Contenido

¿Qué es la astenia psicológica?

La astenia psicológica también llamada cansancio psicológico, es un padecimiento más frecuente de lo que pueda parecer. La persona que lo sufre se siente cansada e incluso invadida por una intensa tristeza, que además aumentando esta con el paso de los días. Otros síntomas habituales son agotarse al realizar un mínimo esfuerzo, presentando una sensibilidad excesiva a la luz y a ruidos fuertes, sin olvidar otros tales como dificultades para concentrarse e incluso lo que conocemos sufrir un lapsus de memoria.

Las personas que padecen dicho cansancio o astenia es posible de hecho que se muestren muy emotivas, presentando signos de carácter tensional y hasta molestias dolorosas vagas sin descartar los famosos trastornos del sueño.  La presencia de la astenia psicológica suele ser más intensa cuando despertamos, pero a lo largo del día se va atenuando. Aunque antes se han nombrado algunos síntomas, los más comunes son:

Cansancio, tensiones así como dolores de tipo muscular, irritabilidad, trastornos del sueño, dificultad de concentración, trastornos de memoria, sensibilidad a la luz y a ruidos, otros…

La astenia o cansancio psicológico muchas veces tienen su origen en tensiones con repetición, o por ejemplo un exceso de trabajo y hasta un conflicto interior.  Pero es interesante también anotar que también es un síntoma que puede estar presente en todas las formas de depresión, una patología de origen natural (melancólica) con aspectos tales como una pérdida de autoestima, teniendo la causa por ejemplo en: divorcio, shock emocional, duelo, o bien el carácter ciclotímico. Aunque la depresión a veces se encuentra enmascarada solamente mostrándose latente y manifestándose en los antes nombrados trastornos del sueño y hasta la falta de apetito, sumado pues a la astenia.

De hecho el cansancio psicológico da lugar entre otros trastornos, a la hipocondría (que es tener miedo a las enfermedades) o la somatización (referida a un estado de malestar psíquico).

Es lógico que las personas que sufren astenia se pregunten cuando deben consultar al médico.  Comentar que es oportuno acudir a nuestro médico en el caso de que se produzca un cansancio intenso, tensiones musculares e incluso modificaciones del humor sin causa aparente.

Tratamiento de la astenia

El médico por regla general mediante una visita a nivel más profundo tratará de establecer si dicho cansancio es de naturaleza psicológica, realizando un examen clínico completo e incluso solicitando análisis de sangre y procedimientos a seguir según su criterio profesional y necesarios para así excluir la presencia de una enfermedad de tipo orgánica.

¿Y en psicología?

El tratamiento psicológico se basa fundamentalmente en poner en marcha hábitos para una vida saludable y lo más equilibrada posible. El descanso es aconsejable en algunos casos, pero ojo, contraindicado en otros. Los medicamentos que se suelen utilizar en este caso pueden variar dependiendo de la situación, veamos:

  • Inductores del sueño (Hipnóticos) suaves si se da el caso de la aparición de trastornos del sueño.
  • Tranquilizantes/ Sedantes: Para pacientes ansiosos.
  • Antidepresivos: En las clases de depresión más graves.

Evolución de la astenia

La evolución de la astenia psicológica de la gran mayoría de personas con los síntomas descritos, desaparecen de forma autónoma, es decir, por sí solos, no obstante hay veces que según las condiciones del paciente hacen que esta se vuelva crónica, siendo el comienzo en los primeros pasos de lo pudiera presentarse con el paso del tiempo, la tan temida depresión.

Prevención de la astenia

Comentar que en una vida equilibrada y saludable puede resultar muy gratificante para su prevención, a veces disfrutar de pequeñas vacaciones puede ayudar, es decir, períodos de descanso para distraernos y relajarnos, evitando así pues el cansancio psicológico.

David Álvarez

La astenia psicológica
Vota este artículo!