nino-escuela-feliz

“Hablaba con los ojos, con la boca, con toda la cara, lo hacía con el alma cuando hablaba conmigo.”

Hablar de la adquisición del lenguaje en los niños es recurrir a los diferentes enfoques que han permitido dar cuenta de este maravilloso proceso, que les permite a los infantes acceder a los campos socioculturales.

Enfoques psicológicos sobre la adquisición del lenguaje

Jean Piaget

El primero de estos enfoques es el cognitivo abordado por Piaget, quien establece que la adquisición del lenguaje en los niños se instaura desde una operación concreta cognitiva. Es decir, los niños dominan las estructuras mentales y sociales, para acceder al lenguaje. En un principio su lenguaje es egocéntrico, los niños hablan para ellos así estén rodeados de otras personas. Cuando su pensamiento deja de ser egocéntrico, se vuelve social y comunicativo. En definitiva, la adquisición del lenguaje en los infantes es producto de la razón no de la interacción con los otros.

Noam Chomsky

Planteamiento que comparte con Noam Chomsky quien propone un enfoque innato, es decir, que los seres humanos llegan al lenguaje porque ya vienen con esas estructuras mentales, que deben ser un agente dispositivo, progresivo y continuo, sin acceder a la interacción con los otros, pues todo se establece desde lo interior a lo exterior.

Lev S. Vygotsky

En ese mismo sentido Vygotsky sugiere desde el enfoque interaccionista, que la adquisición del lenguaje en los niños se genera desde los vínculos familiares y escolares. Es decir, una comunicación permanente con los adultos. Lo que permite una interacción con el mundo social y cognitivo. Generando que el lenguaje en los niños se interiorice y pase por un periodo egocéntrico, de forma externa pero con función interna. Convirtiéndose en pensamiento verbal que tiene una forma interna. Es decir, que la adquisición del lenguaje en los niños será de lo exterior a lo interior, lo que requiere una continua interacción con los otros.

Jerome Bruner

Sin embargo, Bruner establece tres elementos cruciales a la hora de abordar la adquisición del lenguaje. La sintaxis, la semántica y la pragmática, ninguna puede vivir separada de la otra para que este proceso sea fructífero. Cabe resaltar que la sintaxis es un elemento misterioso, ya que se centra en la elaboración del tema.

En ese sentido los juegos en la infancia están por encima de los grandes homínidos puesto que requieren el uso y el intercambio del lenguaje. Es decir, que los juegos ofrecen la primera opción para el uso sistemático del lenguaje del niño con el adulto, con la finalidad de conseguir con palabras cosas hechas.

ninas-juegan-prado

Lenguaje y cultura

Desde esa perspectiva, el estudio de Jonathan y Richard se establece desde objetos transicionales que poco a poco, van generando el lenguaje.  Sus temas se refieren a la forma en que el niño adquiere los usos de su lenguaje nativo, su énfasis está en lo pragmático en aprender cómo hacer las cosas con palabras. En especial como lograr una atención recíproca y el manejo de acciones por medio del lenguaje. En esa dimensión, gracias al juego el niño entra en el mundo del lenguaje y la cultura con una preparación para encontrar o inventar, formas sistemáticas de la relación con los requerimientos sociales y las formas lingüísticas. Todas esas facultades son claves para que el niño aprenda a usar el lenguaje. Es decir, antes de la comunicación aprende otros sistemas funcionales de intercambio.

Entonces, la adquisición del lenguaje es pragmática no sistemática o mágica. Es lo que mueve al aprendizaje de la lengua, la necesidad de comunicación del ser.  Es así como los juegos van integrando a los bebés socialmente, dándoles una gran riqueza para su crecimiento. Ayudándoles a organizar estructural y ordenadamente su vida, mediante las reglas del juego. Acercándolos progresivamente al uso del lenguaje, de esa forma aprenden a manejar una realidad estructurada. En esa medida la cultura queda constituida para los niños en el acto mismo de dominar el lenguaje, en consecuencia sólo será entendido en un contexto cultural.

Desde esa dimensión, la infancia debe centrarse como el espacio en el que se generan las condiciones adecuadas para iniciar a los infantes en la vida social. Son ellos quienes con el trascurso de los años serán actores sociales constituidos por una pluralidad de mundos que nacen de las palabras, que representan o simbolizan los sucesos que viven los pequeños. La palabra ha sido considerada como la herramienta que utilizan los humanos para aproximarse unos a los otros, para comprender que en su caminar las historias se entrelazan. La invitación es crear espacios dentro y fuera del aula que les permitan a los niños acceder al habla, que les permitirá ser sujetos críticos y propositivos del barrio, el país y el mundo, espacios en los que lo consolidan como sujeto.

Referencias

Bruner, J. (1983). El habla del niño. Aprendiendo a usar el lenguaje. Ediciones Paidós.  Barcelona- Buenos Aires- México

http://perfilesla.flacso.edu.mx/index.php/perfilesla/article/viewFile/420/373

https://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/10311/aguilar.pdf

La adquisición del lenguaje en los niños
5 (100%) 2 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.