mujer come manzana
Metabolismo

Contenido

¿Por qué necesitamos comer?

Comer es una de las actividades más importantes que realizan los individuos. Muchas de las conductas que un animal puede aprender están motivadas por su lucha constante para la obtención de comida. Así, la necesidad de comer ha modulado el desarrollo evolutivo de nuestra propia especie.

Comiendo obtenemos la energía y los nutrientes necesarios para el funcionamiento eficaz del organismo.

Nuestro cuerpo necesita energía continuamente. Mientras estamos comiendo, la energía que nos proporcionan los alimentos se absorbe en el torrente sanguíneo y puede responder a las necesidades energéticas inmediatas del organismo. Pero ¿qué pasa cuando no comemos? ¿De dónde sacamos la energía en los intervalos entre comidas, por ejemplo, cuando dormimos? La respuesta a estas preguntas se encuentra en la capacidad del organismo de almacenar cantidades suficientes de energía para utilizarla cuando los intestinos están vacíos.

Podemos distinguir dos estados metabólicos o dos fases del metabolismo energético:

  1. El estado de absorción.
  2. El estado postabsorción o de ayuno.

La fase de absorción tiene lugar poco después de comer, cuando hay alimentos en el tracto digestivo. Durante esta fase, la energía que proporciona la comida es absorbida desde los intestinos al torrente sanguíneo.

Tanto durante la fase de absorción como de ayuno, los tejidos obtienen los nutrientes de la sangre, pero durante la fase de absorción la energía entra en la circulación desde el duodeno y durante la fase de ayuno de los almacenes de energía.

Aunque los hábitos de ingesta son bastante regulares, hay cierta variabilidad tanto en el número como en la cantidad de alimento que ingerimos. Sin embargo, solemos mantener un peso más o menos estable, es decir, mantenemos más o menos estable la cantidad de grasa almacenada. Este hecho implica que la ingesta y el gasto de energía se encuentran bastante igualadas a pesar de la variabilidad en los patrones de ingesta.

La fase postabsorción o de ayuno se caracteriza por la ausencia de calorías entrando a la circulación desde el tracto gastrointestinal. Durante esta fase, el organismo obtiene la energía de las reservas.

Fase de absorción

Cuando comemos, incorporamos, entre otros, carbohidratos, lípidos (grasas) y proteínas. Estas moléculas, y como resultado de la digestión, se descomponen en moléculas más sencillas que pueden ser utilizadas como fuente de energía para las células:

metabolismo

  • Los carbohidratos se descomponen en glucosa (principal fuente de energía utilizada por el organismo).
  • Las grasas casi no sufren transformaciones.
  • Las proteínas se descomponen en aminoácidos.

Durante la fase de absorción:

El organismo utiliza la glucosa sanguínea como fuente de energía y almacena el exceso (durante las comidas ingerimos más energía de la que necesitamos para cubrir las demandas energéticas inmediatas).

El exceso de glucosa se puede almacenar en forma de glucógeno (almacén a corto plazo, en hígado y músculos) y de triglicéridos (almacén a largo plazo, en tejido adiposo).

Las grasas no se utilizan inmediatamente, sino que son almacenados en el tejido adiposo.

Una pequeña proporción de aminoácidos procedentes del tracto digestivo es utilizada como materia prima para construir proteínas y péptidos. El resto es convertido en grasas y almacenado en el tejido adiposo.

¿Qué hormonas participan en el control de la fase de absorción?

La fase de absorción se caracteriza por lo siguiente:

  • Niveles altos de insulina
  • Niveles bajos de glucagón

¿Qué factores determinan la secreción de insulina?

Cuando se empiezan a absorber los nutrientes, el nivel de glucosa en sangre aumenta.

Este aumento es detectado por las células del encéfalo, provocando una disminución de la actividad del sistema nervioso simpático (la actividad del sistema adrenérgico simpático inhibe la liberación de insulina) y un aumento del parasimpático (la actividad del sistema colinérgico parasimpático estimula la secreción de insulina).

¿Qué funciones tiene la insulina?

