chica-dormida-oficina

Dormir es una necesidad básica para el ser humano, es una acción indispensable para nuestro correcto funcionamiento y para poder llevar a cabo nuestra actividad diaria, pero ¿qué ocurre cuando por más que durmamos seguimos estando cansados y somnolientos?

Sentir sueño durante el día es un verdadero hándicap que incide en nuestra calidad de vida, afectando a nuestro ánimo e incluso a nuestro trabajo.  Es el caso de la hipersomnia primaria, de la que hoy hablamos en este artículo.

¿Qué es la hipersomnia primaria?

La hipersomnia primaria es un desorden del sueño que se caracteriza por un cansancio excesivo durante el día y una gran dificultad para despertar del sueño nocturno o de las siestas diarias.

Las personas que sufren de hipersomnia primaria suelen sentirse somnolientos a pesar de haber dormido durante la noche y pueden encontrar muy difícil sentirse despiertos y alertas durante la mañana, llegando a veces a hacer uso de drogas estimulantes para hacer frente a esta situación.

La hipersomnia primaria se categoriza como un desorden central de hipersomnolencia, en la misma categoría en la que se encuentran la narcolepsia y el síndrome de Kleine-Levin, una enfermedad en la que además de un exceso de sueño, se dan otros síntomas como la alimentación compulsiva, la hipersexualidad y algunos trastornos cognitivos.

Para las personas que sufren este padecimiento, es muy complicado vivir el día a día con normalidad debido al cansancio experimentado y suelen necesitar dormir largas siestas que no reparan esta sensación de cansancio. Esta necesidad inmediata de dormir puede llegar en cualquier momento del día.

Síntomas de la hipersomnia primaria

Para que la afección pueda clasificarse como hipersomnia primaria, los pacientes deben cumplir con esta sintomatología:

  • Experimentar somnolencia durante al menos tres meses y tres días a la semana, ya sea en forma de sueño nocturno prolongado o sueño adicional durante el día.
  • Presentar un deterioro del funcionamiento diario debido a esta somnolencia.
  • Esta necesidad excesiva de dormir no es explicada por otras causas como el insomnio o la narcolepsia, así como por el uso de sustancias.

Además, suelen ocurrir otros síntomas como ansiedad, sensación de baja energía, pensamiento y/o habla lenta, dificultades para memorizar, además de irritación y falta de apetito.

¿A quiénes afecta la hipersomnia primaria?

Al menos el 5% de la población presenta hipersomnia en algún momento de su vida y esto parece ser más prevalente en hombres.

La hipersomnia primaria normalmente comienza entre los 5 y los 30 años y suele progresar durante semanas o meses, pudiendo convertirse en un estado crónico si no se trata adecuadamente.

Existe la también la hipersomnia secundaria, un estado de somnolencia que, a diferencia de la primaria, es provocada por falta de sueño auto impuesta o debida a circunstancias contextuales.

¿Cuáles son las causas de la hipersomnia?

Las causas pueden ser muy variadas, barajándose desde una predisposición genética a trastornos como hiperglucemia o depresión, sin embargo, muchas veces estas no se conocen con exactitud. Algunas investigaciones sugieren que las interrupciones del sueño durante la noche promueven un déficit de fase REM en el mismo, consiguiendo que el individuo se sienta más cansado a pesar de haber dormido muchas horas.

Tratamiento de la hipersomnia primaria

Algunos medicamentos, siempre recetados por un especialista del sueño, pueden ayudar al paciente a evitar la somnolencia diaria. Estos pueden ser fármacos que se usan también para tratar la narcolepsia, como anfetaminas, metilfenidato o modafinilo.

Además, existen tratamientos basados en la modificación de conducta que inciden en cambios en los estilos de vida para beneficiar el sueño del paciente, como son: cumplir con horarios, hacer ejercicios físicos, dietas más ligeras y evitación de estresores antes de dormir, como pueden ser dispositivos móviles que nos mantienen alerta y dificultan el sueño.

Además, pueden recomendarse técnicas y ejercicios para mejorar la atención y la concentración, así como para mejorar las habilidades de comunicación social para poder expresar este malestar y no sentirse incomprendidos.

Los tratamientos pueden ser diferentes según las causas del trastorno y los casos específicos, pero la unión de los tratamientos farmacológicos junto a estas técnicas de modificación de conducta suele ser lo mas recomendable.

Si usted presenta algunos de los síntomas descritos en este apartado, no dude en consultar a su especialista del sueño para poder trata el malestar significativo que este trastorno produce.

Te puede interesar: Las funciones del sueño

La hipersomnia primaria, en qué consiste
4.5 (90%) 6 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.