Se han utilizado las entrevistas hipnóticas para ayudar a los problemas de recuerdo que pueden presentar algunos testigos presenciales. La hipnosis forense básica incluye una serie de fases: la primera es la actividad preliminar que se lleva a cabo antes de la sesión de hipnosis, incluye el repaso a la información básica del suceso. La sesión de hipnosis propiamente dicha incluye las siguientes fases:

Hipnosis forense: Fases de la técnica

1. Preinducción

Se debe explicar el papel y la identidad de cada persona presente. Se prepara la habitación: nivel de luz, temperatura, eliminación de lentes de contacto y si es necesario utilización del baño.


Es útil dar una breve explicación de lo que va a consistir la sesión y verificar la motivación del sujeto. Las técnicas típicas utilizadas durante esta fase son: la fijación de la vista, la respiración profunda, la relajación muscular y repetición de las instrucciones de relajarse.

2. Profundización

Se ayuda al sujeto a alcanzar un nivel óptimo de confort. Las técnicas típicas utilizadas durante esta fase son: contar de 10 a 0, imaginarse descender varios pisos en ascensor, escaleras, abrir y cerrar los ojos, levitación del brazo y uso de técnicas de imaginación como escenas en la playa, campo o montaña.

3. Elicitación de información

Es el recuerdo de la escena del crimen y los parámetros temporales. La técnica que se suele utilizar: el sueño inducido.

4. Deshipnotización

Son las instrucciones para que se sienta calmado, relajado en todos los aspectos. Se puede ayudar a salir de la hipnosis contando o instruyéndole mediante alguna orden que salga totalmente despierto, alerta.

Es importante diferenciar la hipnosis forense, de investigación de la hipnosis terapéutica. Son áreas de aplicación diferentes. La hipnosis forense o de investigación se centra en el recuerdo de los detalles de un suceso criminal real y reciente, las instrucciones se diseñan para maximizar la posibilidad del recuerdo preciso del testigo.

El supuesto que suele justificar el empleo de esta técnica es que los trazos de memoria de un hecho se graban y permanecen permanentes y subconscientemente en la memoria del sujeto pudiendo ser recuperados en estado de sugestión hipnótica.

Uso de la hipnosis forense: ventajas y limitaciones

El uso de esta técnica se apoya en casos reales en que su empleo logró proporcionar información que el testigo fue incapaz de ofrecer en condiciones normales. Sin embargo, la investigación experimental no ofrece un soporte empírico sólido para el empleo de esta técnica en la recogida de información.

Según algunos autores, las diferencias existentes entre las situaciones reales de testimonio y las simulaciones de laboratorio pueden estar tras los fracasos obtenidos con esta técnica en la investigación psicológica.

Posibles limitaciones de la hipnosis forense

Así, para Smith (1983), los estudios que encontraban ineficacia de la hipnosis se caracterizaban y diferenciaban de los casos reales de testimonio por las siguientes características:

  • Tipo de material recordado: mientras que en las situaciones reales el individuo se ve implicado en un evento significativo, en un contexto real y con gran riqueza estimular, los estudios de laboratorio se dedican a investigar la eficacia de la hipnosis para incrementar el recuerdo de relatos de hechos o listas de palabras.
  • Nivel de activación: normalmente las situaciones de las que se solicita testimonio se caracterizan por los elevados niveles de arousal que producen. Este aspecto es uno de los que más frecuentemente ha servido para justificar el empleo de la hipnosis: favorecer el recuerdo de información sobre eventos traumáticos y desagradables para el individuo.
  • Aprendizaje intencional versus incidental: mientras en el laboratorio los sujetos deben atender explícitamente al evento simulado y saben que después se les pedirá recuerdo del mismo, en los casos reales la información obtenida por el sujeto no está dirigida por instrucciones explícitas de atención.
  • Consecuencias del recuerdo: mientras que las consecuencias derivadas de la información proporcionada por un “testigo” en una investigación no son relevantes ni para él ni para el presunto implicado, tales consecuencias pueden ser extremas en casos de testimonio real.

En cualquier caso, los resultados de estudios que eliminaron estas diferencias entre situaciones reales y de laboratorio volvieron a encontrar evidencia negativa de la efectividad de la hipnosis forense.

Posibles ventajas de la hipnosis forense

Parece, por tanto, que la utilidad de la hipnosis forense o de investigación no está apoyada empíricamente por estudios bien controlados. Si bien nos podemos preguntar a qué se puede deber los beneficios obtenidos con esta técnica en casos reales. Según Smith (1983), estos se deben a tres características:

  • Este tipo de técnica favorece que el sujeto disminuya su criterio para recordar información relacionada con el evento presenciado. Por ejemplo, se enfatiza al sujeto que recuerde mucha información sin preocuparse de que ésta sea errónea.
  • Reinstauración del contexto de codificación, ya que se suele indicar al testigo que trate de situarse en la situación real del hecho.
  • Incremento del número de intentos de recordar información del evento: dado que la hipnosis suele realizarse tras el fracaso del sujeto para recordar la información solicitada, este nuevo intento supone otra oportunidad de recuerdo.

En conclusión, lo importante es comprobar el efecto de las entrevistas hipnóticas, pero utilizando entornos naturales para incrementar la validez ecológica de estos estudios. También con este tipo de estudios se podrán ofrecer datos de cuestiones tales como la forma en que se adquiere, almacena y recupera información de la memoria.

Referencias

  • Cano Sanz, A., & González Ordi, H. (1998). Hipnosis forense. Peritaje psicológico en procedimientos civiles y laborales, 217-259.
  • Macías, Y. C., González, E. J. L., Rangel, Y. R., Brito, M. G., González, A. M. V., & Angulo, L. L. (2013). La hipnosis: una técnica al servicio de la Psicología. MediSur11(5), 534-541.
  • Ordi, H. G., & Tobal, J. J. M. (1994). Datos experimentales versus clínicos en la investigación sobre hipnosis. Psicothema6(1), 27-38.


Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego». Desde 2010 ha ejercido profesionalmente como psicólogo clínico y forense, escritor, formador, profesor universitario, conferenciante internacional y colaborador con diversos medios de comunicación. Sus principales líneas de investigación son la psicología, mitología, simbología y la hermenéutica antropológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here