Insomnio
Insomnio, narcolepsia y trastornos sueño-vigilia

Existen diferentes clasificaciones de los trastornos del sueño, pero en cualquier caso siempre encontraremos trastornos que afectan al inicio y mantenimiento del sueño: insomnio, trastornos que implican una excesiva somnolencia, trastornos del ritmo sueño-vigilia o disfunciones asociadas al sueño.

Insomnio

Constituye uno de los trastornos del sueño más frecuente, ya que se calcula que una tercera parte de la población presenta algún tipo de insomnio, siendo en el sexo femenino donde se da una mayor prevalencia.

Entre los factores situacionales que predisponen al insomnio encontramos situaciones de estrés, cambio de los hábitos y espacios usuales, cambio del turno de trabajo, etc. Cuando el insomnio es de larga duración, persiste durante meses, se le puede considerar como efecto secundario de otras patologías o también como efecto secundario debido a la ingesta de determinados fármacos.

Hay que decir que en muchos casos se da lo que se conoce con el nombre de percepción errónea de los estado de sueño, es decir, se produce una contradicción entre la incapacidad de dormir que dice que tiene una persona y sus indicadores EEG respecto al sueño. O sea, que dice o percibe que duerme menos de lo que realmente duerme.

Narcolepsia

Hay personas con verdaderos problemas para mantener la atención durante el día, ya que sufren una excesiva somnolencia o ataques de sueño durante el día. Así, por ejemplo, tenemos los pacientes narcolépticos.

La narcolepsia es un trastorno en el que el paciente sufre frecuentes e intensos ataques de sueño que se pueden producir en cualquier momento de la vigilia, y con una duración cada uno de entre 5 y 30 minutos.

A los individuos narcolépticos se les identifica por la aparición de períodos de sueño REM durante la vigilia.

Parece que este trastorno es en realidad una disfunción de los mecanismos de la vigilia que deberían inhibir los centros responsables de la entrada en sueño REM.

En estudios con perros con estos animales se ha visto que presentan niveles muy altos de receptores para la acetilcolina y de liberación de ésta en la zona de la protuberancia del tronco del encéfalo.

Muchos narcolépticos presentan también cataplejía, es decir, una pérdida brusca del tono muscular, inhibición motora repentina, pero sin la pérdida de conciencia.

En el inicio del sueño también muchos narcolépticos presentan una incapacidad temporal para moverse o hablar, fenómeno que se conoce como parálisis del sueño.

La narcolepsia se da en diferentes especies animales, aparte de en humanos. En el año 1999 un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford (Mignot y col.) Encontraron que la narcolepsia en perros viene determinada por una mutación en el gen de uno de los receptores de la orexina (péptido cerebral, sintetizado básicamente por neuronas del hipotálamo, que estimula la conducta de ingesta).

Resultados recientes sugieren que en el hipotálamo se dan interacciones complejas entre mecanismos de diferentes ritmos diarios, como por ejemplo el del sueño y el de la ingesta.

Trastornos del ritmo sueño-vigilia

De los posibles trastornos del ritmo, el más frecuente es el trastorno de horario (jet lag) que se da como consecuencia de cambios de zona horaria.

Diferentes experimentos apuntan a la ingesta de melatonina como posible solución de estos trastornos.

Existen diferentes clasificaciones de los trastornos del sueño según si estos afectan más la cantidad o la calidad.

En cualquier caso, una privación prolongada del sueño puede afectar el sistema inmunitario del sujeto, entre otros aspectos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here