Herencias emocionales

Conocer sobre las herencias emocionales es importante porque nos ayuda a evitar la repetición de sucesos que han tenido lugar en el árbol genealógico.

Como bien es sabido, todos formamos parte de un sistema familiar que influye en nosotros, a nivel emocional, psicológico y social.

El desarrollo de la primera etapa de vida es crucial, puesto que el entorno familiar ejerce una carga fuerte en nuestros comportamientos futuros.

Es durante este primer período de vida cuando se comienzan a aprender informaciones que van a marcar el futuro.

En el núcleo familiar, también se heredan las formas de establecer relaciones con otras personas.


Las herencias familiares no son solo genéticos o psicológicas, sino también emocionales, y se van transmitiendo de modo inconsciente o consciente.

A partir de todo esto se puede afirmar que existe una herencia transgeneracional en la que los conflictos emocionales solo desaparecen cuando se han resuelto.

Herencias emocionales inconscientes

Gran parte de las herencias emocionales que se tienen se han adquirido de modo inconsciente.

Así, hay una cantidad de información que se va cargando de generación en generación, y fue la psicóloga Anne Ancelin-Schützenberger la primera en descubrirlo.

Anne fue quien trajo al campo de la psicología sistémica el concepto de inconsciente transgeneracional.

Utilizó una herramienta, denominada sociograma, que todavía hoy se sigue usando.

Ella lo aplicó en pacientes terminales de cáncer, llegando a observar un hecho que denominó “El síndrome de Aniversario”.

De modo que, esta psicóloga describió:

“Cuando tuvo lugar un acontecimiento que resultó de algún modo impactante o traumático en alguno de los componentes de una familia, en generaciones posteriores se da la repetición de sucesos parecidos en la misma fecha en que este tuvo lugar”.

Estas indagaciones le llevaron a afirmar que, en la biografía de sus pacientes, se daban fenómenos de repetición por medio de los cuales los sujetos analizados se identificaban con personas queridas que ya habían dejado de existir.

Al respecto, Anne decía:

“Somos menos libres de lo que creemos, pero tenemos la posibilidad de conquistar nuestra libertad y de salir del destino repetitivo de nuestra historia si comprendemos los complejos vínculos que se han tejido en nuestra familia.”

El método empleado por Anne se enfocaba en identificar las “lealtades invisibles”, es decir, aquello que impulsaba a una persona a saldar deudas por los ancestros.

Otros enfoques, también han abordado este tema. Un ejemplo es el psicoanálisis, el cual ha estudiado el inconsciente familiar y cómo este condiciona el destino humano, por medio de las elecciones que se toman en el amor, la profesión, la amistad, la enfermedad y otras áreas.

Cómo trabajar las herencias emocionales

Para trabajar las herencias emocionales es importante reconocer cuáles son los conflictos no resueltos dentro de la familia.

Algunas tareas útiles para comenzar el abordaje de las herencias emocionales son las siguientes:

  • Ayuda en gran manera preguntarse, con cada acción: “¿Para qué hago esto?”. Cuando se conoce el porqué, entonces se pueden abordar diferentes soluciones
  • Analizar el árbol familiar y el porqué de las acciones que se ejecutan a diario permite poner al descubierto las emociones, los hábitos y las creencias que se manejan y sustituirlas por otras que no sean limitantes o perjudiciales.
  • Conocer la historia de los antepasados facilita el descubrimiento de los hechos que se vienen repitiendo con cada generación.
  • Darles un sentido diferente a las emociones de rencor, ira, dolor u otras, que han estado presentes en el árbol genealógico.
  • Recurrir a terapias como las cartas de sanación, puesto que, pueden ser efectivas cuando se trata de sanar el dolor.
  • Reconocer los dichos que han sido repetitivos y limitantes en la familia como, por ejemplo, “todos los hombres son iguales”, “al final, quedas solo porque todos se van”, “somos pobres, pero honestos”, “si llego a ese lugar, alguien habrá perdido algo”, entre otros. Estas frases se van repitiendo como mandatos y solo limitan las potencialidades.

Contar otra historia, una propia

En las familias, por medio de las herencias emocionales, se van adoptando creencias y comportamientos que se convierten en historias de enfermedades, fracasos, soledad y escasez.

Estas historias, al viajar de generación en generación, van reprimiendo el potencial de cada miembro del clan y aniquilando todos los sueños que se desean alcanzar.

Una vez que se toma consciencia sobre esto, se pueden modificar los programas y trabajar sobre la base de otros que son más favorecedores.

Cuando se comienza este proceso de transformación, se inicia un nuevo relato, una nueva historia que libera al resto de los familiares.

Asimismo, es posible soltar el papel de víctima y actuar de forma responsable, trazando un nuevo camino y un nuevo relato, uno sano, para las generaciones futuras.

Si te interesa este tema, te recomendamos conocer sobre la terapia sistémica en la familia.

Bibliografía

Company, V., Feixas, G., Muñoz, D., & Montesano, A. (2012). El Genograma en terapia familiar sistemica . Universitat de Barcelona. Departamente de Personalitat, Avaluació i Tractament Psicologics.

Compañ, V., Feixas, G., Muñoz, D., & Montesano, A. (2012). Genogramas en la evaluación familiar. Universitat de Barcelona. Departamente de Personalitat, Avaluació i Tractament Psicologics.

García Gómez, A. M. (2009). ¿Cómo Nos Influye La Herencia Y El Ambiente? Contribuciones a Las Ciencias Sociales.

Makowski, S. (2002). Entre la bruma de la memoria: trauma, sujeto y narración. Perfiles Latinoamericanos: Revista de La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Sede México.

Mulsonw G., G. (2008). Desarrollo emocional: impacto en el desarrollo humano. Educação.

Wood, B. (2014). Nuestro intrincado árbol genealógico. Investigación y Ciencia.


Isbelia Farias
Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here