Indicaciones para la psicoterapia cognitivo-conductual

Verificado Redactado por Xavier Conesa Lapena. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 27 febrero 2021.

La terapia cognitivo-conductual es una disciplina de base científica, cuya validez está avalada por cientos de estudios, principalmente, pero no solo, para el diagnóstico y tratamiento rápido de muchos trastornos psicológicos como son los siguientes:

  • Depresión y trastorno bipolar
  • Ansiedad, fobias, ataques de pánico e hipocondría
  • Obsesiones y compulsiones
  • Ansiedad o preocupación generalizada
  • Trastornos alimentarios (anorexia, bulimia, etc.)
  • Estrés
  • Trastornos psicosomáticos y dolores de cabeza
  • Disfunciones sexuales (eyaculación precoz, anorgasmia, etc.)
  • Abuso de sustancias y adicción (alcohol, drogas, etc.)
  • Trastornos de la personalidad
  • Insomnio y otros trastornos del sueño
  • Dificultad para establecer y mantener relaciones sociales y comportamiento impulsivo
  • Problemas de pareja
  • Dificultad en la escuela o el trabajo
  • Baja autoestima

Los componentes de la psicoterapia cognitivo-conductual

Como sugiere el término, combina dos formas de terapia extremadamente efectivas:

La terapia conductual

Ayuda a modificar la relación entre las situaciones que crean dificultades y las reacciones emocionales y conductuales habituales que tiene la persona en estas circunstancias, aprendiendo nuevas formas de reaccionar. También ayuda a relajar la mente y el cuerpo, para que se sienta mejor y pueda reflexionar y tomar decisiones con mayor claridad.

La terapia cognitiva

Ayuda a identificar ciertos pensamientos recurrentes, ciertos patrones fijos de razonamiento e interpretación de la realidad, que son concomitantes con las emociones negativas fuertes y persistentes que se perciben como síntomas y son la causa, para corregirlas, enriquecerlas, integrarlas con otros pensamientos más objetivos, o en todo caso más funcional para el bienestar de la persona.

Cuando se combinan en la psicoterapia cognitivo-conductual, estas dos formas de tratamiento se convierten en una herramienta poderosa para resolver la angustia psicológica grave en poco tiempo.

Desarrollos recientes en psicoterapia cognitivo-conductual

En los últimos años, la psicoterapia cognitivo-conductual clásica se ha enriquecido con algunos subenfoques específicos, que se han ido afianzando gracias a la evidencia científica de efectividad, como la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), la Terapia de Esquemas, la Terapia de Conducta Dialéctica (DBT), Terapia Metacognitive, Compasión Focused Therapy (CFT), Eye Movement Desensibilización y Reprocesamiento (EMDR), Sensomotor Psicoterapia y Mindfulness Based Terapias (MBCT, MBSR) .

Características de la psicoterapia cognitivo-conductual

La terapia cognitivo-conductual (CCP) es:

Práctico y concreto

El propósito de la terapia se basa en la resolución de problemas psicológicos concretos. Algunos propósitos típicos incluyen la reducción de los síntomas depresivos, la eliminación de los ataques de pánico y cualquier agorafobia concomitante, la reducción o eliminación de rituales compulsivos o hábitos alimentarios poco saludables, la promoción de las relaciones con los demás, la disminución del aislamiento social, etc.

Centrado en el «aquí y ahora»

La memoria del pasado, como la historia de los sueños, en algunos casos puede ser útil para comprender cómo se han estructurado los problemas actuales del paciente, pero difícilmente pueden ayudar a resolverlos.

La psicoterapia cognitiva y conductual, por tanto, no utiliza este tipo de métodos como terapéuticos, sino que se preocupa por habilitar todo el recurso del paciente en sí mismo, y sugerir estrategias viables que puedan ser útiles para liberarlo del problema que muchas veces lleva tiempo encarcelado, independientemente de la causa.

Se centra en el presente y el futuro mucho más que algunas terapias tradicionales y tiene como objetivo provocar cambios positivos, ayudar al paciente a salir de la trampa en lugar de explicar cómo se metió en ella

Psicólogo Clínico. Terapéuta Sexual y de Pareja. Director del Instituto Superior de Estudios Sexològicos (ISES). Profesor del Master de Sexologia. Tutor de Prácticas de la Facultad de Psicologia de la Universidad de Barcelona. Miembro del Grupo de Trabajo de Sexualidad y Pareja del COPC

1 comentario en «Indicaciones para la psicoterapia cognitivo-conductual»

  1. «Centrado en el «aquí y ahora»

    La memoria del pasado, como la historia de los sueños, en algunos casos puede ser útil para comprender cómo se han estructurado los problemas actuales del paciente, pero difícilmente pueden ayudar a resolverlos.»

    ¿Es posible que induciendo al sujeto al raciocinio de la base del problema, se llegue al empoderamiento personal, incitando lo a la empatía en el punto o base de problema que muchas veces lleva tiempo encarcelado, independientemente de la causa, y de esta forma facilitarle una nueva herramienta propia con la que moldear aspectos de la patología en cuestión?.
    Gracias
    Un sañudo
    Kiko B.

    Responder
Deja un comentario