Los swinger

¿Qué es ser swinger?

La psicología analiza y clasifica la diversidad sexual de nuestros comportamientos para entenderlos y poder ayudar en situaciones de conflicto.  En principio los manuales especializados (DSM V), clasifican en dos grandes grupos las manifestaciones sexuales:

Pues bien, en esta segunda clasificación, se encuentran las manifestaciones de la sexualidad de los swingers. En donde el sexo se practica en grupo y en donde la pareja oficial, no es exactamente la protagonista para propiciarle sexo directamente, pues se hace fundamentalmente con la participación de otros más.  Aquí las combinaciones son múltiples: Un hombre con dos mujeres, una mujer con dos mujeres, una mujer con dos hombres (Bivirismo), tres hombres con tres hombres (triolismo), tres mujeres entre si, en fin tantos participantes y tantas rotaciones como la imaginación lo permita.

Dentro de las mismas combinaciones, los mismos manuales distinguen a quienes son capaces de experimentar un orgasmo o disfrutar eróticamente viendo a su pareja tener sexo (Alopelia), o quienes disfrutan siendo observados teniéndolo  con una pareja que no es la propia (Agrexofilia) o de ver a la pareja copulando con otra (Candalagnia) o de imaginarse a la pareja con otra persona en la intimidad (Alorgasmia) o de disfrutar el sexo con alguien que está menstruando (Menstruofilia) o quienes siente placer por el sudor dejado por la pareja en turno (Sudorofilia) o quienes se excitan con el hecho de hablar abiertamente de sexo o saber que a su pareja se le antoja tener sexo con alguno de los asistentes (inspeccionismo auditivo o audioerotismo).

Puede completarse la lista con los voyeuristas o sea las personas que les gusta mirar en la intimidad a otros, pero sin ser observados, quienes les gusta exhibirse (exhibicionistas) o  quienes les gusta escuchar los gemidos o sonidos producidos por otros al tener intimidad sin ser vistos (Ecouteurismo).

Quienes están a favor, lo consideran un estilo de vida, y no una moda o una patología. Quienes están en contra lo consideran una desviación sexual, una perversión o un acto de promiscuidad y falto de moral. Hay quién podrá estar de acuerdo o no, pero el hecho es que es una de las muchísimas formas de comportamiento sexual.

¿Qué hay detrás de la personalidad de los swingers?

De acuerdo a las características que he observado en el consultorio, son personas que se sienten incapaces de poder satisfacer las necesidades íntimas de su propia pareja de forma personal, por lo cual buscan a alguna(s) persona o personas que les ayuden a completar esta labor (por ello hablo de la metáfora de manejar el auto en líneas anteriores).

Presentan diferencias en sus temperamentos sexuales y el hecho de tener sexo en grupo les equilibra de una u otra forma.  Tienen ciertas desventajas que les impiden relacionarse con su propia pareja en el terreno de lo personal y deciden recurrir a hacerlo entonces en un ambiente grupal y lleno de imaginería.  En ocasiones debido a esa percepción de no poder satisfacer o llenar a su pareja, esto se convierte en una incapacidad más bien física y real, en donde se utiliza como recurso el sexo grupal  para poder completar la tarea con la pareja.

Inconscientemente, presentan algunos conflictos con su propia identidad sexual corriendo en un continuo en donde pueden ser potencialmente: heterosexuales, homosexuales o bisexuales.  Parten del supuesto en donde quienes intervienen en el sexo grupal, no son hombres o mujeres, sino un cuerpo para amar.

Pueden presentar una o varias parafilias en una mezcla de comportamientos en un mismo acto: observar, ser observado, excitarse imaginando a la pareja con otra persona, escuchar los gemidos, tocar, oler, lamer las secreciones o humores dejadas por otra persona en la pareja (, etc.

De forma inconsciente también, presentan algunos rasgos paranoicos en donde comparan su propio desempeño sexual con quienes le ayudan a completar la tarea de satisfacer a su pareja.  Y presentan algunos conflictos con respecto a enamorarse.  He tenido casos en donde, aunque la regla es no mezclar emociones y sentimientos durante la actividad de sexo grupal, terminan enamorándose de otra pareja que no es la propia con quien puede establecer un compromiso emocional aunque se siga la no exclusividad sexual.

¿Qué características grupales presentan?

