La compra compulsiva: quién la padece y por qué

Verificado Redactado por Monica Leiva. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 1 mayo 2021.

A mucha gente le resulta placentero entrar a una tienda y dar rienda suelta a su condición de consumidor. Pero esta conducta tiene sus riesgos, es fácil que si nos dejamos llevar perdamos el control de nuestros gastos. Hay personas que son capaces de gastar más de lo que tienen poniendo en peligro su trabajo y familia, solo para satisfacer sus ansias de adquirir artículos sin parar. Son los compradores compulsivos o adictos a las compras.

Una adicción es una enfermedad que consiste en el desarrollo progresivo de una dependencia, que se puede generar hacia una sustancia como el alcohol, el tabaco o el cannabis o hacia una conducta determinada, como por ejemplo, el juego, el trabajo o las compras.

¿Por qué ocurre?

La excitación que siente un comprador compulsivo es similar a la que tienen las personas adictas al juego, el sexo o la droga.

Y al igual que en estas adicciones, la excitación que se siente durante la acción se apaga pronto y lo de menos es lo que se haya comprado. Al placer efímero le seguirán los remordimientos, el sentimiento de culpa y una ansiedad que solo se saciará con otro atracón consumista. También se le ha visto cierta similitud con la bulimia por lo que a estos consumidores se les denomina compradores bulímicos.

Es una adicción que a menudo pasa desapercibida. En nuestra sociedad los sujetos más valorados son lo que poseen o pueden llegara a poseer. Comprar está mucho mejor visto que robar, aunque la diferencia entre la cleptomanía y la adicción a las compras es básicamente que en la segunda se paga, aunque después no se pueda asumir el coste y la persona se endeude.

Compra impulsiva vs compra compulsiva

La comunidad científica se ha interesado en estudiar los efectos de la sociedad consumista y se sabe que la mayor parte de las personas realizan sus compras en función de intuiciones o impulsos. El 50 por ciento de nuestras compras son de este tipo. Esto es porque la compra activa los circuitos de recompensa del cerebro. La mayor parte de las cosas que compramos no las necesitamos, la publicidad y el márquetin tiene como finalidad crear esas necesidades.

compra compulsiva1

Pero debemos diferenciar la compra impulsiva de la compulsiva o compra patológica. Ambos tipos de compra tienen en común el sentimiento de posesión y la necesidad de urgencia, pero en la compra impulsiva la persona no pierde el control. En la patológica el individuo otorga a los objetos un significado, de modo que al comprarlos le generan una sensación de satisfacción o placer momentáneo.

Características de la adicción a las compras

  • La persona tiene un deseo intenso por comprar
  • Tiene emociones intensas mientras realiza la compra
  • Siente satisfacción y alivio tras haber comprado
  • La persona compra bienes que no necesita, compra por comprar
  • Pasado un tiempo de la compra, aquello que ha comprado ya no le interesa
  • No es capaz de controlar su conducta adictiva
  • Tiene sentimiento de culpa y se arrepiente después de comprar.

¿Por qué surge esta adicción?

Las causas más comunes de la adicción serían las siguientes:

  • Obsesión por la apariencia física y la moda.
  • Baja autoestima, la persona buscará aceptación en su grupo de amigos, intentando proyectar una imagen determinada.
  • Cubrir carencias afectivas o vacíos internos. Comprando una persona puede sentir que controla este aspecto de su vida y así se distrae de los asuntos que le preocupan y que le produce malestar en su vida.
  • Educación carente de límites. Las personas que han crecido en situaciones en las que sus caprichos se atendían de forma inmediata pueden interiorizar el pensamiento que los deseos no se posponen.

En la mayoría de casos la conducta adictiva es una vía de escape a los problemas de la persona. Cuando la persona está comprando no piensa en preocupaciones ni obligaciones. Desconecta de aquello que no le gusta en su vida, esto hace que se sienta bien durante un tiempo determinado y que la conducta se vuelva a repetir convirtiéndose en una adicción. En otros casos detrás de la conducta adictiva se encuentra un problema mayor como puede ser la depresión.

Así, las personas adictas a las compras suelen ser perfiles de personas con problemas como depresión o baja autoestima. Comprar es un momento para desconectar de los malos pensamientos que es lo que busca una persona en estado depresivo.

Tratamiento

El primer paso es reconocer que el sujeto tiene un problema y buscar apoyo en el entorno familiar y amigos. La ayuda de un profesional es necesaria si la adicción es real.

El tratamiento requerido se basa en estrategias de autocontrol para reducir las conductas desadaptativas con el fin de reducir la ansiedad y el malestar. Controlar el consumo, por ejemplo, y cancelar las tarjetas en un intento de consumir menos.

