asexualidad

La asexualidad es un término que últimamente parece que está de moda. ¿No sabes qué es? Hoy, te hablamos de qué es la asexualidad, la inclinación sexual hacia no tener interés sexual (sí, es un oxímoron, pero es la mejor forma de expresarlo).

¿Qué es la asexualidad?

La asexualidad se suele considerar una orientación sexual, pero, en realidad, es todo lo contrario, porque es una no-orientación sexual. Son personas que no sienten deseo sexual de ningún tipo, ni frente a hombres, ni frente a mujeres, ni frente a ningún otro género o parafilia que pudiéramos imaginar.

Es importante señalar que no se trata ni de una ideología ni de una orientación sexual, sino que es una condición en la que una persona no se siente movida a tener relaciones sexuales de ningún tipo.

Pero esta motivación no puede provenir de sentimientos religiosos o culturales. Es decir, no es un celibato. Simplemente, son personas que, de forma natural, no sienten ningún interés por el sexo.

Eso sí, hay que señalar que aunque no se trate de una ideología ni de una orientación sexual, los asexuales y las organizaciones a las que pertenecen sí han establecido vínculos políticos para mejorar su visibilidad y ser mejor considerados en la sociedad. Es por ello que, en muchas ocasiones, van de la mano del movimiento LGTB.

Y es que, de un tiempo a esta parte, son muchos los asexuales que se han unido para reivindicar que la sociedad no esté tan centrada en el deseo sexual, y que no sea necesario tener sexo para recibir aprobación social por parte de las demás personas.

Es por ello que existen asociaciones y comunidades como la Asexual Visibility and Education Network (AVEN), centrada en dar a conocer los conocimientos y experiencias relacionados con la asexualidad y dar voz a las personas asexuales. Y no es una asociación pequeña, precisamente, puesto que cuenta con más de 10.000 socios.

diferentes-sexualidades

Pero… ¿Qué sabemos científicamente de la asexualidad?

La verdad es que no lo suficiente.

La asexualidad es una condición que se ha estudiado muy poco, y, por lo tanto, tenemos muy pocos datos a los que agarrarnos científicamente hablando.

En este sentido, hay que entender que, como falta tanta información y no se han hecho estudios lo suficientemente serios, no hay ninguna teoría que permita explicar cuáles son las bases de la asexualidad y por qué se origina, ni cómo son las personas afectadas.

A su vez, esto dificulta el trabajo de visibilización y sensibilidad respecto a la asexualidad, porque la gente no es capaz de comprender esta condición, y la ausencia de información no facilita la labor de empatizar.

Y es que, en muchas ocasiones, las personas tienden a pensar que la asexualidad es una posición ideológica o una ficción que llevan a cabo personas reprimidas. Y, por supuesto, como ya sucedió con la homosexualidad, suele ocurrir que se vea como algún tipo de enfermedad o síntoma de enfermedad.

Pero entonces… ¿Son personas solitarias?

Como decimos, no hay suficiente información como para decir si los asexuales, como grupo, son tal o cual cosa. Sin embargo, las asociaciones de asexuales sí han hablado sobre este tema, y, por lo tanto, es la información más cercana que tenemos para tratar de comprenderlos.

En general, los asexuales reivindican que son totalmente capaces de tener relaciones normales con todo el mundo, y también son capaces de tener relaciones emocionales e íntimas, aunque no necesariamente sexuales.

Este último punto es importante: Muchos asexuales no tienen la necesidad de tener relaciones sexuales, pero sí tienen la necesidad de tener relaciones afectivas. Es por ello que, en algunos casos, para satisfacer a su pareja, sí deciden tener relaciones sexuales.

Es importante comprender esto: La persona asexual que tiene ese tipo de relaciones sexuales no las tiene porque sienta placer con ello (tampoco displacer). Simplemente, lo hace para satisfacer a su pareja, porque comprende que la otra parte sí puede tener esa necesidad.

No obstante, como puedes imaginar, una relación entre un asexual y una persona sexual es algo complicada, porque a nadie le gusta tener que satisfacer a su pareja sin recibir ningún tipo de placer a cambio, y a nadie le gusta tener sexo con una persona que no disfruta contigo.

Sin embargo, es importante señalar que sí existen ese tipo de relaciones y que, aunque son menos frecuentes y (aparentemente) menos funcionales que las sexual-sexual o asexual-asexual, pueden funcionar.

Pero, como decimos, esto es algo que podemos aventurar en virtud de lo que comentan los asexuales y sus organizaciones, no es algo que se haya estudiado científicamente y, por tanto, estas informaciones conviene cogerlas con pinzas.

Como puedes ver, la asexualidad es una realidad. Hay personas que no sienten atracción sexual de ningún tipo, ni hacia hombres ni hacia mujeres. Así que, si tú nunca has sentido atracción sexual, no te sientas solo. Puede que seas asexual.

La asexualidad, ¿en qué consiste?
4.7 (93.33%) 3 votos.

1 Comentario

  1. Efectivamente, al buscar información respecto al tema por casos que tuve que atender (en mi trayecto profesional son 23 a la fecha), los datos encontrados eran, por literatura, interesantes y amenos convertíéndose en una referencia anecdótica que, permitió hacerle entendible su caso-situación a quienes solicitaron consulta.
    Datos adicionales:
    – En varones: 9. Edad promedio 32 años. Dx médico: Todo dentro de lo normal. Dx psicológico: Varones estables. Estado Social: 3 casados (1 con 2 hijos), 2 con pareja estable y 4 solos. Actividad: 6 profesionales asalariados y 3 empresarios. Motivación Alterna: 5 dedicados a conservar y cuidar su cuerpo y 4 dedicados a su desarrollo y logro profesional.
    – En mujeres: 14. Edad promedio: 39 años. Dx médico: Todo dentro de lo normal. Dx psicológico: Mujeres estables. Estado Social: 6 casadas (4 con 1 hijo y 2 con 2 hijos), 3 con pareja estable y 5 solas. Actividad: 10 profesionales asalariadas y 4 con negocio.
    propio. Motivación Alterna: 5 desarrollo y logro laboral-profesional; 3 dedicadas a conservar y cuidar su cuerpo; 3 ninguna en especial y 3 hacer crecer su negocio.

    Mi aporte es una muestra muy pequeña pero aún así, permite observar que la Motivación Alterna a la sexualidad existe, salvo el caso de una mujer que ninguna referencia dio. Es pertinente anotar que, de los 23 casos, 14 vinieron a consulta en compañía de su pareja. En el caso de los varones la inquietud central era el considerarse un mal amante o ser muy poco atractivo para su mujer; mientras que en las mujeres era que, esa opacidad sexual suya “empujara” a su marido hacia la infidelidad. En cada uno de los 23 casos pude percibir un clima de afecto, consideración y respeto mutuo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.