La insulina hace posible que las células de nuestro cuerpo (las células del cerebro son una excepción) utilicen la glucosa como combustible. Las células necesitan un transportador que lleva moléculas de glucosa al interior de las células. Este transportador debe interaccionar con la insulina para poder funcionar.

La insulina liberada también se relaciona con el almacenamiento, en forma de glucógeno y grasas, del exceso de glucosa. La insulina promueve el almacenamiento de glucógeno en el hígado (y también a los músculos) y de triglicéridos en el tejido adiposo.

Funciones de la insulina:

  • Promover el uso de la glucosa sanguínea como fuente de energía.
  • Promover la transformación del exceso de glucosa en glucógeno (que se almacena en el hígado y músculos) y grasas (que se almacena en el tejido adiposo).

Fase de ayuno

Cuando el tracto gastrointestinal está vacío, necesitamos movilizar las reservas de combustible para poder suministrar energía a las células. Por ello, el glucógeno del hígado (almacén de reservas a corto plazo) debe convertirse en glucosa que pasará al torrente sanguíneo. Nuestro cuerpo también puede transformar las grasas (almacén de reservas a largo plazo) en ácidos grasos libres que se pueden utilizar como fuente de energía.

¿Qué hormonas participan en el control de la fase de ayuno?

La fase de ayuno se caracteriza por lo siguiente:

  1. Niveles altos de glucagón.
  2. Niveles bajos de insulina.

¿Qué factores determinan los niveles altos de glucagón y los niveles bajos de insulina?

El factor más importante para la movilización de las reservas de energía es la desaparición de la insulina:

Cuando las células del encéfalo detectan una disminución de los niveles de glucosa, se produce un aumento de la actividad del sistema simpático que inerva al páncreas (también se produce una disminución de la actividad parasimpática del páncreas). Esta activación inhibe la secreción de insulina y hace que otro grupo de células pancreáticas secreten el glucagón.

Por lo tanto, cuando disminuyen los niveles de glucosa en sangre, el páncreas dejará de liberar insulina y comienza a liberar glucagón.

¿Qué pasa cuando los niveles de glucagón son elevados y los de insulina bajos?

En casos de ayuno prolongado, el glucagón también promueve la transformación de las proteínas almacenadas en los músculos en aminoácidos (los aminoácidos pueden ser utilizados como fuente de energía para las células del cuerpo, con excepción del cerebro).

El glucagón promueve la transformación de glucógeno (almacenado en el hígado) en glucosa, y de grasas (almacenados en el tejido adiposo) en ácidos grasos libres y glicerol.

Cuando empezamos a utilizar las reservas de carbohidratos a corto plazo, las células del tejido adiposo empiezan a convertir los triglicéridos en combustible que es liberado al torrente sanguíneo.

Durante la fase de ayuno:

  • El almacén hepático de glucosa se reserva principalmente al funcionamiento del sistema nervioso central. El cerebro funciona gracias a la glucosa.
  • El resto del cuerpo vivo de los ácidos grasos.

Cuando el tracto digestivo está vacío, nuestro cerebro (de hecho, todo el sistema nervioso central) se mantiene vivo gracias a la glucosa liberada por el hígado. Pero, ¿y el resto de células del cuerpo? El resto de células se mantienen vivas gracias a los ácidos grasos, ya que la glucosa se reserva para el cerebro.

¿Por qué durante la fase de ayuno se reserva la glucosa para el cerebro?

El cerebro depende casi exclusivamente de la glucosa para la obtención de energía. Por lo tanto, la provisión constante de glucosa es esencial para el buen funcionamiento cerebral y su supervivencia. Cuando falta la glucosa, las neuronas dejan de funcionar, se produce pérdida de conciencia e incluso se puede producir la muerte. Durante la fase de ayuno, los niveles de insulina en sangre son muy bajos y, por tanto, las células del organismo no pueden utilizar la glucosa circulante en sangre (recuerde que las células necesitan un transportador de moléculas de glucosa cuyo funcionamiento depende de la insulina). En cambio, las células del sistema nervioso pueden consumir glucosa en ausencia de insulina y, por tanto, durante la fase de ayuno toda la glucosa se reserva para el cerebro.

¿Cómo funciona el metabolismo? Función de la insulina, la glucosa y el glucagón
5 (100%) 1 voto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.