pareja-romance

Normalmente, relacionamos el sexo con sensaciones placenteras y de gozo, pero el dolor durante las relaciones sexuales es más frecuente de lo que cree la mayoría de personas y puede convertirse en un grave problema en las relaciones de pareja y en la vida sexual y personal del sujeto, ya que pueden provocar situaciones de ansiedad afectando la calidad de las relaciones íntimas.

Se le llama coitalgia o dispareunia al coito doloroso tanto en hombre como en mujeres. Puede ser de grado muy variable, desde una leve molestia a un profundo dolor y puede producirse justo antes, durante o después de la unión coital.

Causas físicas

Hombres

En los hombres suele ser mucho menos frecuente que en las mujeres, aunque los varones que lo sufren pueden ver muy mermada su vida sexual. En el caso de los hombres se puede presentar en el momento de la erección, la penetración o la eyaculación, siendo más común en el momento de la eyaculación. Principalmente el dolor se localiza en el pene, aunque se puede ver afectados los testículos o la próstata.

Las causas que pueden provocar las molestias y dolor en el caso de los hombres pueden ser:

  • Fimosis o encogimiento del prepucio
  • Reacciones alérgicas al látex
  • Anomalías anatómicas del pene como la enfermedad del Peyronie
  • Infección urinaria
  • Desgarros en el frenillo
  • Contacto con el DIU o con los espermicidas durante la penetración

Aunque en caso de los hombres suele primar más las causas físicas y orgánicas, también puede deberse a motivos psicológicos; ansiedad, educación inadecuada, o experiencias anteriores traumáticas.

Mujeres

Es mucho más frecuente que las mujeres sufran molestias o dolor en el coito ya que hay muchas más causas que puedan provocar este malestar. Puede haber tanto físicas como psicológicas o una combinación de ambas.

Causas físicas:

  • Problemas en la piel, dermatitis, reacciones alérgicas, producto del uso de jabones perfumados y de algunos lubricantes.
  • Endometriosis, que es un crecimiento anormal de las células del revestimiento del útero (matriz) que puede causar dolor, sangrados abundantes y problemas para conseguir un embarazo.
  • Lesión durante el coito, a veces se pueden producir pequeños traumatismos debido a la distensión del fondo vaginal. Si el dolor permanece es recomendable consultar con el ginecólogo cuanto antes.
  • Sequedad vaginal, esta puede darse a cualquier edad, pero es más frecuente en la menopausia y el periodo que la antecede producido por la disminución de los estrógenos lo que puede provocar irritación y ardor durante el coito. En este caso lo mejor es optar por el uso de lubricantes.
  • Vaginitis, es una inflamación producida por una infección fúngica o bacteriana, la mujer tendrá incomodidades en el coito, pero también generará flujo y ardor vaginal.
  • Episiotomía. Es el corte realizado durante parto y también puede ocasionar dolor durante las relaciones. Si se alarga en los meses será recomendable el uso de terapias físicas y, en casos extremos, la cirugía
  • Alergia al látex. Un grupo pequeño de mujeres presentan reacciones alérgicas a los materiales con los que se fabrica los preservativos. En este caso mejor utilizar condones hipoalergénicos u otros métodos anticonceptivos.
  • Ciertos medicamentos. Algunas mujeres que toman pastillas anticonceptivas pueden sentir una disminución de su libido, también puede ocurrir con un abuso de analgésicos o antibióticos, ya que estos pueden alterar la lubricación natural.

Causas psicológicas

  • Problemas emocionales. Los sentimientos de miedo, culpa, vergüenza o estrés impiden que se alcance la relajación necesaria para lograr la excitación. Esto hará que disminuya el deseo sexual y puede hacer que la penetración resulte dolorosa
  • Dificultades a nivel de la pareja. Las dificultades en la relación de pareja pueden acarrear sentimientos que provoquen molestias en el acto sexual.

Aunque, sobretodo, la coitalgia femenina se asocia principalmente al vaginismo Durante la fase de excitación la mujer experimenta una relajación de los músculos vaginales, pero en el vaginismo esta musculatura se contractura de tal manera que impide la penetración. Esto es debido a que las mujeres con vaginismo se tensan ante la relación sexual, aunque haya deseos de mantener el coito, la respuesta corporal es muy distinta y eso produce un gran malestar a la mujer.

El vaginismo se produce por una combinación de factores físicos y/o psicológicos que pueden ir desde la ansiedad o estrés a cambios relacionados con la edad, partos, problemas médicos. Estos problemas imposibilitan conseguir la penetración vaginal debido a la contracción de los músculos que rodean la vagina. También lo puede producir una equivocada educación sexual, ideas irracionales sobre la penetración o el miedo a quedarse embarazadas, o incluso ideas distorsionadas de sus propios genitales.

Conclusión

Hablar del dolor en las relaciones para la mayor parte de las personas es un tema que causa mucha vergüenza, por eso es muy importante una buena labor educativa ya que la conciencia del propio cuerpo y la censura social hace que resulte difícil hablar abiertamente de estos temas. Esto hace que muchas personas que sufren molestias en las relaciones sexuales no lo comuniquen por temor a ser incomprendidos y que se les clasifiquen de raros pero es primordial poder hablarlo para que intentar encontrar la solución más satisfactoria para cada individuo.

La coitalgia, cuando las relaciones sexuales duelen
4.8 (95%) 4 votos.

Monica Leiva
Licenciada en Psicología por la UAB y Master en Sexología y Terapia de Pareja por la AEPCCC. Experta en personas con diversidad funcional con más de 15 años de experiencia en Atención directa en CIPO. Experiencia en programas de inserción socio-laboral tanto a nivel voluntario como remunerado en Fundaciones como Trinijove, Clariana y Cruz Roja. Escritora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here