hermann-hesse

Hermann Karl Hesse (1877 – 1962) fue un importante escritor, poeta, novelista y pintor de origen alemán. Sus obras más conocidas son Demian, Steppenwolf, Siddhartha y The Glass Bead Game, cada uno de los cuales explora la búsqueda de autenticidad, autoconocimiento y espiritualidad de un individuo. En 1946, recibió el Premio Nobel de Literatura.

Escribió más de cuarenta volúmenes entre novelas, relatos, poemas y meditaciones, de las cuales se han vendido más de 30 millones de ejemplares. Hasta el centenario de su nacimiento, se habían escrito más de 200 tesis doctorales, unos 5000 artículos y 50 libros sobre su vida. Para entonces, era también el europeo más leído en Estados Unidos y Japón, y sus libros han sido traducidos a más de 40 idiomas, sin contar dialectos hindúes.



No te pierdas aquí sus mejores frases inspiradoras sobre la vida, la verdad y la espiritualidad.

Citas célebres de Hermann Hesse

Lo blando es más fuerte que lo duro, el agua es más fuerte que la roca, el amor es más fuerte que la violencia.

Dentro de ti hay una quietud y un santuario al que puedes retirarte en cualquier momento y ser tú mismo.

Algunos de nosotros pensamos que aferrarnos nos hace fuertes; pero a veces es soltarnos lo que nos fortalece.

La felicidad es amor, no otra cosa. El que sabe amar es feliz.

¿Qué podría decirte que sería de valor, excepto que tal vez buscas demasiado, que como resultado de tu búsqueda no puedes encontrar?

Como cuerpo todo el mundo es soltero; como alma, nunca.

La verdad se vive, no se enseña.

Tienes que intentar lo imposible para lograr lo posible.

Nuestra mente es capaz de pasar más allá de la línea divisoria que hemos trazado para ella. Más allá de los pares de opuestos en que consiste el mundo, otras percepciones nuevas comienzan.

La teoría es el conocimiento que no funciona. La práctica es cuando todo funciona y no sabes por qué.

Cada experiencia tiene su elemento de magia.

Matamos a cada paso, no solo en guerras, disturbios y ejecuciones. Matamos cuando cerramos los ojos ante la pobreza, el sufrimiento y la vergüenza. De la misma manera, toda falta de respeto por la vida, todo el coraje, la indiferencia, todo desprecio no es otra cosa que matar.

frases-hermann-hesse

No hay ninguna realidad excepto la contenida dentro de nosotros. Es por ello que muchas personas viven una vida irreal. Confunden las imágenes exteriores por realidad y nunca permiten que el mundo dentro de ellos se afirme.

Es posible para uno nunca transgredir ni una ley y seguir siendo un bastardo.

La sabiduría no es más que una preparación del alma, una capacidad, un arte secreto de pensar, sentir y respirar pensamientos de unidad en cada momento de la vida.

El pájaro lucha para salir del huevo. El huevo es el mundo. Quien vaya a nacer debe destruir un mundo.

La realidad y el significado no estaban ocultos en algún lugar detrás de las cosas, estaban en ellas, en todos ellas.

No es nuestro propósito el convertirnos en nuestro prójimo, es reconocernos el uno al otro, aprender a ver al otro y honrarlo por lo que es.

Tal vez la gente como nosotros no puede amar. La gente común puede, ése es su secreto.

Aquellos que no pueden pensar o asumir responsabilidades por sí mismos, necesitan y claman por un líder.

A menudo son las personas más merecidas quienes no pueden evitar amar a quienes los destruyen.

Uno nunca llega a casa, pero donde se cruzan los caminos amistosos el mundo entero parece hogar por un tiempo.

La eternidad es solo un momento, que nos alcanza justo para contar un chiste.

Las personas con valentía y carácter siempre parecen siniestras para los demás.

Todos los hombres están preparados a lograr lo increíble si se ven amenazados sus ideales.

Sin palabras, sin escritura y sin libros no habría historia, no podría haber ningún concepto de la humanidad.

