Hierba de San Juan: indicaciones y efectos secundarios

La naturaleza es sin duda un mundo muy interesante, pero sobretodo es un mundo cercano a nosotros.  Por ello no sólo debemos apreciar dicho mundo, sino promover todos sus beneficios y propiedades pero también teniendo en cuenta las posibles contraindicaciones que podemos encontrar en el camino.

Durante mucho tiempo el hombre ha ido analizando, investigando y recolectando plantas para tener una comprensión así como un estudio, muchas veces complejo abarcando una gran gama de plantas para obtener remedios naturales generalizados o específicos, algunos gozando de más popularidad que otros y más o menos aceptados. En este post vamos a hablar de la Hierba de San Juan.

¿Qué es la Hierba de San Juan?

La Hierba de San Juan o Hypericum perforatum es una conocida planta medicinal originaria del continente europeo, que se introdujo en numerosas regiones del mundo, en especial en zonas templadas y subtropicales como América del Norte, Europa, Turquía, Rusia, India y China. Actualmente se conocen más de 350 especies del Hypericum en todo el mundo. Su nombre deriva de su tendencia a florecer alrededor de la fecha de la fiesta de San Juan.

Propiedades de la Hierba de San Juan

La Hierba de San Juan tiene diversas aplicaciones en la vida cotidiana debido a sus propiedades especiales.

Dentro de la hierba de San Juan encontramos lo que se conoce como Hipericina, un compuesto que produce un efecto antidepresivo, lo cual se consigue gracias a la acción de la monoamino oxidasa, conocido de forma abreviada como IMAO. También podemos encontrar lo que se conoce como hiperofina, otro compuesto que actúa de tranquilizante.

Otros componentes que contiene esta planta son los taninos, que le ofrecen cualidades antisépticas, astringentes y cicatrizantes. Los flavonoides que son venotónicos y vasoprotectores.

Usos medicinales

Esta planta se utiliza para numerosos propósitos:

  • Astenia y depresión
  • Nerviosismo y ansiedad
  • Terrores nocturnos y enuresis en la infancia
  • Espasmos de carácter gastrointestinal, gastritis, diarreas, colon irritable, hemorroides, ulcus gastroduodenales…
  • Asma nervioso
  • Varices
  • Migrañas
  • Ciática
  • Heridas, quemaduras solares, golpes, distensiones ligamentosas y otras lesiones traumáticas.

Aplicaciones tópicas

Como hemos podido comprobar, sus aplicaciones son muy diversas, pero no todo el mundo conoce todos sus tipos de uso, y es que también podemos encontrar la Hierba de San Juan en forma de aceite esencial ya que, como hemos comentado, sus taninos le confieren acciones antisépticas, cicantrizantes y astrigentes, entre otras.

El aceite de Hipérico se obtiene mediante maceración de sus hojas, en este caso en aceite de oliva.

Efectos secundarios

La Hierba de San Juan no pasa desapercibida debido sobre todo a sus propiedades antidepresivas, por eso especialmente en algunos países su popularidad se ha extendido considerablemente. Pero en otros ha ocurrido justo lo contrario, debido a que también tiene contraindicaciones.

Pero como todo en la vida, su uso está regido por una serie de precauciones que debemos tener en cuenta.  Es más, el consumo de dicha planta debe ser suspendido si se toman según qué medicamentos, debido a que potencia ciertos efectos adversos, como ocurre por ejemplo con algunos antidepresivos, narcóticos, inhibidores de la acidez y otros.  Por ello siempre es recomendable, por no decir obligatorio, consultar con nuestro facultativo antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento ya sea natural o no, por nuestra cuenta.

En casos de sobredosis o, como hemos dicho, en combinación con determinados fármacos antidepresivos, podría llegar a causar el peligroso síndrome serotoninérgico.

Se ha dicho también que en personas con TDHA (Trastorno del déficit de atención e hiperactividad) podría dar lugar a un empeoramiento de su sintomatología e incluso a depresiones agudas.

Si hablamos de precaución y efectos secundarios, no podemos olvidar su toxicidad.  La hipericina en contacto con la luz solar puede llegar a producir efectos de fotosensibilización en nuestra piel. Es por ello recomendable seguir un tratamiento de carácter externo con dicha planta y no exponer nuestra piel al sol.

Las personas que tomen hipérico también deben evitar el consumo de alimentos que contengan Tiramina, como queso, cerveza, vino, arenques salados y en escabeche, plátanos, habas, yogurt, salsa de soja, caviar, levaduras, hígado y carnes muy crudas.

Contraindicaciones de la hipericina

Durante el embarazo no se recomienda tomar hipericina, pues no se ha establecido la seguridad del compuesto ni los posibles efectos sobre el feto, de hecho algunas pruebas sugieren que puede existir peligro en el nacimiento por su acción uterotónica.

Otra precaución que debemos tener en cuenta es la de evitar su consumo durante al menos dos semanas antes de someterse a alguna intervención quirúrgica.

Conclusiones

Como podemos ver, si bien es algo positivo valorar y apreciar lo que nos brinda la naturaleza, debemos hacerlo de forma inteligente, pues ni todo es tan bueno ni todo es tan malo, y por ello debemos dejarnos aconsejar por profesionales acreditados en cada caso.

David Álvarez Psicólogo Social & Ecop

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here