mujer-pensativa

Todos hemos conocido u oído hablar de la personalidad narcisista, ese comportamiento centrado exclusivamente en uno mismo y que lleva a las personas a mostrar falta de empatía con los demás ante sus propias necesidades. Pero existe un tipo de personalidad que se encuentra en el polo opuesto al narcisismo, una personalidad que, por el contrario, huye por completo del egocentrismo a veces incluso olvidando los propios intereses para complacer a los demás. A este tipo de personalidad y sus características, de la que tan poco se hablaba hasta ahora, dedicamos los siguientes párrafos: la personalidad ecoísta.

¿Qué es la personalidad ecoísta?

Hasta ahora, la comunidad psicológica ha tenido muy clara la definición y medición del rasgo “narcisismo”, pero ha sido el psicólogo y profesor de Harvard Craig Malkin quien ha definido el rasgo que se encuentra en lado completamente opuesto, un término que no para de generar artículos y discusiones a raíz de su libro Rethinking Narcissism en el que habla por primera vez de este tipo de personalidad.

El ecoísmo es, según Malkin un rasgo que todos podemos poseer en mayor o menor grado y cuya mayor característica es el miedo a parecer narcisistas ante los demás. A las personas ecoístas no les gusta ser el centro de atención y más allá, temen ser vistos como una carga ante otros, evitando dar una apariencia egoísta por temor al rechazo y críticas ajenas. Al contrario que las personas narcisistas, los ecoístas evitan las adulaciones y se sienten incómodos cuando los demás les hacen ver que son especiales.

Un poco de mitología griega

La popular leyenda griega del mito de Narciso cuenta como un joven extremadamente bello y egoísta fue condenado por la diosa Némesis a enamorarse de su propia imagen reflejada en una fuente, terminando este por arrojarse el agua totalmente obsesionado con el reflejo. Allí donde calló su cuerpo surgió una bella flor que se denominó Narciso y su nombre popularmente quedó asociado al egocentrismo y el amor por uno mismo, hasta nuestros días.

Pero en esta historia, también existe otro importante personaje, la ninfa Eco. Eco era una joven que amaba conversar y tenía un gran don para ello. Eco fue condenada por la Diosa Hera, debido a los celos de esta, arrebatándole su voz y obligándola a repetir la última palabra que las personas de alrededor dijeran. Así pues, apartada de la sociedad, Hera encontró a Narciso y se enamoró perdidamente de él. Este, como era costumbre, la rechazó riéndose de ella y Eco se apartó a una cueva para siempre.

Del nombre de este personaje, surge el término ecoísmo, personas que tratan de pasar desapercibidas y complacer a los demás para no ser vistas como egoístas, el personaje opuesto a Narciso y que ahora empieza a volverse cada vez más popular.

Rasgos de las personas ecoístas

Las personas con un alto grado de ecoísmo, suelen presentar los siguientes rasgos:

  • Mayor sensibilidad emocional: Las personas ecoístas suelen tener una mayor sensibilidad emocional que el resto de personas. Los castigos sociales como reprendas de tutores o padres en la niñez suelen ser percibidos con demasiada implicación emocional y se sienten avergonzados fácilmente.
  • Dificultad a la hora de expresar necesidades y deseos: Además, suelen tener grandes problemas a la hora de expresar sus necesidades o deseos ya que temen decepcionar a los demás o resultar molestos.
  • Suelen acercarse a personas narcisistas: A veces este rasgo puede suceder por haber sido influenciados por personas con un carácter exigente y es probable que lleguen a acercarse a personas narcisistas ya que esto les hace despreocuparse de sí mismos y de la atención de los demás. Las personas narcisistas a su vez suelen sentirse atraídas por personas ecoístas ya que estos, al vivir para los demás, son compañeros perfectos para colmar sus necesidades. Las personas ecoístas pueden llegar a veces a culparse a sí mismas cuando las personas narcisistas no tienen un buen comportamiento.
  • Suelen tener dificultades para compartir emociones o intimidades: Esto no significa que las personas ecoístas sean pasivas, pero pueden ser más introvertidos a la hora de explicar cosas íntimas, a pesar de ser amables al escuchar.

¿Qué problemas pueden presentar las personas ecoístas?

Hay que aclarar en principio, que el ecoísmo no es un trastorno o un problema psicológico sino, según Malkin, un rasgo de la personalidad que puede medirse y percibirse como pueden ser la extroversión, el neuroticismo o el narcisismo.

Sin embargo, cuando una persona tiene este rasgo en gran medida, puede experimentar ciertos problemas, como ocurriría con rasgos diferentes. En concreto, las personas ecoístas pueden llegar a olvidarse de sí mismas y esto es algo importante para poder llevar una vida emocional equilibrada. Las personas ecoístas evitan sentirse especiales, sin embargo se ha comprobado que el hecho de sentirse especial en cierta medida es bueno para una adecuada salud psicológica ya que consigue que las personas se vuelvan más fuertes ante las dificultades.

Según Malkin, cada vez más personas se sienten identificadas con este rasgo de personalidad y comienzan a llevarse a cabo estudios así como grupos de apoyo para aquellos que siempre han huido de los primeros planos y se han sentido incomprendidos.

No te pierdas: Test de personalidad de 5 Factores

Enlaces de interés

9 Things Everyone Should Know About Echoists. Craig Malkin Ph.D. https://www.psychologytoday.com/intl/blog/romance-redux/201809/9-things-everyone-should-know-about-echoists.

What is an echoist? Exploring the disturbing fallout of narcissistic abuse https://inews.co.uk/inews-lifestyle/wellbeing/echoist-meaning-explained-narcissism-abuse-uk-support-echo-society/

La personalidad ecoísta y su relación con el narcisismo
5 (100%) 2 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.