Siempre he creído, y sigo creyendo, que cualquier fortuna buena o mala que nos llegue siempre podemos darle sentido y transformarla en algo de valor.

Vivo en mis sueños, eso es lo que sientes. Otras personas viven en sueños, pero no en los suyos. Esa es la diferencia.

frases-hermann-hesse

Sólo tienes miedo si no estás en armonía contigo mismo. La gente tiene miedo porque nunca se han rendido a sí mismos.

Escribir es bueno, pensar es mejor. La inteligencia es buena, la paciencia es mejor.

La llamada de la muerte es una llamada de amor. La muerte puede ser dulce si respondemos afirmativamente, si la aceptamos como una de las grandes formas eternas de vida y transformación.

La belleza no trae felicidad a quien la posee, sino a quien la ama y la admira.

La vida de cada hombre representa un camino hacia sí mismo.

No digas de ningún sentimiento que es pequeño o indigno. No vivimos de otra cosa que de nuestros pobres, hermosos y magníficos sentimientos, y cada uno de ellos contra el que cometemos una injusticia es una estrella que apagamos.

Una y otra vez se aferra uno a las cosas a las que ha tomado cariño y piensa que se trata de fidelidad, pero es solo pereza.

La juventud termina cuando el egoísmo lo hace. La madurez comienza cuando uno vive para los demás.

La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el ensayo de una ruta, el boceto de un sendero.

La práctica debería ser producto de la reflexión, no al contrario.

Cuando se teme a alguien es porque a ese alguien le hemos concedido poder sobre nosotros.

Hacer versos malos depara más felicidad que leer los versos más bellos.

Cuando buscamos a alguien, buscamos en nuestro entorno algo que está dentro de todos.

Cuando odiamos a alguien, odiamos en su imagen algo que está dentro de nosotros.

Solo dentro de ti existe esa otra realidad que anhelas.

frases-hermann-hesse

El amor por Dios no siempre es lo mismo que el amor por el bien.

Sólo las ideas que realmente vivimos tienen valor.

Quería tan solo intentar vivir aquello que tendía a brotar espontáneamente de mi, ¿por qué me iba a ser tan difícil?

Ama tu sufrimiento. No te resistas, no huyas de él. Es solo tu aversión a eso lo que duele, nada más.

Soledad es igual que independencia, la había deseado y conquistado en el transcurso de largos años. Resultaba fría, ¡oh sí!, pero también quieta, maravillosamente quieta y grande como el espacio frío y silencioso en el que giran las estrellas.

La verdadera profesión de un hombre es encontrar su camino hacia sí mismo.

Cuando te gusta alguien, te gusta a pesar de sus fallas. Cuando amas a alguien, lo amas con sus faltas.

Quien quiera música en lugar de ruido, alegría en lugar de placer, alma en lugar de oro, trabajo creativo en lugar de negocios, pasión en lugar de tonterías, no encuentra hogar en este mundo trivial nuestro.

Estás dispuesto a morir, cobarde, pero no a vivir.

La locura, en un sentido superior, es el comienzo de toda sabiduría.

Estudiar historia significa someterse al caos y a la vez conservar la fe en el orden y el significado.

Tenéis que aprender a reír, para alcanzar el humor superior, dejad primero de tomaros demasiado en serio.

La divinidad está en ti, no en conceptos ni libros.

Los burgueses prefieren la comodidad al placer, la conveniencia a la libertad y una temperatura agradable al mortal y consumidor fuego interior.

Lo que llamas pasión no es fuerza espiritual, sino fricción entre el alma y el mundo exterior.

La verdad tiene un millón de caras, pero solo hay una verdad.

Cuando se trata de un demente, el mejor método es pretender estar cuerdo.

Por primera vez en mi vida probé la muerte y la muerte me amargó, porque la muerte es el nacimiento, es el miedo y el temor a una renovación terrible.

He sido un hombre que busca y aún lo sigo siendo, pero ya no busco en las estrellas y en los libros, sino en las enseñanzas de mi sangre.

60 frases inspiradoras de Hermann Hesse
5 (100%) 5 votos.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here