Ilusión de Zöllner

Verificado Redactado por Isbelia Farias. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 17 diciembre 2020.

La ilusión de Zöllner fue propuesta en 1860 por el astrofísico alemán Johann Karl Friedrich Zöllner y consiste en una serie de rectas paralelas que parecen inclinarse.

La inclinación de las rectas paralelas en la ilusión de Zöllner parecen ir hacia la derecha, hacia arriba o algunas veces hacia abajo, todo gracias a unos segmentos oblicuos que fueron añadidos.

Esta ilusión nos permite comprender que no todo cuanto vemos corresponde realmente con la realidad objetiva en sí, en caso de que se pudiese hablar de ello, pues, aún no sabemos con exactitud cuánto hay de real en la realidad.

La ilusión de Zöllner

En el año 1860 el astrofísico Zöllner se percató que solo eran suficientes unas pocas líneas rectas para que el cerebro entrase en confusión, y fue así cómo nació una de las ilusiones ópticas más interesantes que existen hoy día.

Aunque las rectas estén paralelas, nuestro cerebro no logra determinar si realmente están inclinadas o no, porque en apariencia lo están.

Y con ello, es oportuno señalar la definición que aporta Blakmore, citado por Ana Nava y David Wright en su estudio sobre la utilización de las ilusiones geométrico-ópticas para la creación artística, en el que estas son conceptualizadas no como algo que no existe, sino como algo que no es lo que parece ser.

Por tal motivo, las ilusiones ópticas han funcionado a lo largo de la historia como una herramienta que nos permite comprender cómo opera nuestra mente y nuestro cerebro.

Pues, por medio de la luz, el brillo, el color o el movimiento, las ilusiones ópticas son capaces de confundir nuestro cerebro y engañarlo, incluso si ya tenemos un conocimiento previo de lo que consideramos como real.

Fue por este motivo por el que Friendich Zöllner pasó a la historia, ya que se detuvo a estudiar con detenimiento los espectros luminosos y la fotometría, siendo la ilusión de Zöllner la que, por excelencia, nos permite entender que no todo lo que vemos en tal como creemos.

Aunque la imagen posea una sencillez particular, en realidad, nuestro cerebro no puede determinar a primera vista si las líneas largas son paralelas o si están inclinadas.

Aun cuando sepamos que las líneas son paralelas, nuestro cerebro cae en el engaño, y en ello, hay que considerar otro factor importante: el contexto, pues, dependiendo de lo que haya en la periferia, también vamos a ver una cosa u otra.

Las ilusiones ópticas y la ilusión de Zöllner

En el caso de la ilusión de Zöllner, podemos observar que hay líneas que son atravesadas por segmentos cuyas direcciones son contrarias, entonces tenemos la sensación de que las líneas más largas se inclinan hacia un lado. Sin embargo, estas no se están inclinando en realidad.

Con la ilusión de Zöllner también podemos comprobar que nuestro cerebro está constantemente interpretando y reelaborando lo que toma de la realidad, es decir, la información que percibimos a través de nuestros sentidos, la cual no siempre es fiel.

Ya, con anterioridad, el filósofo Immanuel Kant había afirmado que el conocimiento era producto de nuestra capacidad innata de organizar el cúmulo de experiencias sensoriales que obteníamos y esta ilusión lo viene a corroborar.

En este caso, podríamos definir la percepción, como todo aquel proceso que nos permite seleccionar, organizar e interpretar la información sensorial.

Así, en nuestro proceso de organización perceptiva, la tendencia es a organizar las líneas, los colores y todas las características que notemos en un objeto.

Por ello, en la mayoría de las ilusiones ópticas veremos figuras que toman protagonismo en contraposición con otras que tienen en el fondo; también, podremos agrupar partes que están completas y formar una totalidad; percibir la forma, la profundidad y el movimiento, entre otros.

En todos estos casos, estaremos haciendo uso de nuestra capacidad de organización perceptiva.

La ilusión de Zöllner forma parte de aquellas ilusiones que son lineales, es decir, que surgen de forma directa, por la solo disposición en la que están ubicadas las líneas.

En esta misma categoría podremos encontrar otro tipo de ilusiones, tales como la ilusión de Poggendorf, la ilusión de Hering, la ilusión de Ponzo o la retícula de Herman.

Todas ellas vienen a dar cuenta de la complejidad de los procesos que tienen lugar en nuestra percepción y la forma en la que organizamos la información que recibimos de la realidad para tratar de comprender el mundo.

Conoce las más increíbles ilusiones ópticas

Bibliografía:

  • Báez, A. E. N., & Carr, D. C. W. (2015). El arte en la mente encarnada: la utilización de ilusiones geométrico-ópticas para la creación artística. Jóvenes en la ciencia1(2), 1037-1041.
  • MURGUI, M. I. V. (2019). 2. Introducción a la imagen y la percepción visual. Fundamentos conceptuales en educación visual y plástica284, 19.
  • Lazzari, L. L., Moulia, P. I., & Gervasoni, A. I. (2016). Aportes de las ilusiones ópticas a diferentes campos del conocimiento. Cuadernos del CIMBAGE, (18), 81-107.
  • Puell Marín, M. C. (2019). Organización e ilusiones de la percepción.

 

Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), diplomada en Logoterapia y Análisis Existencial, Orientación de la Conducta y Psicología Forense.

Deja un comentario