Existen grupos abiertos en donde comparten más o menos la misma condición social (profesión similar, edad parecida, etc.) o grupo socioeconómico similar, el estado civil no importa, se requiere ser mayor de edad (mayores de 20), acudir en pareja, en ocasiones no se permite la entrada a hombres solos, pero sí a mujeres solas, rodeados de un ambiente de penumbra y tienen la misma filosofía del placer, esto es, “desestresarse”, buscar la felicidad en el amor o como una solución al aburrimiento sexual, experimentar nuevas formas de experiencia sexual, una liberación de tabúes y romper con las reglas convencionales de la sexualidad.

Pueden provenir de familias disfuncionales, desintegradas o conservadoras. En este sentido, llegan a tener conflictos no resueltos con respecto a alguna de las figuras de los progenitores, del cual no recibieron afecto o este se distorsionó al ser recibido (posible abuso).
[themoneytizer id=18808-2]
Como grupo familiar los lazos de pertenencia son muy débiles, lo cuál puede propiciar inseguridad o inestabilidad emocional, oculta a través de una aparente seguridad en el compartir a la propia pareja. Presentan cierta agresión u hostilidad hacia el sexo contrario también de forma inconsciente y bajo compromiso hacia las actividades de su propia familia o pareja.

Muy importante es el hecho de que en el sexo grupal una regla de oro es que “no es no”, esto es si algo o alguien no es de su agrado simplemente no se insiste y se respeta. Como parte de la dinámica de comunicación en el grupo, se guarda el anonimato hacia fuera como una medida de protección.

En general cada club, como en todo grupo social, puede tener sus reglas específicas (no gorditos, si gorditos, ropa formal, ropa sexy, con ropa interior, sin ropa interior, con una hora de entrada y otra de salida)y otras que se comparten colectivamente (compartir a la pareja).

En muchas ocasiones uno solo de los miembros de la pareja es quien está convencido de pertenecer a un grupo swinger y presiona al otro sutilmente (chantaje emocional) para que acceda y se convenza de participar.

¿Cómo se buscan en los grupos?

Pueden ser grupos abiertos en donde describen características autopercibidas: pareja joven, exquisita, atractiva, fogosa, caliente, dispuesta, creativa sexualmente, matrimonio estable, normal, gay, lesbianas, liberales, bien parecidos, heterosexual, limpia, culta, practicante del sexo sin ataduras, maduros, fieles, sin sexo anal, profesionistas, monógamos, sinceros, honestos, que cumplen fantasías, con el gusto de ver o ser vistos, sin drogas, sin rollos, directos, no bisexuales, en fin la diversidad se encuentra en toda la gama de peticiones.

En los grupos establecidos, los sistemas de comunicación y de organización están regulados por una pareja o personas que coordinan los eventos, o los lugares de reunión, con cuotas establecidas, estilo cover y consumo. Se guarda el anonimato y los contactos de relación son más efímeros.

Los grupos que no están establecidos y que se buscan, realizan el sexo grupal en los sitios que ellos mismos consideran más íntimos o clandestinos y puede ser la casa de alguna pareja u otro sitio que les provea intimidad. Generalmente son entre personas conocidas o tentadas en probar. Se pueden diferencias dos grupos: uno en donde una persona es el anfitrión de una fiesta privada y otro en donde deliberadamente dos parejas se ponen de acuerdo para compartir. Aquí se conocen más íntimamente a las parejas que comparten entre si y pueden existir vínculos afectivos más duraderos que en los grupos establecidos.

Otros grupos pueden buscarse eventualmente mediante Internet u otros medios de difusión (mantas, anuncios en el periódico, revistas, etc.) para encontrarse.

Reflexión final

En fin, parafilia, desviación o estilo de vida, los swingers son parte de las manifestaciones sexuales de la humanidad, no de hoy sino desde hace siglos. Actualmente, en Canadá, existen bares o centros oficialmente reconocidos inclusive por las instituciones hacendarias, pues permitido o no, mal visto o no, las reuniones de este tipo, también generan y pagan impuestos. Pagando o no impuestos en las ciudades en donde oficialmente no están permitidos como clubes o negocios, forman parte de la clandestinidad y de los servicios que se pueden encontrar en muchas ciudades como la nuestra.

Tal vez te interese:

Test de impulsos sexuales para hombres
Test de impulsos sexuales para mujeres

Intercambio de parejas: los swingers
4 (80%) 2 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.