La metamemoria y aprendizaje: en qué nos puede ayudar

Verificado Redactado por Sergio Muñoz Collado. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 30 abril 2021.

Profesores, educadores, psicólogos y científicos en general interesados ​​en la memoria se han vuelto cada vez más conscientes del papel potencial de la metamemoria en la adquisición y retención de información para recordar.

La metamemoria forma parte de la metacognición, concepto genérico y amplio que incluye todos los aspectos del conocimiento humano. La metamemoria es en realidad una etiqueta para múltiples conceptos específicos, como es la cognición, las creencias y los comportamientos relacionados con la memoria.

Definiendo la metamemoria

La metamemoria es el autoconocimiento sobre los contenidos y la regulación de la memoria. Incluye tanto el conocimiento como la conciencia de nuestros procesos de memoria.

Así pues, se trata del conocimiento, o mejor dicho, el autoconocimiento sobre nuestros procesos de memoria. Por ejemplo, cuando una persona afirma que es buena para recordar caras, pero mala para recordar nombres, esa persona está haciendo una declaración sobre el conocimiento de la metamemoria. La conciencia de la metamemoria se refiere a los sentimientos o experiencias de nuestra propia memoria. Cuando alguien se siente seguro de que recordará más tarde algo que acaba de aprender, esa persona está teniendo una experiencia de metamemoria.

El término deriva originalmente del trabajo de John H. Flavell a principios de la década de 1970. La metamemoria permite a una persona reflexionar y controlar su memoria. Además, el conocimiento metamemorial juega un papel importante en la planificación, asignación de recursos cognitivos, selección de estrategias, seguimiento de la comprensión y evaluación del desempeño.

La metamemoria incluye cualquier juicio que hagamos sobre un recuerdo o conocimiento. Engloba juicios de sentimiento sobre un recuerdo, juicios sobre el estado y la confianza que nos generan dichos recuerdos, juicios de aprendizaje, así como juicios de origen del conocimiento. Existe un acuerdo general en que los juicios de metamemoria se hacen de forma heurística, o sea, global.

Metamemoria es una subárea del área de metacognición. La metacognición es el autocontrol que somos capaces de ejercer sobre nuestros propios procesos cognitivos. En consecuencia, la metamemoria se refiere al autocontrol y automanejo de nuestros propios procesos de memoria.

4 Componentes de la metamemoria

Se han identificado cuatro aspectos generales de la metamemoria:

  1. Conocimiento fáctico sobre tareas de memoria y procesos de memoria: Es el conocimiento sobre cómo funciona la memoria y la viabilidad de comportamientos estratégicos para tareas que requieren procesos de memoria.
  2. Supervisión de la memoria: Es la conciencia de cómo se usa habitualmente la memoria, así como el estado actual del sistema de memoria.
  3. Autoeficacia de la memoria: Se trata del sentido de dominio o la capacidad de usar la memoria de manera eficaz en situaciones que demandan memoria
  4. Afecto relacionado con la memoria: Es la variedad de estados emocionales que pueden estar relacionados o generados por situaciones que demandan memoria, incluyendo ansiedad, depresión y fatiga.

Hombre Estudia Frente Ordenador

Aspectos declarativos y procedimentales de la metamemoria

La mayoría de los teóricos distinguen entre componentes declarativos y procedimentales de la metamemoria.

El componente declarativo corresponde a un conocimiento estable sobre los contenidos y contextos del uso de la memoria e incluye el conocimiento de los contenidos de la memoria, el conocimiento de tareas intelectuales esenciales como la lectura y la resolución de problemas y el conocimiento condicional sobre por qué y cuándo las estrategias son más efectivas.

El componente procedimental incluye el conocimiento sobre las habilidades de procedimiento necesarias para administrar la memoria de manera eficiente, incluidos los procesos de control, como la planificación y evaluación, y los procesos de seguimiento, como los juicios de aprendizaje.

Algunos teóricos, especialmente aquellos interesados ​​en la relación entre metamemoria y cognición social, han propuesto un tercer componente, generalmente denominado componente de creencias, que regula el afecto, la cognición social, y juicios de eficacia del rendimiento de la memoria. El enfoque aquí, sin embargo, está en los componentes declarativos y procedimentales.

Subcomponentes del componente declarativo

El componente declarativo incluye al menos tres subcomponentes distintos:

  1. Conocimiento de contenidos y capacidad: permite a una persona evaluar si posee el conocimiento suficiente para satisfacer las demandas de la tarea.
  2. Conocimiento de tareas: permite a una persona determinar si comprende completamente las demandas de la tarea y posee los recursos adecuados para realizarla.
  3. Conocimiento condicional sobre el rendimiento óptimo de la memoria: muchos ven como el más importante de los tres, ayuda a una persona a determinar por qué, cuándo y dónde usar una estrategia en particular o bajo qué condiciones es más probable que logre un desempeño óptimo. El conocimiento condicional juega un papel especialmente importante en la autorregulación.

Subcomponentes del componente procedimental

El componente procedimental incluye subcomponentes de control y seguimiento.

