Cleptomanía

La cleptomanía es un trastorno del control de impulsos que se caracteriza por la presencia de un intenso impulso de robar cosas. Una persona que sufre de este trastorno experimenta una necesidad compulsiva de robar cosas, por lo general de valor trivial.

En qué cosiste la cleptomanía

La cleptomanía es un trastorno complejo caracterizado por repetidos intentos de robo, algunos consumados y otros fallidos. Se ve a menudo en pacientes que son dependientes a sustancias o que presentan un estado de ánimo ansioso o trastornos de alimentación. Otros trastornos mentales coexistentes pueden incluir depresión mayor, ataques de pánico, fobia social, anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y trastorno obsesivo-compulsivo.

Las personas con este trastorno tienen la imperiosa necesidad de robar y logran una emoción intensa al hacerlo. Una teoría propone que la emoción de robo ayuda a aliviar los síntomas depresivos de estos sujetos.

El acto recurrente de robo puede estar restringido a ciertos objetos o entornos, pero la persona afectada puede o no puede describir estas preferencias especiales. Además, los individuos con este trastorno suelen presentar culpabilidad después del robo.

Los cinco síntomas de la cleptomanía

1. Un impulso intenso para robar

Este es el más destacado de todos los síntomas de la cleptomanía. Los cleptomaníacos no necesitan los artículos que roban. De hecho, muy a menudo, estos elementos que ni siquiera ellos suelen utilizar. Los productos podrían incluir clips de papel, plumas, flores, cucharas o lápices. Suelen ser personas ansiosas, estresadas y tensas. Roban con el fin de calmarse a sí mismos. Los signos de cleptomanía incluyen inquietud y ansiedad inexplicable antes de robar.

2. Sensación de alivio, miedo o ansiedad después de robar

Algunos cleptomaníacos sienten una sensación de alivio después de robar. Incluso pueden sentirse tranquilos después del episodio. Por otro lado, otros pueden presentar síntomas tales como culpabilidad, remordimiento, miedo y odio hacia sí mismos. Sin embargo, a casi todos se les hace imposible controlar su cleptomanía y, como resultado, el ciclo se repite antes o después.

3. Falta de malicia

Las personas que sufren de este trastorno del control de impulsos no roban para su beneficio personal. Roban porque les resulta casi imposible controlar su impulso. No no se dirigen a un individuo en particular o una tienda por una razón específica. Roban para aliviar su ansiedad.

4. Robo compulsivo

Este es uno de los síntomas de la cleptomanía que hace que sea un trastorno de los impulsos. Estas personas roban regularmente, la mayoría de veces en lugares públicos. A pesar de que algunos de ellos se sienten culpables después de robar, la ansiedad y la euforia que sienten tras el acto provoca que lo repitan de nuevo.

5. No existe trastorno de conducta o episodios maníacos

Los síntomas de cleptomanía no tienen nada que ver con el trastorno antisocial o el comportamiento maníaco. Las personas que presentan síntomas de la cleptomanía no necesitan un cómplice; son ellas quienes sigilosamente cogen el objeto y abandonan el lugar. Esconden el objeto robado junto con otros también robados de diferentes lugares. No se comportan de manera inapropiada o sufren de trastornos de la conducta. No son violentos o psicóticos. Como ya hemos dicho, roban de manera compulsiva.

Causas de la cleptomanía

Aún no se sabe por qué alguien desarrolla la cleptomanía. Algunos científicos creen que la cleptomanía es parte de una adicción al alcohol u otras sustancias. Otros consideran que es una desviación de un trastorno de control de impulsos, como trastornos de la alimentación o el trastorno obsesivo-compulsivo. En la mayoría de los casos, es raro que un alguien presente únicamente cleptomanía.

Efectos de la cleptomanía

Hay bastante dolor emocional por parte de la persona con cleptomanía. La lucha contra la cleptomanía también puede presentar algunas consecuencias físicas. Además, la cleptomanía no es curable; sólo puede ser manejada. Por lo tanto, vivir una vida normal puede ser difícil, ya que la cleptomanía puede afectar a todos los aspectos de la vida.

Los efectos emocionales incluyen:

  • Culpa
  • Aumento de la tensión que lleva al robo
  • Sentir placer o gratificación mientras se produce el robo
  • Vergüenza
  • Poderosos impulsos de robar objetos que no son necesarios
  • Pensamientos de la intrusión
  • Incapacidad de resistir la compulsión de robar
  • Liberación de la presión tras el robo
  • Estrés
  • Remordimiento
  • Lucha con otro trastorno del estado de ánimo

Tratamiento de la cleptomanía

La persona que sufre de trastorno de la cleptomanía tiene que lidiar con fuertes sentimientos de culpa, vergüenza y remordimiento. Estos son sentimientos que continuamente deben ser tratados en terapia. No se conoce cura para la cleptomanía. La mejor manera de manejarla es con una combinación de tratamientos conductuales y farmacéutica. Los seres queridos también deberán ayudarán. Es aconsejable pedir ayuda a alguien de confianza que ayude a controlar la cleptomanía y recuperar el control de su vida.

La cleptomanía, síntomas y trastornos asociados
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.