impetuosos, sin detenerse a pensar en las posibles consecuencias de sus acciones. Del mismo modo, en lugar de escuchar los puntos de vista de los demás, les interrumpen de forma impulsiva.

Las personas maduras se paran a pensar antes de actuar, resistiendo el impulso de ponerse a decir o hacer cosas hirientes sin más. Saben calmarse. Pueden ver más allá del problema, en busca de más información y análisis de opciones.

No nos equivoquemos, actuar por impulso de vez en cuando es una característica normal del comportamiento humano, lo que ocurre es que no es algo que se produce de forma habitual ni en cualquier ambiente por una personalidad madura.

7. Ausencia de objetivos y planteamientos realistas

La mayoría de los niños son caprichosos, impacientes y pretenden lograr sus objetivos de forma rápida, casi inmediata. Les resulta tremendamente difícil mantener la serenidad que requiere el poder posponer las gratificaciones para más tarde, por lo que suelen actuar de un modo primario, guiados casi exclusivamente por antojos, instintos y deseos del presente, sin reparar en las consecuencias que pueden implicar tales comportamientos. Esto les impide hacer planteamientos realistas para lograr sus objeticos, pues ven el presente con mucha más claridad que el futuro debido a su falta de equilibrio emocional, de criterios éticos sólidos y de valores estables.

8. Dificultad para aceptar los propios fallos y limitaciones

Ya hemos visto en el punto 3 que as personas inmaduras tiene poco conocimiento de ellos mismos. Por este mismo motivo, son incapaces de aceptar con suficiente madurez y responsabilidad sus propios fallos y limitaciones. Les es mucho más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el mismo, como manda el dicho, exactamente igual que le ocurre a un niño pequeño.  La intolerancia e inflexibilidad que mantienen hacia los demás contrasta con la condescendencia que pueden mostrar consigo mismos, lo que no es más que otra manifestación de su incoherencia interna.

9. Narcisismo

Los niños son narcisistas y egocéntricos por naturaleza. Una personalidad narcisista presenta una abrumadora necesidad de admiración y, por lo general, una falta total de empatía hacia los demás, pero a la vez son personalidades emocionalmente muy frágiles. Todo gira entorno a ellos, nadie más cuenta, y si no se salen con la suya, buscan intimidar al otro con ira, llanto y todo lo que pueda ser mostrado para que le hagan caso y se lleven a cabo sus caprichos de forma inmediata.

Las actitudes narcisistas pueden parecer inicialmente propias de personas fuertes, pero en el fondo reflejan rigidez de carácter, poca confianza en uno mismo y necesidad de reconocimiento a toda costa. Es un signo de poca confianza en la propia valía y una muy limitada capacidad de aceptación de la frustración.

10. Relaciones afectivas superficiales, rígidas y exigentes

Las personas emocionalmente inmaduras tienden a idealizar a los demás en un primer momento, pero poco después se sienten defraudados por cualquier nimiedad y responden con actitudes rígidas y exigentes. A nivel emocional les cuesta involucrarse de forma sincera y profunda con otra persona, pues para ellos lo primero son ellos mismos y sus demandas. Esto es lo que comúnmente se entiende por “falta de personalidad”.

11. Defensas inmaduras

Freud acuñó el término mecanismos de defensa para definir las formas en que las personas se protegen y / o consiguen lo que quieren. Los adultos utilizan estos mecanismos de defensa para entender las preocupaciones de los demás, así como las suyas propias y poder resolver los problemas de la vida. Estas respuestas a las dificultades son una señal de madurez psicológica.

Los niños, como las personas emocionalmente inmaduras, tienden a considerar que la mejor defensa que un buen ataque. Esta estrategia defensiva de atacar a cualquiera se trata en realidad de un mecanismo de defensa primitivo y poco racional.

Otro tipo de defensa primitiva es la negación, como por ejemplo decir: “¡No he dicho eso!” “¡Nunca hice aquello!” “¡No es culpa mía!”, cuando en realidad todos hacemos o decimos cosas inapropiadas en alguna ocasión.

Errar es de humanos, y reconocer nuestros errores es signo de madurez.

1 Comentario

  1. Me parece muy interesante todo lo que explican, soy un adolecente en plena pubertad y mi mayor interes es entenderme a mi y a los demas para tener una tranquilidad interna y relacionarme mejor con la gente, estaria bueno que expliquen las caracteristicas de una -persona que quiere ser un seductor- solo para sentirse completo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here