Excitación emocional

Sentimos emociones de manera continua, solo que éstas no tienen por qué ser intensas o al menos no las percibimos de este modo, por eso no somos plenamente conscientes de ellas. Pero a veces entramos en un estado de excitación emocional, en el que nuestros cuerpos acentúan de forma importante la actividad fisiológica y el sentimiento de emoción se vuelve extremo. Esto puede ser a la vez tan potente como peligroso, tanto para nosotros como para los demás.

Los estados de excitación pueden ser positivos y negativos, ya que incluyen el incremento del miedo y la ira, pero también de la curiosidad y el amor. Son momentos en que nos sentimos de alguna forma abrumados por estos sentimientos, y que nos impulsan a actuar, a menudo de manera irreflexiva.

¿En qué consiste la excitación emocional?

La excitación es un estado de mayor actividad, tanto en nuestra mente como de nuestro cuerpo, que nos hace estar más alerta.

La excitación actúa a lo largo de un espectro que va de bajo a alto. Podemos sentirnos un poco excitados, o extremadamente excitados.

La excitación es el resultado de la estimulación. Cuando somos estimulados adecuadamente, entonces nos excitamos. Por supuesto, con una mayor estimulación, nos excitamos más todavía.

La excitación es una necesidad humana fundamental. En particular, cuando otras necesidades básicas como la seguridad o la posición social nos parecen que ya las hemos alcanzado, entonces parece que vayamos en busca de más emoción. Parece que siempre andamos en busca de más de lo que tenemos.

La excitación puede ser tanto positiva como negativa en cuanto a experiencia. Por ejemplo, si es que algo nos resulta muy emocionante, o por el contrario, muy atemorizante. La falta de excitación también puede ser positiva o negativa, no es lo mismo la relajación que el aburrimiento.

Estimulación psicológica

La excitación comienza en el cerebro, en el que el sistema de activación reticular conecta el tronco cerebral primitivo con la corteza y afecta al proceso de transición de sueño vigilia. En la excitación, se incrementa nuestro estado de vigilia debido a que nos encontramos en un estado de alerta y atención. La excitación en este caso puede ser causada por una amenaza, donde la reacción de lucha o huida se activa.

El sistema endocrino estimula varias glándulas, en particular, la adrenalina, lo que aumenta el flujo de oxígeno y glucosa, dilata las pupilas (para que podamos ver mejor) y suprime los sistemas que no sean urgentes, tales como la digestión y el sistema inmunológico.

La excitación se propaga a través del sistema nervioso simpático, con efectos tales como aumento de la frecuencia cardíaca y la respiración para permitir una acción física intensa y rápida, y la transpiración para refrescar el cuerpo. También puede traer en otros casos acciones específicas, tales como la estimulación de la excitación sexual.

Excitarse

Excitación emocional es un proceso, lo que significa que ocurre como una secuencia en el tiempo. Comprender esto es un paso hacia la posibilidad de gestionar dicho proceso.

Desencadenantes de excitación

La excitación menudo aparece a través de un desencadenante, que nos invade a través de uno de nuestros sentidos. Así, por ejemplo, la excitación puede pasar a través de:

  • Tacto: Un pinchazo, un beso o una caricia
  • Vista: Ver algo deseable o que nos produce miedo
  • Oído: Un ruido repentino o alguien que nos habla
  • Olfato: El olor evocador que desencadena poderosos recuerdos
  • Gusto: El sabor de comida maravillosa o desagradable

El proceso de excitación

La excitación por lo general ocurre cuando el cuerpo libera sustancias químicas en el cerebro que actúan para estimular las emociones, reducir el funcionamiento cortical y, por tanto, el control consciente, y crear agitación física y la “preparación para la acción”.

Emociones que activan

La alegría, la felicidad, la ira, la frustración, el odio

Emociones que calman

La tristeza, la confusión, la vergüenza, la culpa

La excitación más intensa tiende a hacer que la gente quiera hablar y comunicarse más. De ahí que las personas hablen más cuando están alegres y menos cuando están tristes.

El efecto de la excitación

En situaciones de mucho estrés, entramos en la lucha interna y un intento de huida, pues las respuestas primitivas están diseñadas para mantenernos vivos entrando en movimiento.

En la excitación sexual, nuestros cuerpos se preparan para tener relaciones y el cerebro va a toda marcha en un estado de intenso deseo para la realización de este acto tan básico y primitivo.

En otros estados de la estimulación, las personas reportan sentimientos de “sentirse más vivos”.

Los beneficios de la excitación

Todos tenemos la necesidad de excitación en algún nivel y de que ésta nos invada en algún momento, por eso lo entendemos, en general, como un estado placentero que nos induce a ir tras él.

Incluso los estados negativos como el miedo y la ira tienen sus beneficios. Las personas enojadas indican que se sienten más poderosas, es como si nos devolviera a ciertos estados de omnipotencia infantil.

La gente temerosa puede acceder a ser consolada posteriormente. El miedo es también un factor común en muchas aficiones, sobre todo los deportes extremos, cuando la persona hace cosas deliberadamente para excitarse, o para aquellos que disfrutan viendo películas de terror.

En los estados de depresión ocurre lo contrario, se sufre por ser incapaces de sentir ninguna excitación, por no sentir interés alguno por nada o por no poder comprometerse con el mundo.

Controlar la excitación

Cuando entendemos el proceso por el cual nos excitamos, obtenemos un mayor control de nosotros mismos. Y es que cuando nos excitamos emocionalmente, estamos perdiendo algo de control. A veces, esto no es bueno o recomendable, así que aprender a conocernos y entendernos es una gran habilidad para poder ejercer el autocontrol cuando sea necesario.

El siguiente paso es aprender a controlar ese proceso, desde los factores desencadenantes hasta la gestión de nuestros estados emocionales.

La excitación emocional
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.