En ocasiones se combinará la terapia psicológica con fármacos.

Bibliografía

  • Pellicer, M. (2006). Adicción a las compras. Isis tradicional Psicologia Humanista, 81-101.
  • Salas Blas, E. (2014). Adicciones psicológicas y los nuevos problemas de Salud. Cultura: Revista de la asociación de docentes de la USMP, 28.

Licenciada en Psicología por la UAB y Master en Sexología y Terapia de Pareja por la AEPCCC. Experta en personas con diversidad funcional con más de 15 años de experiencia en Atención directa en CIPO. Experiencia en programas de inserción socio-laboral tanto a nivel voluntario como remunerado en Fundaciones como Trinijove, Clariana y Cruz Roja. Escritora.

9 comentarios en «La compra compulsiva: quién la padece y por qué»

  1. Hola creo q estoy teniendo este problema pero se cual puede ser el problema mi bajo autestima y el vacio que siento y quiero llenarlo con cosas y cuando me compro de todo necesito comprarle a mis hijos xq me lleno de culpa ya no puedo controlarlo quiero decir basta y donde entro venden cosas y ya me estoy endeudando no puedo confiarselo a ningun familiar por miedono verguenza y no quiero cortar las tarjetas aveces se necesita en cosas importantes

    Responder
  2. lo más curioso de esta página fue leer todo el artículo y llegar al final de la página y ver un anuncio publicitario que me llevó a ver el producto

    Responder
  3. Yo me he dado cuenta que compraba cuando estaba sometida a presiones o problemas emocionales. El tener algo nuevo y bonito me consolaba Ahora lo pienso dos veces: miro, y me pregunto: «lo necesitas»? No me he cursado, sólo trato. En cuanto caigo en depresión, compro. Trato de frenarme… pero nada me detiene en tanto y en cuanto mí tarjeta tenga saldo.

    Responder
  4. Personalmente me eriza el vello el poder caer en la adicción a las compras de índole online, mi razonamiento es el siguiente : «tienda abierta las 24 h, en donde mirar y mirar marcas, precios,… Todo a mano sin moverte del sofá, lo cual conlleva que al no desplazarte a ninguna tienda real, no te cansas, con lo cual hay miles de posibilidades a tu alrededor para acabar picando. Veréis, una persona conocida me pidió ayuda a las 6 de la mañana, pidiéndome literalmente que «la ayudase a no caer arruinada». Fui a su casa a cerrarle el ordenador ya que me dijo que ella no podía dejarlo cerrado ni cinco minutos. Veía como sus tarjetas de crédito estaban en las últimas y, aún seguía con su rutina de compras por todas las tiendas on line del mundo. Llegó incluso a comprar un cuerno supuestamente de un elefante bebé africano que en vida daba buena suerte a su cuidador. Esto último resultó un timo que pagó y jamás volvió a saber nada ni del cuerno ni de su vendedor.
    La noche que me llamó estaba envuelta en lágrimas, deudas y desolación absoluta. Lleva tres meses en tratamiento que efectivamente se trata desde el aspecto farmacológico y psicológico. Por supuesto estos medicamentos los prescribe siempre un psiquiatra. Esto no es un juego aunque todo lo online parezca un juego. No, no lo es en absoluto. Mi amiga mejora y yo tengo miles de temas que contar menos de todo aquello que tenga que ver con compras. Aunque parezca imposible no hablar de compras os aseguro que hay miles de temas, y que además resultan más interesantes, divertidos, energíazantes y bonitos. Una falda te la describo, una vivencia te invita a tí a querer vivir. Apoya a tus amistades a comprender que comprar a todas horas te arruina y te desvitaliza. Un abrazo a [email protected]

    Responder
  5. Yo quería saber cómo se llama mi problem porque compro cosas asta quedar endeuda no lo puedo controlar con esas deudas perdí a mi familia quiero sanar ayudeme

    Responder
    • Yo creo tener el mismo problema pero en un grado menor y he analizado que a mi hermano le ocurre igual sera q también es hereditario, bueno yo aveces creo q es culpa de mamá, de niña cuando íbamos de compras casi nunca me dejaba decidir mi ropa etc decía que cuando fuera grande yo misma escogería mi ropa pero mientras viviera con ella todo sería a su gusto, ahora no puedo tener dinero por que me pica la mano por gastarmelo incluso en cosas que ya tengo de sobra, no creo q se me haya salido de control por que aveces veo q algo me gusta y me digo a mi misma, no puedo, no puedo y miro para otro lado y no lo compro pero tengo el objeto en la. Memoria por muhjo tiempo y hasta q no lo obtengo no me siento satisfecha

      Responder
Deja un comentario