coulrofobia-payaso

¿Has oído hablar alguna vez de la coulrofobia? Se trata de la fobia a los payasos, y es una fobia que, aunque parezca poco habitual, se da con bastante frecuencia. Hoy te contamos todo lo que debes saber al respecto.

¿Qué es exactamente la coulrofobia?

Generalmente, los payasos producen sensaciones y emociones positivas. Al fin y al cabo, están en los circos para divertirnos y hacernos reír, no para que les tengamos miedo y nos despierten otras sensaciones negativas.

Sin embargo, para algunas personas, los payasos son el origen de una miríada de sensaciones desagradables y negativas, llegando a tener auténtico terror. A este fenómeno se le conoce como fobia a los payasos (o, más técnicamente, coulrofobia).

En general, esta es una fobia que suele estar relacionadas con diferentes causas emocionales en el subconsciente de la persona que la padece, por lo que no hay una solución simple para este problema.

Lo que sí se sabe de la coulrofobia es que aparece cuando la persona ve un payaso, se habla de ellos o simplemente, los imagina. Tan pronto como algo de esto sucede, la persona empieza a mostrar los síntomas propios de cualquier fobia, de los que hablamos a continuación.

¿Qué síntomas tiene?

Los síntomas de la coulrofobia son los mismos que en cualquier otro tipo de fobia: La sensación de miedo muy intenso, los temblores, la ansiedad, la taquicardia y el latido irregular, las complicaciones respiratorias, la sudoración…

En muchas ocasiones, las personas que rodean a la persona que padece la coulrofobia perciben estos síntomas como algo gracioso o ridículo, porque, al fin y al cabo… ¿Quién puede tener miedo a los payasos?

Sin embargo, subjetivamente, la persona que padece de fobia a los payasos tiene auténtico pavor, que puede desencadenar ataques de ansiedad muy severos.

También hay que señalar el hecho de que, al hablar de cualquier fobia, podemos hablar de “dos tipos” de fobia. La primera es la que se padece de forma constante, y la segunda es la fobia una vez se activa.

Es decir, una persona con coulrofobia siempre es coulrofóbica, pero no siempre tiene los síntomas. Éstos aparecen cuando piensa o ve payasos. En este sentido, podemos hablar de una coulrofobia “débil” (para referirnos al padecimiento en general) y una coulrofobia “fuerte” (para referirnos a los síntomas que aparecen al activarse).

¿Cuál es su causa?

La causa de la coulrofobia, como la de cualquier otra fobia, puede ser de lo más variada. Incluso puede no haber una sola, tanto a nivel personal como a nivel del conjunto de las personas que padecen esta fobia.

Sin embargo, en general, las personas que tienen coulrofobia refieren el haber experimentado alguna vivencia personal con connotaciones negativas en las que aparecía la figura del payaso.

Esto, como puedes suponer, es algo común a cualquier otro tipo de fobia. En general, éstas siempre aparecen por ese motivo: Alguna experiencia traumática relacionada con el elemento que despierta la fobia.

No obstante, en el caso de la fobia a los payasos, son muchos los expertos que consideran que la causa, en realidad, se encuentra en el imaginario que se ha construido alrededor del payaso.

Y es que, en los grandes medios, la figura del payaso es utilizada muy frecuentemente en las películas de terror. En origen, este recurso era muy potente, porque generaba una disonancia cognitiva en el espectador, que veía un elemento tradicionalmente asociado a la risa y la positividad, convertido en un psicópata.

Otro consenso entre los especialistas hace referencia a que el maquillaje empleado por los payasos puede hacer que los niños se vean muy impactados, pudiendo llegar a causarles miedo, de la misma forma que hay niños a los que les da miedo sentarse en el regazo de Santa Claus.

¿Cómo se puede tratar?

Las técnicas para tratar la coulrofobia son las mismas que las empleadas para todas las demás fobias. Es decir: La terapia psicológica de habituación, que consiste en ir contactando progresivamente con la fobia para que ésta desaparezca.

Por ejemplo, una persona que tiene miedo cuando ve payasos, pero no lo tiene cuando piensa en ellos, puede empezar la terapia pensando en ellos cada vez durante más tiempo. Después, viendo dibujos de ellos. Después, viendo vídeos. Después, viendo a alguien disfrazado de payaso.

De esta forma, paulatinamente, esa persona se expone al elemento que le despierta la fobia poco a poco, y ve que no hay nada que temer. La consecuencia de ello es la completa habituación y, por tanto, la posibilidad de estar en contacto con la figura del payaso sin que ella despierte el cuadro sintomático antes descrito.

Como puedes ver, la coulrofobia o fobia a los payasos es más frecuente de lo que podría pensarse en un primer momento. Esperamos que este artículo te haya ayudado a aprender más de ella y, en el caso de que conozcas a alguien que la padezca, le puedas orientar acerca de cómo superarla.

Diccionario de fobias

La fobia a los payasos o coulrofobia
4.8 (96%) 5 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.