  1. El subcomponente de control incluye procesos regulatorios como planificación, selección de información relevante, decisiones de asignación de recursos, selección de estrategias relevantes e inferencias.
  2. El subcomponente de seguimiento incluye una variedad de estrategias de autoevaluación tales como juicios de facilidad de aprendizaje, juicios de aprendizaje antes de comenzar una tarea, juicios de sentimiento de conocimiento hechos durante el aprendizaje y juicios de comprensión-monitoreo hechos durante o después de una tarea. La mayoría de las teorías de la metamemoria asumen que los procesos de control regulan directamente la cognición y el desempeño, mientras que los procesos de seguimiento informan la precisión de las decisiones de control. Así, los procesos de control se encuentran en un nivel superior a los procesos de seguimiento, aunque ambos se informan recíprocamente entre sí.

Desarrollo de la metamemoria

Varios investigadores han estudiado el desarrollo de la metamemoria y de esta investigación pueden extraerse cuatro conclusiones principales. La primera conclusión es que la conciencia de la metamemoria es bastante pobre en los niños hasta los diez años o más. A los niños más pequeños con frecuencia les resulta difícil monitorear el contenido de la memoria, estimar los recursos necesarios para completar una tarea, seleccionar estrategias apropiadas para una tarea y monitorear su aprendizaje. Como consecuencia, la autorregulación es bastante deficiente entre los niños menores de diez años. Sin embargo, incluso entre los adultos, la conciencia de la metamemoria es deficiente, lo que a veces conduce a un exceso de confianza e ilusiones de conocimiento.

Una segunda conclusión es que el desarrollo de la metamemoria es incremental y continuo. Éste parece ser de naturaleza lineal con un aumento constante en la conciencia, el control y el seguimiento de la metamemoria desde el preescolar hasta la pubertad temprana. Las investigaciones generalmente no revelan rupturas o saltos significativos en la capacidad de metamemoria, lo que sugiere un desarrollo continuo durante un período de diez años desde la primera infancia hasta la adolescencia. No está tan claro si la conciencia de la metamemoria continúa desarrollándose en los adultos, aunque la mayoría de las investigaciones indican que la conciencia aumenta dentro de dominios específicos a medida que se desarrolla la experiencia.

Joven Estudiante

Foto de Giftpundits.com en Pexels

Una tercera conclusión es que el conocimiento metamemorial es de naturaleza autoconstruida a través de la resolución de problemas individual e interactiva, así como la instrucción de estrategias explícitas y el entrenamiento de monitoreo. Un elemento esencial del proceso de construcción es la retroalimentación autogenerada y generada por otros que aumenta el conocimiento de los contenidos de la memoria y las tareas. Un segundo elemento esencial es el modelado, en el que un individuo tiene la oportunidad de observar y emular modelos expertos. Hasta ahora, los investigadores no han podido detectar un vínculo fuerte entre la metamemoria y la capacidad intelectual o las medidas tradicionales de velocidad y capacidad de la memoria de trabajo. Esto sugiere que la conciencia de la metamemoria se desarrolla independientemente de otras diferencias individuales en la memoria.

Metamemoria y aprendizaje, tres beneficios

La metamemoria afecta el aprendizaje de muchas maneras, pero especialmente con respecto al uso eficiente de recursos cognitivos limitados, el uso de estrategias y el seguimiento de la comprensión.

  1. Los niños y los adultos a menudo experimentan dificultades de aprendizaje debido a la sobrecarga cognitiva, es decir, demasiado trabajo mental que hacer y muy pocos recursos cognitivos a su disposición. La investigación revela que el conocimiento declarativo y procedimental permite a los alumnos utilizar los recursos disponibles de manera más eficiente porque son más capaces de planificar, secuenciar y monitorear las tareas de aprendizaje.
  2. Una segunda forma en que la metamemoria mejora el aprendizaje es mediante el uso flexible de estrategias de aprendizaje cognitivo. Las investigaciones indican que los estudiantes autorregulados utilizan un repertorio diverso de estrategias que se controlan mediante el conocimiento condicional en la metamemoria. El uso de estrategias está altamente correlacionado con la habilidad de resolver problemas. La investigación también sugiere que el entrenamiento de estrategias aumenta la conciencia de la metamemoria, siempre que el conocimiento condicional sobre las estrategias esté integrado en la instrucción.
  3. Una tercera forma en que la metamemoria mejora el aprendizaje es el seguimiento de la comprensión. Desafortunadamente, muchos niños y adultos no hacen un seguimiento con un alto grado de precisión. El entrenamiento de seguimiento ayuda a los estudiantes a monitorear con más éxito y también mejora el rendimiento. La combinación de instrucción de estrategia y capacitación en monitoreo dentro de la misma intervención, ayuda a los estudiantes a construir los subcomponentes de control y seguimiento del conocimiento regulatorio descrito anteriormente.

No te pierdas nuestro test de Estilos de Aprendizaje

Referencias

Psicólogo Licenciado por la UNAM, México. Máster en Psicología Clínica y de la Salud. Postgrado en terapia cognitivo-conductual.

Deja un comentario